Miércoles, 12 de Agosto de 2020

Otras localidades

Caso niña Inés

Una monitora de Inés recuerda su paso por otro campamento

"Si ves a Inés, es imposible que te cree ningún rechazo. Ante la ignorancia está la osadía, que es lo que debe haber pasado", sentencia la directora de Pekeblau conciertos pedagógicos, Ingrid Torrecillas Balasch

Dos niños disfrutando con sus violines

Dos niños disfrutando con sus violines / PEKEBLAU

Inés lleva muchos años asistiendo a campamentos de todo tipo y nunca había tenido ningún problema, hasta el fin de semana pasado, cuando fue expulsada de uno tras las quejas de las madres de sus compañeras de habitación. Hace unos años fue a uno donde la música y la literatura eran los protagonistas e Ingrid Torrecillas, directora de Pekeblau, fue su monitora. A pesar de que ha pasado tiempo, se acuerda perfectamente de Inés: "Era una niña más con características positivas, muy educada, muy alegre, participaba en todo, feliz… el resto de niños jamás se dieron cuenta de que era una niña con capacidades especiales puesto que los niños no etiquetan por capacidades sino por edades". Ingrid, como la madre de Inés, considera que en muchos casos es mejor no informar al resto de menores de las características de algunos de sus compañeros porque "los niños son naturales, siempre y cuando los adultos no interfieran en su forma de pensar y no creen prejuicios". Solo en casos donde las necesidades sean más acuciantes sí ve conveniente informar, "pero siempre de una forma positiva y constructiva".

En Pekeblau llevan más de 12 años impartiendo este tipo de talleres donde lo único que se requiere a los niños es estar dentro de una franja de edad bastante amplia. Es habitual que haya menores con capacidades especiales en sus cursos pero nunca han tenido ningún problema. "La música es un lenguaje como tal y los niños con necesidades educativas especiales, normalmente, suelen tener problemas con el habla y cuando les das otra forma de expresarse paralela, funcionan fenomenal", explica la directora.

La propia Ingrid tiene un hijo con Síndrome de Down y sabe bien lo enriquecedor que es que todos los niños convivan sin marcar diferencias. En el caso de Inés, cree que ha fallado "el enfoque" y que hay una patente "falta de profesionalidad": "No sé cómo un problema así de pequeño puede convertirse en que unos padres vayan a recoger a su hija a un campamento. Yo creo que la dirección del campamento ha valorado más el dinero, lo que dicen los otros padres, y han decidido atajar lo que ellos veían como un problema en lugar de un enriquecimiento. Quizá los monitores no están especializados y no todo vale".

Ingrid lamenta en su Facebook la falta de "empatía" y de "humanidad" de los trabajadores del campamento, de los padres y de la sociedad en general que hace que se produzcan casos como el de Inés, que ya ha denunciado ante la Fiscalía el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi). "Es muy posible que esos padres ni hayan visto a Inés. Si ves a esta niña es imposible que te cree ningún rechazo. Ante la ignorancia está la osadía, que es lo que debe haber pasado", sentencia.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?