Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 18 de Agosto de 2019

Otras localidades

Giovanna d'Arco (Verdi) nos guía por la capital de la monarquía francesa

La ópera del compositor italiano sobre la heroína medieval gala nos sumerge en la historia milenaria de Reims

La primera ciudad que uno asocia a la figura de Juana de Arco es, sin duda, Orléans, liberada por la joven guerrera casi milagrosamente del cerco del ejército inglés durante la Guerra de los Cien Años. Pero en la ópera de Verdi Giovanna d'Arco, esa villa ocupa un lugar más bien secundario en la trama, que se centra en la -supuesta- relación entre Juana y el rey al que ella consiguió sentar en el trono de Francia: Carlos VII. Por eso, la urbe que tiene todo el protagonismo en la partitura es Reims: el lugar tradicional de coronación de los monarcas franceses, en el que el propio Carlos asumió el título real.

La asociación entre Reims y la corona viene de muy lejos: El primer "Luis" de Francia, Clodoveo I, fue ungido entre sus muros en el siglo V d. C., y desde entonces esta ciudad goza de ese prestigio regio que se evidencia en sus edificios, en sus calles y en sus monumentos. Nos disponemos a recorrerlos, con la partitura de Verdi entre las manos.

La catedral de Reims

En la ópera Giovanna d'Arco, algunos de los coros más espectaculares se escuchan durante la coronación de Carlos, precedido en la catedral por la heroína Juana, estandarte en mano. El edificio es, desde luego, digno de un monarca: uno de los ejemplos más espectaculares de la arquitectura gótica francesa, con sus tres pórticos llenos de esculturas y sus dos torres de más de 80 metros de altura. Dentro, el ambiente de recogimiento se ve potenciado por las vidrieras, algunas (pocas) originales del siglo XIII; otras, más actuales, como las diseñadas por Marc Chagall con su inconfundible estilo en 1974.

Detalle de la catedral de Reims / Getty

Además de arte y religión, entre sus muros se respira política: no sólo por los 33 reyes que fueron coronados allí (el último, Carlos X, en 1825), sino porque fue también símbolo de la destrucción de la guerra y de la reconciliación en la paz. Su estructura se vio seriamente dañada por los bombardeos alemanes en la I Guerra Mundial, lo que requirió muchos y concienzudos trabajos de reconstrucción desde 1918; pero también fue donde, en 1962, se selló simbólicamente el retorno a la amistad franco-germana con una ceremonia protagonizada por Charles de Gaulle y Konrad Adenauer.

Los aficionados a la leyenda de Juana de Arco tienen dos estatuas que contemplar de la Doncella de Orléans: una dentro del templo y otra, ecuestre, en el exterior.

La estatua de Juana de Arco en el exterior de la catedral de Reims / Getty

El palacio de Tau

En la ópera Giovanna d'Arco, antes de la coronación, el rey y Juana hablan "en la Corte de Reims". Una referencia que no puede sino designar el formidable palacio arzobispal utilizado por los futuros monarcas como residencia mientras esperaban a la ceremonia que los elevaría al trono de Francia. Allí se vestían antes de ir a la catedral -está pegado a ella- y allí volvían para dar su primer banquete como monarcas, delante de una gigantesca chimenea del siglo XV que se puede contemplar como parte de la visita. Además, el palacio alberga el Tesoro de la catedral, con los artefactos utilizados en las coronaciones: destaca entre ellos el Talismán de Carlomagno, regalado al emperador de los francos por el califa Harun al-Rashid y que, además de estar hecho de oro y rodeado de piedras preciosas, alberga en su seno una astilla de la Vera Cruz.

El palacio de Tau, pegado a la catedral de Reims / Getty

El museo de la Rendición

La Guerra de los Cien Años, en la que participó Juana de Arco, es ya un eco muy lejano en la memoria de los franceses, pero Reims ha sido escenario de otros hitos históricos bélicos: en concreto, el 7 de mayo de 1945, a las 2:41 de la madrugada, el general Eisenhower aceptaba aquí la capitulación alemana en el edificio que entonces albergaba el cuartel general del ejército expedicionario aliado en Europa, y que ahora acoge el Museo de la Rendición. Documentos, uniformes, recortes de periódico, armas, bombas sin explotar... la exposición permanente busca recrear esa noche decisiva para el mundo con objetos de la época, entre los que destaca la sala de mapas en la que se firmó la derrota germana, conservada tal y como estaba entonces.

El champán

No hay en Giovanna d'Arco ninguna referencia al champán, pero si uno va a hacer una visita a Reims tiene que saber que es el corazón del terroir que produce el vino espumoso más famoso del mundo. Mumm, Ruinart, Taittinger, Veuve-Clicquot... las principales casas de champán tienen su sede en Reims, y la ciudad cuenta con 250 kilómetros de galerías subterráneas en las que reposan millones de botellas antes de su viaje a casi todos los países del globo. Las marcas organizan visitas a sus instalaciones, con degustaciones incluidas; también hay recorridos por los viñedos, encuentros con los productores, museos temáticos... el enoturismo es una pieza clave de la economía de la región en la que se asienta Reims, conocida históricamente como... Champagne.

Viñedos cerca de Reims / Getty

Domrémy-la-Pucelle

Si uno es un verdadero fan de Juana de Arco, no se puede ahorrar un viaje de 190 kilómetros en dirección sureste hasta la localidad natal de la heroína (que además es el pueblo en el que se desarrolla la primera parte de la ópera de Verdi). Todo en esta localidad gira en torno a la fama de su más ilustre vecina: uno puede visitar la casa natal de Juana y el correspondiente Centro de Interpretación, acercarse a la Basílica Santa Juana de Arco (edificada en el siglo XIX en el lugar de la capilla, retratada en la ópera, en la que la joven solía rezar), pasarse por la fiesta en honor a Juana que se celebra el segundo domingo de mayo y disfrutar del espectáculo de luz y sonido que, en verano, presenta a los visitantes la historia de la región, con un importantísimo protagonismo para la mártir guerrera. Es, además, un entorno propicio para el camping y en la ruta de los peregrinos del Camino de Santiago.

Basílica de Santa Juana de Arco, en Domrémy / Getty

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?