Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 24 de Agosto de 2019

Otras localidades

El G-7, reticente a las criptomonedas y favorable a impuestos mínimos para las sociedades y la actividad digital

Los países más industrializados adiverten de los riesgos al alza para la economía mundial

Los ministros de Finanzas del G-7 se reúnen en Chantilly (Francia). / ()

Los ministros de Finanzas y gobernadores de los bancos centrales de los siete países más industrializados (G-7) ven riesgos al alza para la economía global. El PIB crecerá moderadamente en 2020, pero las amenazas siguen al alza, sobre todo por la intensificación de las tensiones comerciales y geopolíticas, según el diagnóstico realizado en la reunión del G-7 en la localidad francesa de Chantilly. Por vez primera los siete grandes acuerdan trabajar por una imposición que grave las actividades digitales, aunque las empresas que las realicen no tengan presencia física en el país.

El comunicado de los Siete (Estados Unidos, Japón, Alemania, Reino Unido, Francia, Italia y Canadá) se refiere de manera indirecta a la soterrada guerra de divisas entre el euro y el dólar, tras los ataques del presidente estadounidense, Donald Trump, hacia la moneda única europea. Se sugiere que los tipos de cambio no pueden utilizarse para ganar competitividad en el comercio internacional. Ante la inestabilidad económica, el G-7 exige una política monetaria y financiera que refuerce la actividad.

Respecto a las criptomonedas como la que quiere lanzar Facebook (Libra), el G-7 insiste en sus reticencias. Si bien admite que instrumentos innovadores pueden ofrecer ventajas al sistema de pagos internacional, o advierte de los riesgos sistémicos y regulatorios, al destacar sobre todo las amenazas que un proyecto semejante podría suponer para la lucha contra el lavado de dinero y el terrorismo.

Sin control democrático

El minisro anfitrión de la reunión, Bruno Le Maire, recalcó que "las reglas para la protección de los ahorradores, parra el lavado de dinero y lucha contra el terrorismo... son reglas muy exigentes que nos hemos impuesto los Estados soberanos y los bancos centrales y deben ser respetadas por todos y todos los instrumentos y proyectos financieros".

"El proyecto Libra no ha presentado ninguna disposición a respetar esa regulación que se aplican a todas las monedas soberanas del planeta, insistió en la rueda de prensa final. Mencionó también "los problemas políticos" que presenta Libra. "No podemos aceptar que empresas privadas introduzcan sus propias monedas sin ningún control democrático". No podemos dar los mismos privilegios sin las mismas obligaciones, resumió. El BCE completará el informe sobre las criptomonedas de aquí a agosto para presentar un marco de actuación concreto para estas criptomonedas.

Le Maire destacó como un gran progreso el "acuerdo del G7" hacia una fiscalidad internacional de las corporaciones: por un lado un tipo básico en sociedades para evitar que las multinacionales se instalen en paraísos fiscales o con impuestos muy bajos; por otra, una imposición para todas las actividades digitales que afectaría no solo a los grandes de la red como Google, Amazon, Facebook...

Sobre la tasa que se aplicaría a las multinacionales queda todavía pendiente el establecimiento de una horquilla de tipos mínimos. "El objetivo es poner fin a la competencia desleal" en el terreno fiscal y a la llamada "optimización fiscal", según el responsable francés.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?