Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 22 de Agosto de 2019

Otras localidades

El lago tóxico en el que se fotografían miles 'influencers' por su color turquesa

El lago se ha convertido en un lugar de peregrinaje para todos aquellos que buscan una fotografía única

El lago turquesa visto desde el cielo. / YouTube

Tras el éxito de la miniserie Chernóbil, considerada por los usuarios de IMDb como una de las mejores de todos los tiempos, el número de visitantes de la zona de la catástrofe nuclear ha aumentado un 30%. Entre ellos, cientos de influencers e instagramers, quienes se adentran en la ciudad fantasma para sacarse fotos en algunos de los lugares más emblemáticos a pesar de los altos niveles de radiación.

Desde instagramers posando en ropa interior junto a las señales de peligro por radiación hasta influencers interactuando con la fauna local sin ningún tipo de protección. Sin embargo, el de Chernóbil no es un caso aislado. Cada vez son más las personas que viajan de un lado a otro del planeta en busca de las fotografías más exclusivas. Desde las puertas del cielo de Bali hasta el lago púrpura de Novosibirsk.

El estanque que se asemeja a las paradisiacas playas de Maldivas

El bloguero Stanislav Razhev ha declarado recientemente, en declaraciones a Siberian Times, que la ciudad de Novosibirsk se ha convertido en un nuevo sitio de peregrinaje para influencers e instagramers de todo el mundo. Todo debido a las aguas cristalinas de color turquesa de un lago local, que se asemeja a las de playas paradisíacas del caribe.

Una turista fotografiándose en el lago. / Getty Images

Desde que un usuario de la plataforma subiera la primera fotografía desde este lago, cada vez son más las personas que viajan hasta él con el objetivo de verlo con sus propios ojos, sacarse una fotografía y, de paso, pegarse un chapuzón. Sin embargo, esta atracción turística emergente es en realidad un estanque al que van a parar los restos tóxicos de la central de energía térmica Siberian Generating Company, que provee de electricidad a toda la ciudad.

La central pide a los turistas que no se bañen

Un basurero de óxidos metálicos, al que llegan incluso las cenizas del carbón quemado en la central, que registra un color turquesa por culpa de reacción química. Según ha dado a conocer la compañía eléctrica a través de las redes sociales, el estanque recibe este color tan espectacular por la reacción química de las sales de calcio y otros óxidos metálicos disueltos en el fondo de lago.

Por esa misma razón, desde Siberian Generating Company piden explícitamente a los turistas que no se bañen en sus aguas debido a los altos niveles alcalinos (pH) por la presencia de las sales de calcio y los óxidos. A pesar de que no es venenoso ni existe radiación, desde la compañía explican que pueden producir alergias de varios tipos.

Mientras tanto, cada vez son más las personas que se fotografían desde el interior de este estanque. De hecho, algunos llegan a decir que huele muy bien. Sin embargo, no es más que el olor del detergente y las cenizas que se transportan desde la central de energía térmica hasta el estanque.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?