Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 21 de Octubre de 2019

Otras localidades

Se disparan los Erasmus en Formación Profesional

El número de participantes ha aumentado un 87% desde 2014

Para el próximo curso se han aceptado 493 proyectos, un 40% más que el año anterior, que supondrán 10.235 movilidades entre alumnos, recién titulados y profesores de Formación Profesional.

Raúl Salvador cambió la universidad por la FP. Se alegra de haberlo hecho. Ahora está a punto de terminar el grado superior en `Realización de proyectos audiovisuales y espectáculos´ que ha cursado en el IES Puerta Bonita de Madrid aunque el curso lo va a acabar a más de 2.300 kilómetros: en Glasgow (Escocia). Él es uno de la veintena de estudiantes de este instituto madrileño de Formación Profesional que tiene una beca Erasmus. "No sabía que había Erasmus de Formación Profesional. Me enteré gracias a mi instituto. Pensaba que era algo sólo para universitarios", explica por teléfono.

Desde 2014, cuando entro en vigor la actual edición del programa Erasmus + (2014-2020), el número de estudiantes y docentes de FP que ha participado en él ha aumentado un 87%. Para el próximo curso 2019-20 se han comprometido 10.235 movilidades, personas que podrán participar en intercambios de distinta duración. Los alumnos de grado superior dedican esas estancias a realizar las prácticas obligatorias: "Lo que van a hacer es un módulo obligatorio, la formación en un centro de trabajo. En vez de estar tres meses en una empresa en Madrid, en Barcelona o Valencia las hacen en una ciudad europea acogidos bajo el paraguas Erasmus", explica Luis García, director del IES Puerta Bonita y presidente de la Asociación de Centros de Formación Profesional FP empresa. "El centro de formación lo que hace es facilitarles la beca y también establecer contactos con las empresas en esa ciudad de acogida y, casi siempre, con un centro similar al nuestro que hace un poco la labor de tutor. De esa forma el chico o chica que va a hacer las practicas se sienta un poco más acogido".

Es lo que está haciendo Raúl que ha pasado tres meses trabajando y aprendiendo en una empresa de rodajes y organización de eventos de Glasgow. Le ha cundido: "He hecho de todo, rodajes de todo tipo: a nivel corporativo, de bodas, de publicidad...Videos más centrados en la hostelería, en la naturaleza, para universidades...También he hecho mucha edición y editado videos de todo tipo. He aprendido un montón".

La experiencia, dice este estudiante madrileño, ha merecido la pena y lo recomendaría aunque pone una pega: la ayuda se queda muy, muy corta para financiar la estancia. A Raúl le han dado 1.200 euros, 400 al me , el máximo previsto, para pasar los tres meses en Escocia. Sólo por la estancia en una residencia está pagando 800. "La beca no llega. Yo creo que no da para vivir en Glasgow ni en ningún otro sitio . A lo mejor si te vas a Polonia y es todo más barato... pero dudo que allí incluso te llegue para todo", lamenta. "No es sólo vivir, tienes que comer, tienes una necesidades básicas, tienes que pagar el trasporte y tampoco vas a estar como una planta en tu casa sentado...También te gusta salir por ahí y tomarte algo con alguien…Ni de broma te da para todo". Raúl reconoce que ha tenido que pedir ayuda a sus padres para financiar la estancia: "No te puedes ir sólo con la beca. Es imposible. De hecho yo fue algo que tuve que hablar con mis padres porque es un plus económico, digamos, pero entre lo que había ahorrado yo y lo que me han podido ayudar ellos he podido hacerlo pero me parece una pena que no se pueda hacer algo por dinero". Desde 2011,  España ha reducido a la mitad su aportación al programa Erasmus de los más de 60 a 29 millones de euros. La financiación española sólo cubre además las estancias para universitarios. Los recortes han sido compensados por la Comisión Europea que no ha dejado de subir el presupuesto desde entonces hasta alcanzar los 117 millones anuales.

Luis García también reconoce que es la gran pega de este programa, que la ayuda no cubre toda la estancia, y que el problema afecta a los alumnos de FP superior igual que a los universitarios. Él destaca que las ayudas son mucho más generosas para los estudiantes de grado medio que pueden recibir más de 1.000 euros mensuales: "Las becas para los chicos de grado medio son extraordinarias, les cubre prácticamente todo. Para irse tres meses la media está en tres mil - tres mil y pico euros. Es verdad que, en muchos casos, los chicos que están en grado medio están en un contexto económico más difícil y de alguna manera es un incentivo saber que no van a tener ningún gasto extraordinario por hacer las prácticas. Al contrario: van a tener los beneficios de tener una experiencia internacional y además no le va a costar ni un euro".

Sobre los destinos que eligen los alumnos, García explica que los estudiantes suelen inclinarse por países en los que puedan mejorar el inglés, Reino Unido, Irlanda y los países nórdicos, aunque también eligen su destino en función de lo que estén estudiando: "La Formación Profesional es muy, muy amplia, tenemos más de 170 títulos, entonces hay sectores que son favoritos en función de lo que hayas estudiado. Si estás estudiando automoción probablemente elijas Alemania o si estás estudiando turismo igual prefieres un país del Mediterráneo".

Un estudio de la Comisión Europea asegura que el 80% de los nuevos graduados que encontró trabajo en un plazo de tres meses y el 72% manifestó que su experiencia en el extranjero contribuyó a la obtención de su primer empleo. Para Bruselas este programa es uno de las mejores inversiones en la construcción del proyecto europeo. El estudio de la Comisión Europea afirma que más del 90% de los estudiantes Erasmus+ mejora su capacidad para trabajar y colaborar con personas de culturas diferentes y considera que tiene una identidad europea.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?