Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 21 de Septiembre de 2019

Otras localidades

Victoria amarga para la izquierda en el reparto de poder autonómico

El PSOE gana en todas las Comunidades Autónomas salvo Cantabria, pero sufre una seria decepción en Madrid, donde no suma para gobernar y podría perder Aragón

Castilla y León sería para la derecha si el socialista Tudanca tampoco llega a un acuerdo con Ciudadanos

En Navarra el PSN intentará el pacto en un escenario muy complejo

El presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, en declaraciones ante los medios de comunicación, tras ganar el PSOE con mayoría absoluta en las autonómicas 2019 en la región. / ()

Nunca una victoria se escribió con tan poca decisión, recorrida por un aire de cierta amargura. El PSOE ha ganado con meridiana claridad las elecciones autonómicas. Su victoria, de hecho, de contundente se contagia a todos los territorios. Ha ganado en 11 de las 12 comunidades que esta noche llamaban a las urnas, todas salvo Cantabria, pero el goteo paulatino de su derrota en Madrid, que se produjo como una cuenta atrás agónica en la que el triunfo estaba cerca y se iba alejando, la posibilidad de que la derecha gobierne en Aragón y el asalto que aún está por ver en Castilla y León tornan los números en una sensación torcida para la izquierda. Los socialistas obtienen algunos triunfos históricos. Alcanzan el gobierno en La Rioja por primera vez en los últimos 24 años, podrán gobernar en Canarias y romper la hegemonía de Coalición Canaria que duraba desde 1.993; pero el "gatillazo" madrileño lo llena todo de melancolía. Lo que pudo ser. De ahí que Sánchez saliera a pedir que se acabe el cordón sanitario al PSOE, para que Ciudadanos se piense el abrazo con Vox y apueste por el cambio en Murcia o Castilla y León. El bloque de derecha demuestra conservar más pujanza de la esperada por analistas y encuestas. Podemos sufre un golpe en todas las autonomías, en las que baja, en algunas con tal contundencia que del resbalñon desaparece del mapa. Por delante también pendiente un panorama de pactos que podrían confirmar o mitigar las sensaciones agridulces en la izquierda.

Madrid: de esperanza de la izquierda a su fracaso

Gabilondo ha ganado las elecciones en Madrid con 37 diputados. Son los mismos que obtuvo en los pasados comicios, aunque su porcentaje de voto ha mejorado algo más de dos puntos. No importa. Porque en Madrid no hay dudas sobre los socios de gobierno y Díaz Ayuso podrá gobernar gracias al apoyo de Ciudadanos y Vox. Entre los tres suman 68 escaños, uno más de los precisos para alcanzar la mayoría absoluta. La victoria se produjo de hecho de forma especialmente gozosa para el bloque de derecha, cruel para la izquierda, claro. Una de esas remontadas que parecen ir contra los elementos. A las 20 horas las encuestas apuntaban al exministro sociaista como nuevo presidente de la Comunidad apoyado por Íñigo Errejón e Isabel Serra.

El escrutinio comenzó confirmando esta tendencia. Sin embargo, como si el recuento conspirara para fabricar un golpe perfecto, las tornas empezaron a cambiar cuando se habían recontado en torno al 50% de los votos y poco a poco emergió la imagen de Ayuso con el bastón de mando. Y así será. El PP, que pierde más de 380.000 votos, retrocede 18 escaños, cae un 11% en los votos, gobernará. Lo hará con la ayuda de Ciudadanos, que sube 9 escaños hasta los 26, y Vox, que entra al parlamento regional con 12.

Aragón: Lambán pone una vela a Ciudadanos

En Aragón Javier Lambán podría perder el poder. En 2015 lo recuperó para los socialistas sucediendo a Luisa Fernanda Rudi, del PP y ahora todo depende de Ciudadanos. Aragón es una de las comunidades donde la formación naranja no ha puesto un veto tan contundente al Partido Socialista. Con su apoyo, Lambán sumaría sin problemas para continuar al frente de la Diputación General de Aragón.

A pesar de que el socialista mejora sus resultados y gana las elecciones, pasa de 18 a 24 escaños, el bajón de Podemos, que pierde 9 diputados, aleja un gobierno de izquierdas. La unión de PP, Ciudadanos, PAR y Vox, que ingresa con 3 escaños podría hacer perder al PSOE un territorio que durante más de una década mantuvo bajo su mando con Marcelino Iglesias.

