Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 16 de Octubre de 2019

Otras localidades

Una joven se queda ciega tras meterse con lentillas en el mar

Una estudiante de Londres ha tenido que abandonar su trabajo y sus estudios por una infección en los ojos que le ha dejado ciega tras meterse en el mar con lentillas

Imagen de archivo de una persona poniéndose lentillas. /

Miyako Aiko-Murray, una joven de 19 años de Londres, ha tenido que dejar su trabajo y sus estudios como consecuencia de una infección en los ojos tras bañarse en el mar con lentillas, según informa el medio británico 'Metro'. La joven empezó a sufrir migrañas muy fuertes y, literalmente, sintió como si "tuviera metal en los ojos". 

El dolor se fue haciendo más fuerte hasta que un día se despertó y no podía ver. En declaraciones al digital británico, dijo que "había empezado su trabajo a tiempo completo y estaba estudiando contabilidad". Aunque Miyako acudió varias veces al médico cuando el dolor se había vuelto insoportable, los profesionales no podían encontrar nada y la mandaron a casa "a los cinco minutos". 

Una infección rara

La joven declaró que "las cicatrices fueron creciendo cada vez más hasta que me levanté, intenté encender la luz y no veía nada. Llamé a mi madre y nos quedamos sin palabras". Durante meses Miyako fue a distintos profesionales hasta que le diagnosticaron 'Ancathamoeba Keriatitis (AK)' una enfermedad infecciosa rara que ataca al ojo. 

Todo empeoró cuando se le formó una cicatriz corneal encima de la infección. Miyako dijo que sentía como "lejía" en los ojos y solo podía ver luces. Como cuando cierras los ojos y se vislumbra cierto fulgor. Inmediatamente tuvo que abandonar todas las actividades que amaba y se adaptó a sus limitaciones visuales. 

Miyako necesitará trasplantes de córnea, pero el camino hasta encontrar un donante va a ser duro y estará lleno de dolor, según reconoce ella misma. Para hacer frente a las operaciones necesarias ha puesto en marcha un proyecto para recibir donaciones. El objetivo es pagar todos los costes médicos y tecnológicos derivados de su discapacidad visual sobrevenida. 

La queratitis es una afección que pueden desarrollar con más frecuencia las personas que utilizan lentes de contacto. Al parecer la entrada en el ojo de agua salada, junto con las lentillas, y unas gotas mal recetadas por los médicos correspondientes derivaron en esta enfermedad que, de momento, le ha dejado mermada su capacidad visual. 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?