Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 15 de Noviembre de 2019

Otras localidades

El Supremo confirma la condena del 'monstruo de Vilagarcía' por violar a las hijas de su pareja

Confirma la condena de 19 años de cárcel que le impuso la Justicia gallega por agresión y abusos

La magistrada Ana Ferrer recuerda que el cese ocasional de resistencia de la víctima no impide hablar de violación continuada

Pancarta durante una manifestación contra la primera sentencia de La Manada /

El Tribunal Supremo ha decidido confirmar una condena de diecinueve años de prisión a un hombre conocido como el 'monstruo de Vilagarcía' por violar y abusar de las dos hijas pequeñas de su pareja durante años en esta localidad de Pontevedra. Una sentencia en la que el Supremo recuerda que una agresión sexual sigue siendo una agresión sexual aunque el acusado deje de necesitar el uso de la violencia por la resignación de la víctima.

Los hechos, según la sentencia a la que ha tenido acceso la Cadena SER, ocurrieron en Vilagarcia de Arousa entre 2012 y 2016. El acusado aprovechaba que su esposa se iba a trabajar para quedarse a solas con las dos hijas pequeñas de la mujer y perpetrar las agresiones y los abusos. Las víctimas tenían trece y diez años de edad, respectivamente, cuando ocurrieron los hechos.

En el caso de una de las niñas, que fue víctima de violaciones reiteradas durante años, la Justicia describe cómo intentó resistirse en las primeras ocasionespero también cómo en ocasiones "cesó en su resistencia ante el miedo a que descargara su enfado con sus hermanos, castigándolos por su culpa". La madre de las niñas denunció el caso tras encontrar unos mensajes del acusado en el teléfono de su hija mayor.

El Tribunal Supremo, con la magistrada Ana Ferrer como ponente, ha decidido confirmar la condena que le impuso en un primer momento la Audiencia de Pontevedra y en segunda instancia el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia: diecinueve años de cárcel por un delito continuado de agresión sexual y otro también continuado de abusos, indemnizaciones de más de 50.000 euros, trece años de libertad vigilada y una orden de alejamiento de más de dos décadas de vigencia.

"Una patente oposición"

El Supremo avalan por completo el relato de la única víctima cuyos hechos fueron cuestionados ante el Tribunal Supremo, destacando que el acusado tuvo que hacer uso de la fuerza "necesaria" para vencer la "patente oposición" de la niña, hablando de agresión sexual continuada aunque, según alegaba el acusado, no siempre tuviera que usar la fuerza. Eso, según el Supremo, no impide seguir hablando de una violación.

"Puede que a lo largo de la convivencia entre el acusado y su víctima la oposición de esta no llegara a ser siempre tan evidente, o incluso que en algún momento aceptara o más bien se resignara con la situación, lo que no enerva la tipicidad de los hechos anteriores", explica la magistrada Ferrer.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?