Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 16 de Septiembre de 2019

Otras localidades

Pedir un préstamo para poder estudiar: el coste de la vuelta al cole

Más de 2,8 millones de españoles necesitan financiación para pagar los estudios, según el comparador Rastreator

Cada vez más empresas no bancarias ofrecen préstamos rápidos para financiar la vuelta al cole

Las asociaciones de usuarios alertan de los riesgos que pueden conllevar este tipo de créditos

Pagar la vuelta al cole es cada año más difícil para las familias. Después de los años más duros de la crisis, con el ahorro de los hogares en mínimos históricos, la factura sigue subiendo. Según el comparador Kelisto, en los últimos diez años los gastos han aumentado un 14% mientras el presupuesto familiar ha caído casi un 2%. El portal calcula que las familias pagan ya una media de 879 euros por hijo al año. Una cifra que una encuesta de la OCU eleva a 1.993 euros. El importe depende del curso en el que se matricula el alumno, de si el centro es público, privado o concertado y de la comunidad autónoma en la que se sitúa. "Me está costando unos 330 euros en libros, más el material, los uniformes... Alrededor de 500 o 600 euros", explica Lidia Álvarez, que este año matricula a su hija en cuarto de la ESO en un colegio concertado de Las Palmas de Gran Canaria.

El precio de la conciliación

Muchos colegios ponen en marcha sus propias iniciativas para hacer la vuelta al cole más asequible. Por ejemplo, en el colegio público Cervantes de Alboraia, en Valencia, las familias organizan una compra conjunta. Los padres y madres ponen un fondo común para comprar el material, que después comparten todos los niños en clase. "El material se compra en común para todos los niños por igual. No lleva cada uno el lápiz de casa, los colorines, los rotuladores... Si no que es la maestra quien decide el tipo de material más adecuado que necesitan en función de la edad", explica Eva Llorenç, cuya hija Joana empieza este año primaria. "Los padres ponemos 20 o 25 euros al inicio del curso. Si a mitad de curso hace falta más, se añade, aunque normalmente es suficiente. A partir de ahí, un padre gestiona el dinero y el profesor va pidiendo dinero para comprar el material si hace falta a lo largo del curso", dice. El colegio también organiza un préstamo de libros de texto que se entregan a principio de curso y se devuelven al final para que las familias no tengan que comprar libros cada año.

La factura sube y se prolonga a lo largo del curso cuando las madres y los padres trabajan y tienen que asumir los gastos de conciliación: comedor, servicio de guardería matinal, horas extraescolares, 'canguros'... "El comedor, si no tienes beca, podemos estar hablando en colegios públicos de entre 75 y 95 euros al mes. Y la matinal, si tienes que dejar a la nena antes de las nueve de la mañana en el cole, unos 40 o 50 euros al mes", comenta Eva Llorenç. "El hecho de salir a trabajar en horario partido implica trabajar fuera de casa, salir a las ocho de la mañana y volver a las siete y pico de la tarde. En ese mismo horario, la niña tiene que estar fuera de clase y atendida. Y todo eso lleva dinero", cuenta Claudia Britos, que ha matriculado a su hija en quinto de primaria.

Préstamos rápidos para pagar los estudios

El alto coste de la vuelta al cole lleva a muchas familias a pedir un préstamo. Según un estudio elaborado por el comparador Rastreator, el 51% de los españoles no consigue ahorrar lo suficiente durante el año para poder afrontarla. Más de 2,8 millones de personas de entre 18 y 65 años reconocen que necesitan financiación para pagar los gastos relacionados con los estudios. Cifras que son sinónimo de negocio para bancos, y también cada vez más para empresas no bancarias, que ofrecen préstamos rápidos y que aprovechan la cuesta de septiembre y la vuelta al cole para vender sus productos.

Son créditos que se ofrecen sin necesidad de aval, a través de solicitudes sencillas por Internet en el móvil o el ordenador, que conceden el dinero en minutos y que, en principio, requieren menos documentación y papeleo. Desde las asociaciones de clientes de banca alertan de los riesgos de este tipo de créditos y de los intereses abusivos. "No son bancos, tienen una regulación prácticamente nula, o nula, y [quien suscriba estos préstamos] se puede encontrar con algunas empresas que lo que quieren es que no les pague, entonces el TAE de ese crédito en unos meses podría acabar en el 4.000%", afirma Manuel Pardos, presidente de Adicae. Pardos asegura que muchas de estas empresas investigan los datos y el rastro que deja en internet las personas que suscriben los créditos para conocer sus propiedades y nivel adquisitivo y estudiar la posibilidad de subir el interés del préstamo para hacerlo inasumible e intentar embargarle. "Probablemente con la tecnología de hoy, en muy pocos minutos o en muy poco tiempo seguramente ya saben de usted. Pueden saber si tiene coche o no, si tiene una vivienda o una propiedad en el pueblo de origen", dice.

Desde Adicae recomiendan a quienes necesiten financiación huir de este tipo de créditos y solicitar préstamos solo cuando sea estrictamente necesario. También estudiar a fondo su situación económica y leer bien la letra pequeña antes de firmar.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?