Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 14 de Diciembre de 2019

Otras localidades

Asciende a siete el número de muertos tras las protestas en Bolivia

Los enfrentamientos entre manifestantes, la Polícía y el Ejército se salda con seis cocaleros muertos

Seis muertos en Bolivia durante los enfretamientos / ()

El enfrentamiento entre la Policía y el Ejército bolivianos con manifestantes contra el Gobierno de la autoproclamada presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, este viernes en la ciudad de Sacaba, en el departamento de Cochabamba, ha dejado al menos siete cocaleros muertos por heridas de bala, además de dos en estado de muerte cerebral. El número de heridos supera el centenar. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos ha condenado el "uso desproporcionado" de la fuerza.

"Actualmente nosotros tenemos ya siete fallecidos (...), hay un hermano que lamentablemente está agonizando por un vaciado cerebral y él penosamente va a fallecer", dijo a Efe el representante de la Defensoría del Pueblo en la región central de Cochabamba, Nelson Cox.

Los enfrentamientos se produjeron este pasado viernes en una carretera entre las ciudades de Cochabamba y la vecina Sacaba, con choques entre cocaleros afines a Evo Morales y fuerzas militares y policiales, que realizan operaciones conjuntas desde el pasado lunes para mantener el orden ante la ola de violencia en Bolivia.

El funcionario explicó que estos casos se deben a impactos de municiones que se cree provinieron de las fuerzas conjuntas, Policía y ejército. Además, cinco heridos graves han sido sometidos a operaciones de urgencia durante esta madrugada en el hospital Viedma, el más importante de Cochabamaba, cuyo pronóstico aún es reservado, aseguró Cox.

El representante de la Defensoría del Pueblo participó en las últimas horas en inspecciones en el sitio en que hubo la refriega, donde "han existido disparos en las paredes, en letreros, en los objetos" con armas de "grueso calibre", mencionó. Los heridos son al menos 115, la gran mayoría "víctima de armas", dijo Cox.

"No ha existido un enfrentamiento, ha sido una arremetida de fuerzas policiales y militares en contra de la población civil", fue una de la conclusiones de Cox, que precisó que "se han incumplido protocolos" y estándares de seguridad internacionales.

La Defensoría del Pueblo ha hecho acercamientos con los dirigentes cocaleros y sindicalistas para conseguir que autoricen las autopsias a los fallecidos y establecer la causa precisa de las muertes. El Gobierno transitorio de Bolivia manifestó el viernes que hubo casos "particulares" en alguno de los fallecidos y abrió la posibilidad de que los disparos hayan surgido del mismo lado de la protesta, no de las fuerzas de seguridad.

"Hemos exigido nosotros el manejo transparente de la investigación, por eso nos urgen las autopsias de los fallecidos", recalcó Cox. Las autoridades nacionales ha denunciado la presencia de grupos armados comandados por extranjeros en varias de las movilizaciones, que supuestamente están a favor de los partidarios de Evo Morales.

Para esta jornada está prevista la llegada a Cochabamba del ministro interino de la Presidencia, Jerjes Justiniano, para establecer un proceso de diálogo con los dirigentes del grupo afectado. Hasta el momento se han reportado 20 fallecidos y más de 500 heridos en enfrentamientos desde después de las elecciones generales del pasado 20 de octubre.

Un informe de la Organización de Estados Americanos advirtió el pasado domingo graves irregularidades en las elecciones tras las que fue declarado vencedor Evo Morales, quien ese día anunció su renuncia y el lunes salió a México, donde está asilado.

El comandante de la Policía de Cochabamba, Jaime Zurita, ha indicado que se ha incautado a los manifestantes armas de fuego, bazucas artesanales y explosivos. "Hemos negociado hasta más no poder y entonces cuando las cosas pretenden salirse de control entonces la Policía tiene que tomar el mando y restablecer el orden público", ha indicado Zurita tras retomar el control del puente.

Zurita ha añadido que los cocaleros pretendían ingresar hacia Cochabamba de manera "pacífica", pero que, finalmente, "se les encontró armamento y artefactos explosivos", ha sostenido. Por su parte, el expresidente de Bolivia, Evo Morales, ha condenado las muertes de los cocaleros y el uso de fuego real contra los manifestantes.

"Condeno y denuncio ante el mundo que el régimen golpista que tomó el poder por asalto en mi querida Bolivia reprime con balas de las Fuerzas Armadas y la Policía al pueblo que reclama pacificación y reposición del Estado de Derecho", ha indicado en su cuenta de Twitter. "Ahora asesinan a nuestros hermanos en Sacaba, Cochabamba", ha lamentado.

En este contexto, Morales también ha pedido que las Fuerzas Armadas y la Policía bolivianas "paren la masacre". "El uniforme de las instituciones de la patria no puede mancharse con la sangre de nuestro pueblo", ha reclamado.

"La dictadura de Jeanine Áñez y los golpistas (Carlos) Mesa y (Luis Fernando) Camacho nos acusaron de 'dictadura'", ha continuado el expresidente de Bolivia. "Ahora su 'presidenta' autonombrada y su gabinete de abogados defensores de violadores y represores masacra al pueblo con las fuerzas armadas y la Policía como la verdadera dictadura", ha apostillado. En este contexto, el ministro de Exteriores de Venezuela, Jorge Arreza, también ha denunciado la "represión desmedida" y la "masacre" en Cochabamba.

"Imágenes fuertes, pero necesarias, para denunciar el carácter represor y dictatorial de quienes han asaltado el poder en Bolivia", ha escrito en su cuenta de Twitter, acompañando el mensaje con un vídeo. "La comunidad internacional debe condenar y actuar para detener esta barbarie", ha zanjado

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?