Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 12 de Noviembre de 2019

Otras localidades

Suspenden al ginecólogo que acompañó la gestación del bebé portugués que nació sin cara

La Fiscalía lusa investiga al médico, que en ningún momento notó la malformación que padecía el feto

Foto de archivo de las piernas de un bebé. /

La noche del martes el Consejo Disciplinar de la Orden de los Médicos Portugueses ha decretado la suspensión preventiva de Artur Carvalho, el obstetra que supervisó la gestación de Rodrigo, el bebé portugués que nació sin cara. Fuentes oficiales de la entidad, que regula la actividad médica en el país vecino, señalan que el médico no podrá ejercer durante un periodo inicial de seis meses.

La suspensión de Carvalho se produce a la vez que la Fiscalía lusa investiga al obstetra e intenta determinar si cometió una negligencia médica al no diagnosticar la malformación grave de Rodrigo durante el embarazo de su madre. Hace 15 días el pequeño nació sin ojos, nariz y parte del cráneo.

La familia del niño denuncia que Carvalho, que estuvo a cargo del seguimiento del embarazo de la madre de Rodrigo, nunca les avisó que el feto mostraba señales de padecer malformaciones. El obstetra –que tiene un puesto en el hospital público de Setúbal, pero realizó el acompañamiento de la gestación en una clínica privada– llevó a cabo todas las pruebas rutinarias y las tres ecografías reglamentarias, siempre asegurando a la paciente de que todo se estaba desarrollando con total normalidad.

Deseando obtener un retrato más elaborado de su futuro hijo, la madre de Rodrigo decidió acudir a otra clínica para realizar una ecografía 5-D –un tipo de ultrasonido que permite captar imágenes tridimensionales–, y ahí los técnicos que realizaron el proceso le alertaron que había señales que el feto tenía malformaciones. Consternada, la paciente pidió una cita urgente con Carvalho y le mostró los resultados del ultrasonido, pero el obstetra restó importancia al asunto y afirmó que esa tecnología no era de fiar. El médico le aseguro que las pruebas válidas eran las que él había realizado, y que dentro de poco tendría entre sus manos un hijo completamente normal.

Desafortunadamente, al dar a luz el pasado 7 de octubre, la madre de Rodrigo se encontró con una criatura trágicamente afectada por malformaciones que le imposibilitaban una vida normal. En un primer momento los médicos afirmaron que el niño moriría en pocas horas, pero dos semanas después el pequeño no sólo resiste, sino que muestra un auténtico deseo de sobrevivir. Según fuentes familiares, el bebé ya no requiere respiración asistida ni sonda para recibir nutrientes; desde el pasado fin de semana la madre de la criatura le alimenta con un biberón.

Seis procesos disciplinares abiertos

La familia del niño tardó poco en denunciar el caso, y a raíz de la apertura de la investigación de la Fiscalía se ha revelado que un número considerable de pacientes han presentado quejas formales en contra de Carvalho. En los últimos años el Ministerio Público portugués ha abierto cuarto procesos contra el obstetra, aunque todos han terminado por ser archivados. Al menos uno de los casos parece ser muy similar al de Rodrigo, e involucra la interpretación de unas ecografías.

La investigación en cuestión se remonta a 2011, cuando Carvalho fue denunciado por su seguimiento negligente de un embarazo que resultó en el nacimiento de una niña sin barbilla, con las piernas invertidas, los dedos de los pies fusionados y graves lesiones cerebrales. Al igual que la madre del bebé Rodrigo, la de la niña nacida hace ocho años afirmó que en ningún momento fue alertada sobre las anomalías que presentaba el feto y que, por lo contrario, a lo largo del periodo de gestación el obstetra le aseguró que todo iba bien. A petición de la Fiscalía, el Instituto de Medicina Legal revisó los documentos relacionados con el caso, que fue archivado cuando los forenses fallaron a favor del médico y concluyeron que las pruebas rutinarias no habrían detectado la malformación de la niña.

Los familiares de los pacientes de Carvalho también le han denunciado ante la Orden de los Médicos, donde, además del caso del bebé Rodrigo, hay cinco procesos disciplinares activos en contra del obstetra. El hecho de que uno de los procesos esté pendiente de resolver desde 2013 levanta serias dudas sobre la efectividad de la institución a la hora de controlar la mala praxis dentro de la profesión.

El caso del bebé sin cara también ha puesto el foco de la atención sobre la escasa regulación de la realización de ciertos procesos en Portugal, país donde no hay reglas que definan quién puede realizar ecografías obstétricas. El hecho que cualquier médico pueda llevar a cabo estas pruebas sin tener el menor conocimiento sobre cómo interpretar los resultados ha sido motivo de debate en la comunidad médica lusa durante años, y aunque varios órganos colegiales portugueses han intentado establecer criterios consensuados, de momento no se ha logrado un acuerdo definitivo.

A raíz de la polémica la Orden de los Médicos ha anunciado que tomará la iniciativa de crear una formación específica para los médicos que realicen este tipo de ecografías, si bien ha afirmado simultáneamente que las normas existentes en Portugal “aseguran la calidad” de esas pruebas. La institución no ha dado una fecha exacta para la puesta en marcha de esa nueva competencia.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?