Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 24 de Octubre de 2019

Otras localidades

Así se vengaron los empleados de un supermercado de un cliente que aparcó mal

Ocurrió en el centro comercial Corto de Temperley, en Buenos Aires (Argentina) y las redes sociales no tardaron en hacerse eco del suceso

La imagen compartida en Facebook por uno de los testigos. /

Un usuario de Facebook compartió en su perfil unas imágenes que no tardaron en hacerse virales. Arnold Angellini subió una foto en la que aparecía un coche atrapado por decenas de carritos de la compra. La intención no podía ser otra que impedir que el vehículo pudiera salir del lugar donde estaba estacionado. 

Pasó en Argentina. En un centro comercial conocido como 'Coto' en Temperley, Buenos Aires, tal como recoge el diario '20 Minutos'. Al parecer, el conductor había aparcado en una zona de recogida de carritos. Evidentemente estaba prohibido aparcar ahí. Por eso los empleados decidieron tomarse la justicia por su mano y rodearon el coche con los carros impidiendo su salida. 

Angellini publicó las imágenes en Facebook con un mensaje claro: "La verdad que hay que ser muy pelotudo para estacionar el auto en el sector "changos". No puedes ser tan HDP y dejarlo donde quieras. Se nota que nadie respeta nada menos un lugar indebido". 

El usuario termina pidiendo "un aplauso" para los trabajadores que cumplieron su labor y dejaron los carritos donde correspondía. Aunque eso supusiera rodear el coche e impedir su salida. En conversaciones con el canal 'Telefe', Angellini dijo que bajó de hacer la compra y vio la escena. No pudo averiguar cómo el dueño salió del estacionamiento, pero considera que "lo más loable es lo que hicieron los empleados porque es su trabajo y están cansados de que pase siempre lo mismo". 

Otras venganzas

Un obrero de Liverpool, cansado de que una cadena hotelera no pagara sus servicios decidió vengarse de la manera más insidiosa posible. El empleado destrozó la recepción del hotel con una excavadora. 

Después de más de tres semanas de retraso en los pagos, tal y como explican varios empleados presentes en el lugar de los hechos, uno de los empleados que pertenece a una de las contratas encargadas de la construcción del hotel decidió subirse a la excavadora y arremeter contra la recepción del mismo, tal y como recoge CNN.

Según confirman los trabajadores del hotel, la obra acababa de terminarse ese mismo día y estaba lista para entregar. Sin embargo, y dado que la cadena hotelera llevaba sin pagar a sus trabajadores desde hacía tres semanas, este obrero decidió retrasar la entrega hasta que la empresa ingresara el dinero correspondiente a su trabajo.

Durante su ataque al último hotel de la cadena Travelodge, el agresor no dejaba de hacer referencias a un supuesto pago de 600 libras (unos 685 euros al cambio) que no se había hecho efectivo. Tras destrozar la entrada principal y adentrarse en la recepción, el empleado comenzó a reclamar, entre gritos, su sueldo: "600 malditas libras. Todo lo que teníais que hacer era pagarme mis 600 libras".

 

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?