Baleares: victoria histórica de los socialistas pero la izquierda flaquea

En Baleres, el PSIB-PSOE gana por primera vez las elecciones y gracias a la suma con sus socios podría obtener la mayoría para reeditar el gobierno de Armengol. Esto suponiendo que Podemos y Més presatarán sus votos a la socialista para conservar la presidencia como hasta ahora han hecho; pero a ellos debería unirse ahora el Pi con sus tres diputados. El pacto podría reeditarse con un socio más, aunque lo haría más delgado por la caída de Podemos y Més. El bloque de la izquierda sumaba 34 diputados en la anterior legislatura y ahora sumará 32. Podemos se desploma al pasar de 10 a 6 escaños y Més pasa de 9 a 7. El PSOE logra unos históricos 19 escaños.

Baja también el PP de 20 a 16 escaños mientras Ciudadanos mejora sus resultados con respecto a los comicios autonómicos anteriores y crece de 2 a 5 escaños. Si Armengol conservara el gobierno sería la primera vez que un gobierno encadenara dos legislaturas consecutivas, desde 1995, cuando lo hizo el PP de Gabriel Cañellas.

Castilla La Mancha: García-Page obtiene la mayoría absoluta

Emiliano García-Page era otro de los pocos barones socialistas que podía elegir. Sobre él no ha caído el veto que Ciudadanos sí impuso a Sánchez y a otros candidatos del PSOE en diferentes lugares. No lo necesitará, porque García-Page ha obtenido un resultado propio de otros tiempos políticos distintos: una mayoría absoluta contundente. Con ella conserva el gobierno que solo quitó a los socialistas el interregno de María Dolores de Cospedal.

García-Pageha obtenido 19 escaños, dos más de los necesarios para no tener que buscar socios. De nuevo el desplome de Podemos explica algunos de los movimientos en Castilla La Mancha. La fuerza morada desaparece del parlamento al perder los 3 diputados que tenía. Ciudadanos desembarca en Castilla La Mancha con 4 diputados y el PP baja de 16 a 10.

Canarias: victoria del PSOE que necesitaría apoyo de Coalición Canaria para gobernar

El PSOE ha ganado las elecciones al obtener 22 escaños. Son 7 más de los que tenía y que le colocan en posición de romper la hegemonía de Coalición Canaria, que ostentaba el poder desde 1.993. La mayoría en esta comunidad se sitúa en los 36 escaños, cifra que sobrepasaría con facilidad la suma de estas dos formaciones. A lo largo de la última legislatura Coalición Canaria ha gobernado gracias al apoyo de los socialistas. Ahora es razonable pensar que se dará la vuelta a la situación con el PSOE en el gobierno. Sí Podemos baja de 7 a 3 escaños y el PP pierde 2 en favor de Ciudadanos, que se estrena.

Asturias: más poder para el PSOE

En Asturias, Adrián Barbón, que toma el relevo del hasta ahora presidente del Principado, Javier Fernández, recupera al partido y lo deja a tres escaños de la mayoría absoluta. Con 20 diputados podrá retener el gobierno en manos de la izquierda con el apoyo de Podemos, que baja de 9 a 4.

Barbón hace crecer a los suyos en seis diputados y el PP se convierte en segunda fuerza pese a que se deja en la gatera un diputado. También adelgaza Foro, que pierde 1 escaño, y en cambio engoroda Ciudadanos al pasar de 3 a 5 y aparece Vox con 2. Izquierda Unida tambíe sufre con la crecida de Barbón y suma 2 diputados frente a los 5 que tenía. Las peleas internas en el PP entre la presidenta regional del partido y la candidata que apoyaba Casado, le han allanado el camino.

Cantabria: Revilla gana por primera vez

En Cantabria, el Partido Regionalista de Miguel Ángel Revilla gana por primera vez las elecciones y provocqa que el PP pierda su hegemonía en la comunidad. Logra 14 diputados, tenía 12, mientras el candidato popular Buruaga obtiene 9, tenía 13. Uno de los más conocidos presidentes en todo el Estado seguirá siendo presidente con el apoyo del PSOE, que sube 2 escaños y pasa de 5 a 7.

También en Cantabria Podemos desaparece del mapa parlamentario e ingresa en su lugar Vox con 2 escaños. Ciudadanos pierde 1. El PP había ganado las elecciones en Cantabria de forma initerurmpida durante los últimos 25 años.

Castilla y León: ante el baile de pactos

La crisis del Partido Popular pasaba por un reto especial en Castilla y León, territorio que ha gobernado ininterrumpidamente desde 1987, en tiempos de José María Aznar. Los populares podrían mantiener el gobierno con holgura a pesar de que el PSOE ha ganado las elecciones y a pesar de la marcha del hasta ahora presidente Juan Vicente Herrera. Pero esto será si Ciudadanos opta por quedarse a la derecha.

