Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 21 de Octubre de 2019

Otras localidades

Limónov: "Putin no es suficiente para Rusia, necesitamos alguien más agresivo"

El escritor y activista ruso Eduard Limónov acaba de publicar 'El libro de las aguas', escrito desde la cárcel, en la que recorre sus memorias a través del agua

Eduard Limónov en la terraza de la Cadena SER. /

Indigente, mayordomo, guerrillero, activista político, símbolo de la resistencia de Putin, poeta o periodista; Eduard Limónov (Dzerzhinsk, 1943) acaba de publicar El libro de las aguas, pero, como todo es peculiar en él, el libro no iba a ser menos. Escrito en la cárcel, la obra es un recorrido por sus memorias vinculadas a ríos y mares. Pero para conocer bien a este veterano político hay que charlar sobre muchas más cosas que sobre la publicación de su libro. La situación de los populismos, el liderazgo de Vladimir Putin o la decadencia de la izquierda son algunos de los ejes que vehiculan cualquier conversación con Limónov. 

¿Cómo es escribir un libro desde la cárcel? ¿Y por qué sobre el agua?

Los libros deberían escribirse en la cárcel. No hay niños, no hay mujeres, no hay planes, nadie te interrumpe. Escribí varios libros al mismo tiempo. Cuando me aburría con uno, seguía escribiendo otro. Y sobre el agua pues, yo ya estaba escribiendo varios libros cuando, de repente, me descubrí a mí mismo entrando en la cárcel donde pasaría los siguientes 14 años de mi vida. Entonces pensé que esto era serio y que debía concentrarme en mis memorias. Y mis memorias al final se ordenaron alrededor del agua. 

Poeta, periodista, activista, indigente, mayordomo, preso, militar, exiliado... ¿Es alérgico a los clichés? 

Sí, la verdad es que soy un hombre horrible. Lo único que me falta por ser es un oligarca y acumular millones de dólares o algo así.  

Dice que no teme a la muerte, ¿hay algo que tema? 

No, realmente no me da miedo la muerte. No soy fatalista. Probablemente la mayoría de los rusos no lo son y yo soy como ellos. Quizás, me dan miedo cosas más pequeñas como un insecto que te pica y nadie sabe qué pasará contigo. 

¿Se considera más activista o más escritor? 

Bueno, no soy Sigmund Freud para analizarme a mí mismo. Me veo como una única persona que, de vez en cuando, hace unas cosas y otras. Soy un buen periodista, muy vivo y muy rápido. Y buen escritor también. 

A partir del libro 'Limónov' de Emmanuel Carrère mucha gente conoció su historia, ¿cómo se siente al ser un personaje de ficción? 

Me siento como un escritor resucitado. Estoy contento de que Carrère apareciera de algún lado y escribiera el libro. Carrère me llamó y me dijo 'voy a escribir un libro sobre ti' y yo le dije 'okey, escríbelo' pero estaba seguro de que no lo haría. Me llamó otra vez y me dijo que ya lo había escrito. Así fue como resucité para Europa. 

Recientemente ha dicho que Vladimir Putin no es lo peor de Rusia, ¿y qué es lo peor de Rusia? ¿Cómo ve la situación allí? 

Putin es el mejor filisteo. Ahora, en este periodo histórico en el que estamos, Putin no es suficiente para nosotros. Necesitamos a alguien más agresivo, más heroico. ¿Por qué? Porque incluso pequeñas ciudades están mirando hacia fuera para crear sus propios países. Es natural que las ciudades quieran ser ricas, agresivas y tener más tierras. 

¿Está Rusia interviniendo en otros territorios, como en España? 

No, no creo. Rusia tiene límites para eso. Son nuestros enemigos políticos los que quieren hacer ver eso. Por ejemplo Estados Unidos, que tiene intereses en representar a Rusia como un continente agresivo pero, en realidad, no lo somos. También te digo que cualquier nación quiere tener influencia y más espacio. 

¿Cuál considera que es la mejor forma de gobierno? Después de haber visto y vivido en varias de ellas... 

Lo primero es que vivimos en una época de cambios. Ahora los problemas no están a la izquierda y a la derecha, sino en la gente. Y en la élite. En la élite que explota a la gente. La gente ahora, finalmente, después de la invención de Internet tiene más información y entiende que están siendo explotados. Y la gente se rebela contra la élite como está pasando en Francia, con los chalecos amarillos, o también en Rusia. 

Entonces, ¿cree que ya no hay izquierda ni derecha? 

En mi opinión, no. Yo viví muchos años en Francia y puedo decir que están llenos de dogmas. A mí me decían 'tú eres estalinista' y yo decía '¡Pero qué dices!' El sistema de los partidos está muriendo. Lo que tenemos ahora son muchas iniciativas que salen de la gente. Ya no son los partidos en lo que las personas están interesadas. 

¿Considera que se parecen Donald Trump y Vladimir Putin? 

Trump es un fenómeno que hace que la gente se rebele contra el establishment, contra la élite. Pero Putin pertenece a otro tiempo pasado, todavía vive en dimensiones pasadas. Trump es un hombre más actual, pero eso no le hace más efectivo. 

¿Cómo ve la situación en Europa tras el auge de los populismos? 

Mucha gente está en contra de los populismos, pero qué puedes hacer, es la realidad. Una realidad que el establishment de Europa intenta ocultar. Las elecciones del 26 del mayo nos mostraron las grandes pérdidas de los partidos liberales tradicionales.  

Usted, que ha sido de izquierdas, ¿Cómo ve la izquierda actual? ¿Conoce algo de la izquierda española? 

Están perdiendo posiciones... los partidos de izquierda son los grandes perdedores ahora mismo. ¿Qué pueden hacer? Morir.  

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?