X
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte publicidad personalizada a través del análisis de tu navegación, conforme a nuestra política de cookies

Tribunales
Caso Villarejo

Villarejo intenta vincular a Soraya Sáenz de Santamaría con el espionaje a Pablo Iglesias

El excomisario afirma que la operación policial contra el líder de Podemos arrancó cuando la vicepresidenta del Gobierno manifestó que la formación morada había subido mucho en intención de voto en detrimento del PSOE y que había que compensar esa situación. "Alguien de arriba", ha afirmado Villarejo sin desvelar su identidad, ordenó el operativo

Soraya Sáenz de Santamaría, en el congreso nacional del Partido Popular / Getty Images

El excomisario Villarejo ha reconocido este jueves ante el juez, según fuentes jurídicas, que existió una operación policial de la conocida como Policía Política de Interior contra Podemos y su líder, Pablo Iglesias.

Siempre según Villarejo, esa operación se produjo después de que “la pequeñita”, ha dicho en referencia la entonces vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, dijera que Podemos había subido mucho en intención de voto en detrimento del PSOE, y que había que compensar esta situación. Por ello, ha manifestado, iniciaron el operativo.

Villarejo ha admitido que habla de oídas. En ningún momento ha afirmado que fuera Sáenz de Santamaría quien ordenara la operación. La ha mencionado en su argumentario ante el juez.

Anticorrupción le ha preguntado quién ordenó ese operativo policial contra Pablo Iglesias y Podemos, y Villarejo se ha limitado a manifestar que la decisión vino “de alguien de arriba” sin desvelar su identidad.

Por su parte, la defensa de Villarejo niega que el excomisario se haya referido a la exvicepresidenta del Gobierno en esos términos. Afirma esta fuente que Villarejo ha dicho que Soraya Sáenz de Santamaría sugirió suavizar el informe PISA, acrónimo de Pablo Iglesias Sociedad Anónima, para favorecer a Podemos.

Los investigadores sostienen que hay claros indicios de que la Policía Política de Jorge Fernández Díaz hizo uso de los datos robados a una asesora de Pablo Iglesias para dañar su imagen y boicotear el posible pacto entre Podemos y el PSOE en 2016.

Además, elaboraron el informe PISA con el objetivo de desacreditar a la formación morada.

Por su parte, el entorno de la exvicepresidenta del Gobierno niega cualquier tipo de relación o contacto con Villarejo.

El 11-M

Villarejo había sido citado este jueves para declarar sobre los atentados del 11-M, después de que dijera que el espionaje del BBVA formaba parte en realidad de un operativo mucho mayor para averiguar la autoría intelectual del suceso. Según las fuentes jurídicas consultadas, Villarejo ha estado “impreciso” durante todo el interrogatorio, sin aportar dato alguno o nombre que sustente su teoría de la conspiración.