Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 19 de Octubre de 2019

Otras localidades

"El sector lácteo tiene los años contados"

Desde UPA denuncian que casi 20 explotaciones lecheras cierran semanalmente en nuestro país, mientras los precios se mantienen "secuestrados" por debajo de los costes de producción.

()

Pocas semanas después de que la Comisión Nacional de Mercados y de la Competencia reafirme la multa interpuesta a diversas empresas y asociaciones del sector lácteo por intercambiar información que permitía coordinar estrategias comerciales entre los años 2000 y 2013, los ganaderos mantienen que mientras los costes de producción no dejan de crecer, los precios llevan años 'secuestrados' y el número de ganaderías cae a velocidad de vértigo.

Las cifras refuerzan esta versión. Según datos de la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA), el número de explotaciones ganaderas ha caído un 20% entre 2015 y 2019, pasando de 16.789 a menos de 13.423. Más claro: cada día, más de dos ganaderos han cerrado su explotación. Sin embargo, la producción, no ha parado de crecer: de 6,8 millones de toneladas producidas en 2015, se ha pasado a más de 7,1 millones en 2018. Los ganadero atribuyen este incremento a la liberalización del sistema de cuotas -que tuvo lugar en 2015- y que no ha servido para que el sector alcance su objetivo: que España sea autosuficiente.

El máximo de producción se ha estancado, dicen, en el 80% del consumo y las previsiones son de retroceso porque, dicen, "las mejoras implementadas tienen sus límites". Román Santalla, Secretario de Ganadería de UPA, advierte que, desde el sector, ya están viendo "una vía hacia atrás". "Una vaca da de sí lo que da de sí, y con una bajada drástica de ganaderos, nosotros creemos que en un plazo medio de entre dos y cinco años, esto va a empezar una caída descendente que no lo va a parar nadie, solo lo pararían con precios rentables", explica.

Aunque durante este período el precio ha aumentado de 30 a 32 céntimos -un 6%-, Santalla advierte que en 2014, la crisis hizo que los precios pagados a los ganaderos tocaran suelo, manteniéndose por debajo de los precios rentables. Además, defiende que frente, a un incremento de ingresos muy moderado, los costes de producción no dejan de crecer. "Lo vemos con horror. Están desapareciendo pequeñas, están desapareciendo medianas y están cerrando grandes explotaciones porque no hay rentabilidad. Nuestros industriales tienen que desengañarse...a 31 céntimos, o a 32, me es igual, no es rentable producir leche", defiende Santalla.

Por eso reclaman que la leche se pague a los productores -al menos- igualando la media europea -unos 34 céntimos-, lo que les permitiría cubrir costes. Aunque reconoce que muchos ganaderos europeos se empiezan a levantar ya porque, protestan, a ellos tampoco les sale rentable.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?