Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 18 de Octubre de 2019

Otras localidades

La razón por la que los aviones no deben atravesar las nubes de tormenta

El Airbus acabó con el morro completamente destrozado

Así quedó el morro del avión tras el impacto /

Este fin de semana, un avión de la aerolínea asiática Kuwait Airways que se disponía a aterrizar en el Aeropuerto Internacional Rafik Hariri de Beirut (Líbano) era golpeado por una "masa de nieve" después de travesar una nube de tormenta, conocida como cumulonimbus, a unos 8.000 pies de altura. A pesar del ello, pudo aterrizar sin complicaciones.

No obstante, el impacto destrozó por completo el morro del avión, tal y como ha dado a conocer la aerolínea a través de su cuenta de Twitter. "Kuwait Airways desea aclarar que su avión Airbus (A320) operado para su vuelo (KU501) que partió a Beirut el domingo por la mañana fue golpeado por un impacto repentino de una masa de nieve que pasaba".

Las nubes cumulonimbus

Por suerte, según explica la compañía, el impacto no provocó ningún herido: "Todos los pasajeros han sido llevados al hotel". El que no corrió la misma suerte fue el avión, que está siendo reparado por el equipo técnico de la compañía para que pueda volver a volar próximamente. Un ejemplo de por qué los aviones no deberían pasar por este tipo de nubes. Pero, ¿qué son las nubes cumulonimbus?

Los cumulonimbus son un tipo particular de nubes de gran desarrollo vertical en las que se generan unos movimientos convectivos que provocan turbulencias. Unas nubes, que tienen la base alrededor de 1.000 metros de altura, que pueden poner en problemas a todos aquellos aviones que intenten adentrarse en ellas. Estas son sus consecuencias:

Las consecuencias de las nubes cumulonimbus

Las nubes de tormenta provocan turbulencias tanto para los aviones que se han adentrado en la misma como a aquellos que vuelan cerca de la nube o sobre el manto de cirrus. Pero no solo eso. Tal y como demuestra este caso, las nubes cumulonimbus crean granizo en su interior. Un tipo de precipitación sólida que, tras impactar contra la aeronave, puede provocar graves daños en la misma.

Por otro lado, esta nube puede formar hielo en el avión. Un contratiempo que puede afectar al perfil aerodinámico de la misma. También descargas eléctricas sobre la aeronave. Una actividad que puede afectar a las comunicaciones de las aeronaves más pequeñas. Debido a todas estas consecuencias, los pilotos suelen volar a suficiente distancia de este tipo de nubes para que el pasajero no perciba ninguna de estas consecuencias.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?