Aquí, como en algunos otros lugares, Ciudadanos no se ha mostrado reacio a apoyar a los socialistas. Luis Tudanca ha marcado un registro histórico para el PSOE, que llega a los 35 diputados al ganar 10; pero lo hace a costa de Podemos que baja de 10 diputados a 1. Tudanca ha celebrado el resultado denjando escapar la esperanza de entenderse con la formación naranjda. "Han votado un cambio con rotundidad", ha declarado para añadir que trataría de formar gobierno. El PP experimenta un descalabro extraordinario que le lleva a perder 13 diputados. Cox entra con 1.

Extremadura: vuelve a ser bastión socialista

Fernández Vara presidirá Extremadura cuatro años más sin necesidad de pactar. El socialista logra la mayoría absoluta después de que su partido perdiera el gobierno en 2011 en favor del Partido Popular con José Antonio Monago al frente y él lo recuperara con el apoyo de Podemos en 2015. Vara ha superado el resultado que le auguraban las encuestas en su tercer enfrentamiento electoral con Monago. Logra 34 escaños y resucita, tras el paréntesis del PP y un gobierno nacido del pacto, los tiempos en que el PSOE contaba Extremadura entresus territorios seguros.

Los demás partidos, salvo Ciudadanos, retroceden. El PP pierde 8 escaños, Podemos 2 y Ciudadanos sube de 1 a 7 hasta marcar un extraordinario registro.

La Rioja: vuelco tras 25 años de PP

El Partido Popular pierde el poder en La Rioja después de retenerlo durante los últimos 24 años. La suma de PSOE y Podemos alcanza la mayoría absoluta por un escaño y permitire a Concha Andreu hacerse con la presidencia de la comunidad. En la primera victoria del ciclo triunfante del PP en este territorio, los populares rozaron el 50% de los votos; ahora cae al 33% y 12 escaños. Estuvo a punto de suceder el relevo en 2015 con el veto de Ciudadanos al candidato popular Pedro Sanz, que impuso Ciudadanos, pero al final apareció en escena José Ignacio Ceniceros para conservar en la derecha el mando de La Rioja. Ahora llega el cambio con un Podemos que pierde 2 diputados y un Ciudanos que se queda con los 4 que tenía.

Murcia: que todo cambie para que nada cambie (o sí)

La fragmentación del voto conservador no afecta a la derecha como bloque, que retendrá el gobierno, aunque sí al PP. El Partido Popular pierde 6 escaños, pero las subidas de Ciudadanos y la irrupción de Vox, que entra con 4 escaños, le permiten obtener la mayoría con margen más que suficiente. López Miras conservaría el poder que el PP obtuvo en la región en 1995 con Ramón Luis Valcárcel y mantuvo desde entonces. Pero todo esto se transforma en una sucesión de verbos en condicional a la espera de a dónde vaya Ciudadanos.

El PSOE sube de 13 a 17 y gana las elecciones pero no suma con Podemos que pasa de 6 a 2 escaños. Ciudadanos, en cambio, mejora en 2 escaños los resultados de 2015 y con sus 6 diputados tiene en su mano elegir a quién entrega el poder. En Murcia, Ciudadanos parece no descartar la aplicación del criterio que emplea, en ocasiones, allí donde un partido lleva siendo hegemónico durante décadas: apoyar al contrario. Si así fuera le tocaría el turno al PSOE. Pero esto siguen siendo condicionales. El bloque de derecha suma más y los naranjas deciden.

Navarra: el cuatripartito naufraga, el PSOE decide y la complejidad manda

Que Navarra Suma obtendría la victoria era algo que se daba por descontado. La cuestión era qué sucedería con las restantes formaciones y cómo saldrían las cuentas para gobernar. El cuatripartito con Uxue Barkos, de Geroa Bai, a la cabeza ha perdido su mayoría y ahora todos miran al PSOE, que jugará el papel de árbitro o de jugador. Todo depende.

Navarra Suma, que aglutina a PP Ciudadanos y UPN, sube a 19 escaños y logra un triunfo claro. Sin embargo, no tendrá fácil encontrar socio para llegar a la mayoría de 26 escaños. El mapa hace difícil sumar en todas las direcciones. El PSOE es la segunda fuerza con 11 diputados al mejorar en 4 sus resultados de 2015 y los socialistas tendrán en su mano decidir si hay cambio de Gobierno. Para hacerlo tendrían que lograr el apoyo de Bildu, Podemos y Geroa Bai. Una combinación que precisará de algo más que tacto y disposición. La candidata socialista ya ha dicho que lo intentará. Pero también podría, si miramos los números, rendirse o entenderse con Esparza y ceder el gobierno a la derecha.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?