Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 18 de Agosto de 2019

Otras localidades

Las (otras) cuentas de Pedro Sánchez para alcanzar la investidura

Al sí de Unidas Podemos debería añadirse el del PNV y la abstención de ERC. Serían sus mejores aliados para que arranque una nueva legislatura

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el Congreso de los Diputados /

La misma noche de las elecciones generales ya se preveía que Pedro Sánchez no lo tendría fácil para ser presidente del Gobierno de nuevo. Después de meses de negociaciones con Unidas Podemos, todo pareció descarrilar cuando, primero, Sánchez dio por rotas las negociaciones en la SER, en airada reacción por la naturaleza de las preguntas de la consulta de Podemos a sus bases; y después, Podemos reaccionó con indignación -"nos vetan a todos"- al 'no' del presidente en funciones a Pablo Iglesias. Sin embargo bastó con que el líder de Podemos diera el paso atrás para que todo se desatascara y ambas partes reabrieran la negociación acompañándola del adjetivo "fluida". Hoy el voto favorable de Unidas Podemos parece mucho más proximo, pero aún siendo el sí de los de Iglesias el mejor de los escenarios, Sánchez seguiría necesitando más apoyos. No le llega con su "socio preferente". No alcanza ni siquiera a la mayoría simple que le convertiría en presidente en segunda vuelta. De ahí la necesidad de las otras cuentas.

De momento, tiene confirmados más noes que síes -los únicos votos positivos que tiene asegurados son los de PSOE, PRC y Compromís, a los que previsiblemente se uniría Unidas Podemos- y la clave va a estar en si el PNV vota también a favor o en si ERC se abstiene. El partido de Junqueras ya ha adelantado que "no bloqueará" la investidura de Sánchez a cambio de hablar de Cataluña; Gabriel Rufián ha mantenido este mismo viernes la incógnita sobre cuál será el sentido de voto de su partido en el debate de investidura de la semana que viene. Si eso significa que se abstendrán, en el caso de que Unidas Podemos vote finalmente a favor, algo que, parece, puede ocurrir, tendría mayoría simple en el Congreso.

Mayoría absoluta, descartada

Con tan solo 123 escaños en la Cámara baja, el PSOE lo tenía difícil para llegar hasta los 176 de la mayoría absoluta. Con los votos a favor de Unidas Podemos, Compromís y PRC, sólo suma 167 aliados. Por tanto, lo previsible es que el 23 de julio, Pedro Sánchez no sea investido presidente. Tendrá que ir a segunda vuelta 48 horas después -el 25 de julio- y probar suerte con la mayoría simple.

Los noes rotundos

Desde el día después de las elecciones y sin haber empezado las negociaciones de cara a la investidura, PP y Ciudadanos fijaron rápidamente su posición: no van a facilitar un nuevo gobierno de Sánchez y condenan enérgicamente que pueda salir adelante gracias a las fuerzas independentistas. El líder del PSOE les ha pedido en reiteradas ocasiones que se abstengan ellos y así hagan "un servicio a España" pero lo único que han hecho Casado y Rivera es pasarse la pelota alternativamente. Hasta Vox les ha pedido que se abstengan porque sus programas "son parecidos". Huelga decir que si PP o Ciudadanos se abstuvieran, Pedro Sánchez podría ser presidente el 25 de julio sin necesitar ningún otro apoyo.

Pablo Casado (PP) y Albert Rivera (Ciudadanos) se saludan en el Congreso. / EFE

Al no de PP, Cs y Vox hay que sumar los dos escaños de Navarra Suma, después de que el PSN cierre totalmente las puertas a facilitar que la unión de UPN, Ciudadanos y PP de Navarra presida la Comunidad Foral.

JxCat tiene siete escaños en el Congreso y, a pesar de que los diputados presos Jordi Turull, Josep Rull y Jordi Sànchez han pedido a su partido que se abstenga, no parece que vaya a ser así. La semana pasada, Torra escribió una carta abierta a Sánchez dejádole claro que él aboga por votar en contra de su investidura si no se compromete a un referéndum de independencia, cosa que el PSOE descarta por completo.

Tampoco está en el ánimo de Coalición Canaria apoyar a Sánchez con sus dos votos. Ana Oramas argumenta que "por coherencia" no puede apoyar un Gobierno sustentado "por Podemos y los independentistas vascos y catalanes". A no ser que PP o Ciudadanos cambien de opinión, a Sánchez no le queda otra alternativa.

Qué pasa con los cuatro políticos en prisión

La suspensión de los cuatro diputados presos -Junqueras, Rull, Turull y Sànchez- no hace variar la mayoría absoluta. El informe de los letrados de la Cámara argumentaba que, al estar en la cárcel, "se les priva del ejercicio pero no de la titularidad del cargo" y que por tanto el arco parlamentario sigue contando con 350 diputados y la mayoría absoluta queda fijada en 176. En el recuento saldrá como que han votado 346 diputados y que cuatro no han votado pero, en el caso de la mayoría simple, el hecho de que los cuatro diputados no puedan votar hace que esos escaños se consideren "ausentes" que, en la práctica, se traduciría en lo mismo que una abstención. Luego Pedro Sánchez tiene garantizadas cuatro "abstenciones" -una de ERC y tres de JxCat- de partida.

Las ecuaciones más probables

Patiendo del no rotundo de PP y Ciudadanos, para que salga cualquier tipo de suma que le dé mayoría simple, Pedro Sánchez tiene que asegurarse los 42 votos a favor de Unidas Podemos. Si no, no hay más cuentas que hacer.

El PNV sigue debatiéndose entre el sí o la abstención a Sánchez, en ningún caso sus seis votos serán en contra. Si finalmente PSOE y Unidas Podemos cierra su acuerdo y el PNV vota a favor en la investidura, Sánchez tendría un empate técnico de 173 síes frente a 173 noes, teniendo en cuenta los votos "ausentes" de los diputados que están en prisión.

Si el PNV decide abstenerse tampoco saldrían las cuentas a no ser que ERC o JxCat se abstengan también. De momento, entre esas dos opciones parece que la de ERC es la más probable.

Además, podría darse el caso de que a la abstención de ERC se sumara la de Bildu. La portavoz de EH Bildu en el Congreso, Mertxe Aizpurua, ha afirmado este viernes que Sánchez no tendrá el "apoyo activo" de la coalición soberanista para su investidura como presidente del Gobierno, pero tampoco la obstaculizaráAmbas formaciones concurrieron juntas a las elecciones europeas bajo la marca Ahora Repúblicas y ahora la situación en Navarra ayuda. En ese caso la distancia entre los votos a favor y en contra se agranda.

El portavoz de ERC, Gabriel Rufián. / Ballesteros (EFE)

El escenario ideal para Sánchez sería que Unidas Podemos y PNV votaran a favor y que ERC se abstuviese pero también le vale con la abstención de PNV y ERC.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?