Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 17 de Octubre de 2019

Otras localidades

Acuerdo en Alemania para poner un marcha un plan millonario para frenar los efectos del cambio climático

Los dos principales partidos han llegado a un acuerdo tras pasar toda la noche negociando los detalles

Manifestación en Berlín contra el cambio climático / ()

Tras un maratón final de 19 horas de negociaciones, muy al estilo ya de esta frágil Gran Coalición, conservadores (CDU/CSU) y socialdemócratas (SPD) han acordado un paquete de medidas para hacer frente al cambio climático, el más ambicioso puesto en marcha en Alemania, pero que dadas las altas expectativas ha decepcionado a muchos.

Para ello, el Ejecutivo movilizará 50.000 millones de euros, aunque, insisten, serán fieles a la ortodoxia de no contraer nuevas deudas. "Hoy no vivimos de forma sostenible. Sobre todo no, en vista del calentamiento global", ha afirmado la canciller Angela Merkel, consciente de que Alemania no va alcanzar los objetivos de cambio climático para 2020. De ahí, que se intente ahora alcanzarlos en 2030: una reducción del 55% de las emisiones de CO2 respecto a 1990.

Precisamente, uno de los principales escollos en la negociación fue el de fijar un precio a las emisiones de este gas de efecto invernadero pernicioso para el medio ambiente. Al final, se ha acordado poner precio a las emisiones del transporte y la construcción, lo que supone que a partir de 2021 se encarecerá el precio de los combustibles fósiles. Será entonces cuando la gasolina y el gasóleo pasen a costar 3 céntimos más, y en 2026, 15 céntimos más. Algo que no ha gustado a las organizaciones ecologistas, quienes exigían un precio de entrada mucho mayor y ya han calificado el acuerdo de "fracaso".

Como alivio para la subida del precio del CO2 en el transporte, los líderes de la Gran Coalición han acordado aumentar el subsidio para los pasajeros frecuentes en cinco céntimos por kilómetro a partir de 2021. En el futuro, 35 en lugar de 30 céntimos por kilómetro serán deducibles.

También estará prohibido a partir de 2025 instalar en Alemania calefacciones de gasóleo, y se subvencionará su sustitución con hasta un 40% del precio. Otras medidas son un aumento de los impuestos al tráfico aéreo nacional y un abaratamiento de los billetes de tren de larga distancia. Respecto a las energías renovables, el gobierno alemán quiere aumentar la participación de estas en el consumo de electricidad hasta el 65% para el año 2030, pero en el documento no aparece reflejado claramente cómo pretende conseguirlo.

Cada año un comité independiente verificará si se van cumpliendo todas las medidas para que Alemania alcance los objetivos de cambio climático para cada sector, como el transporte, la construcción o la agricultura. Y si no se cumplen, el ministerio competente tendrá que ajustar los impuestos y hacer propuestas en un plazo de tres meses sobre cómo pretende alcanzar dichos objetivos.

El paquete climático es también una reacción al movimiento de protesta liderado por la activista Greta Thunberg. "Fridays for Future nos ha sacudido a todos", ha dicho el ministro de Finanzas, Olaf Scholz, precisamente en la jornada de huelga mundial en la que Alemania se ha echado a la calle en más de 500 manifestaciones.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?