Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 14 de Octubre de 2019

Otras localidades

La Ventana La Ventana Mónica Carrillo visita Todo por la Radio

Pérez-Reverte: ''El Cid pasaría por el Congreso, escupiría y seguiría adelante"

El escritor publica Sidi, un relato de frontera, en Alfagura, una revisión del mito del Cid, al que define como un mercenario sin patriotrismo, ni fe

El escritor y académico Arturo Pérez-Reverte durante una entrevista con Efe, con motivo de la presentación este miércoles de su nueva novela "Sidi", considera que en España hay un odio a la inteligencia y sostiene que cuando surge una personalidad brillante, política, cultural o histórica, se la procura "destruir y machacar" porque se desconfía de ella / ()

Arturo Pérez Reverte no es nuevo en esto de mirar a la historia. Sus novelas de Alatriste, ambientadas en el Siglo de Oro, momento de auge y caída del Imperio español. llegaron incluso al cine. También en Oro revisó la historia de España, hablando de una conquista de América basada en el dinero y en salir adelante.

En su nueva novela, Sidi, una historia de frontera, revisita uno de los mitos fundacionales de nuestra historia. El Cid campeador, caballero de la reconquista, que salió de Burgos hasta Valencia en el siglo XII y cuyas gestas forman parte del Cantar del Mio Cid, primera obra poética de la literatura española. "El Cid era un mercenario, un tipo de frontera, un hombre caído en desgracia que se buscaba la vida en la frontera que era un lugar peligroso. No podemos juzgar con los criterios morales del siglo XXI. Lo que quería es que el lector viajara conmigo al siglo XII, empotrar al lector en las huestes del Cid y que viviera como este personaje", cuenta en una entrevista en la Cadena SER.

Reverte firma una novela de aventuras, centrada en su primera salida como mercenario. Rodrigo Díaz de Vivar había sido desterrado por el rey de Castilla y buscaba otros reyes, cristianos o musulmanes, que le diesen trabajo. "Es una novela sobre el liderazgo. Una especie de manual de autoayuda de liderazgo para cualquiera", insiste el autor. Liderazgo en tiempos en los que los líderes políticos son incapaces de llegar a un acuerdo. "El Cid despreciaría a estos personajes. Me imagino al Cid paseando por delante de las cortes, todos parando para escupir y seguir cabalgando hacia el horizonte".

Antes de escritor, Reverte fue reportero de guerra. Plasmó muchas de sus vivencias en Territorio comanche. Dice que de ese libro ha bebido para este. "Este libro tiene tres grandes pilares, la documentación que es exhaustiva porque he leído mucho sobre el cid, la imaginación del novelista y la biografía. Yo he visto esas cosas. Yo no he aprendido la violencia en la barra de un bar, ni teorizando, la he vivido. Y a veces la he practicado. Por eso el Cid es un personaje real".

Un personaje que, además, se aleja de ese mito del Cid como emblema de la reconquista, que ahora Vox defiende y utiliza como motivo de márquetin. "Si alguien piensa que el Cid era un personaje religioso que luchaba por Dios y por la patria, no tiene ni idea. Si alguien piensa que luchaba por la reconquista, no sabe nada, si alguien piensa que el Cid, heredero de don Pelayo, era precursor de Franco, no sabe lo que es el Cid. Es un personaje que se busca la vida en un terreno peligroso, un guerrero que luchaba para comer". 

"El concepto reconquista que se ha vendido es falso. No hubo reconquista, eso vino después. En esa época convivían, luchaban, sobrevivían unos con otros, querían dinero, poder, botín, lo que quiere el ser humano. Ese concepto de librar España de musulmanes, de El Cid como martillo de musulmanes, ese es un concepto falso. El franquismo contaminó al Cid, le puso camisa azul, lo llenó de patrioterismo barato, con lo de cruzada y esas cosas. Cuando llegó la izquierda, en lugar de limpiar el personaje, lo que hicieron fue apartarlo de nuestra memoria", añadía el autor.

Si el Cid no es un patriota, ni un matamoros, ni el emblema de lo español, ¿Qué es el Cid? ¿Es el Cid un buen tipo, un líder decente, un mito al que asirnos? "Un tipo que sobrevive en un territorio hostil, nunca puede ser un buen tío. No sobrevives en la frontera del siglo XII si eres buen tipo. El Cid era un tipo muy peligroso. Tenemos una peligrosa y absurda tendencia a aplicar criterios morales del siglo XXI al pasado. Tú no puedes juzgar al Cid, ni a Hernán Cortés, ni a los cartagineses, ni a Haníbal con los criterios de hoy. Entonces buscar el concepto de buen tío en un personaje del siglo XII es imposible", respondía.

He visto pelear a mucha gente, morir, pelear y no he visto a nadie luchar por una patria, por una bandera. La gente lucha por odio, hambre, ambición, por ayudar al compañero a la familia, que es por lo que se mueve el ser humano. El Cid se movía por esos elementos. Por eso intento contar un Cid diferente.

"En España, cada valle, cada pueblo, cada lugar tiene su comida, su música, su memoria típica, su alcalde típico. Es muy difícil tener héroes compartidos. El Cid podría ser uno de ellos, pero hay que despojarlo de la contaminación", se lamentaba Pérez Reverte.

La novela es además un relato de frontera, la frontera entre los reinos musulmanes y cristianos, que el autor retrata como si fuera el oeste. "Si hubiéramos sido americanos tendríamos muchas películas. Yo pensaba todo el tiempo en cómo contaría John Ford la historia del Cid", rememoraba.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?