Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 17 de Octubre de 2019

Otras localidades

Diez años de cárcel por extorsionar a dos prostitutas a punta de cuchillo en Madrid

Una mujer que ejercía la prostitución en Madrid ha sido condenada por extorsionar a otras dos mujeres

"Yo aquí soy la ley", dijo mientras les exigía un "peaje" de cien euros para poder prostituirse en el mismo polígono

Imagen de una de las calles del polígono Marconi /

La Audiencia Provincial de Madrid ha impuesto una condena de diez años y dos meses de cárcel para una mujer que retuvo y amenazó a punta de cuchillo a dos prostitutas del polígono Marconi exigiendo un "peaje" de cien euros a cambio de poder seguir allí. La mujer, que también ejercía la prostitución, aseguró a las dos víctimas que "yo aquí soy la ley".

Los hechos, según la sentencia a la que ha tenido acceso la Cadena SER, ocurrieron en el sur de Madrid en mayo de 2013 cuando dos jóvenes rumanas se prostituían en el polígono. La acusada, que según se desprende del relato ejercía la prostitución y era "novia" de un proxeneta, hizo subir a las víctimas al coche una por una junto con dos hombres que no han sido identificados.

Una vez dentro del vehículo la mujer afirmó que "yo aquí soy la ley, tenéis que pagar, si os quedáis mucho tiempo vais a sufrir, sabemos dónde vivís, y os haremos daño". Con uno de los hombres poniendo un cuchillo en el costado de las víctimas les exigió el pago semanal de cien euros a cambio de permitir que siguieran prostituyéndose en el mismo polígono. Las dos mujeres denunciaron los hechos al día siguiente.

Unas amenazas que la Audiencia Provincial de Madrid ha traducido en una condena de diez años y dos meses de cárcel por dos delitos de detención ilegal y otros dos de extorsión. La acusada, que ya ha recurrido la sentencia, está actualmente en prisión.

"Que no les haga lo mismo"

Las dos víctimas, que comparecieron en el proceso como testigos protegidos, relataron su historia a los investigadores: cómo ejercían la prostitución en Rumanía y cómo decidieron venir a España porque "se sacaba más dinero y se vivía mejor" y "para no ser explotadas por nadie" encontrándose "en contra de lo previsto, con un clan".

Decidieron denunciar los hechos después de las amenazas "por miedo" y también, según relató una de ellas, "porque no quiere que les haga lo mismo a las chicas de allí", refiriéndose a la acusada.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?