Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 06 de Diciembre de 2019

Otras localidades

Begoña Rodrigo (La Salita): "Debería haber una generación de chicas (cocineras) y parece que no la hay"

La estrella del restaurante La Salita ha sido una de las más celebradas de la Guía Michelin 2020

Begoña Rodrigo. /

La flamante estrella del restaurante valenciano La Salita ha sido una de las más jaleadas de la gala de presentación de la Guía Michelin 2020 (si no la que más). El fallo de los inspectores desató una explosión de alegría en el Teatro Lope de Vega e hizo que la chef Begoña Rodrigo saltara de su butaca con tanto entusiasmo como Roberto Begnini cuando salió a recoger el Oscar de La Vida Es Bella.

"Había gente que pensaba que ya la tenía", explica la chef, "así que eso fue un poco raro, pero la estrella llega cuando tiene que llegar y ha sido muy emocionante. La mayoría de los cocineros que consiguen su primera estrella son poco conocidos, pero yo ya llevo muchos años y ha sido chulo ver la reacción de la gente".

La chef valenciana cocina finito y habla muy claro. Saltó a la fama después de ganar la primera edición de Top Chef, pero más allá de acomodarse en el papel de celebrity ha seguido trabajando con discreción y sin atajos para ganarse a sus clientes partido a partido. Y cuando ha tenido que protestar públicamente contra alguna injusticia, no le ha temblado el pulso. Tampoco en esta entrevista.

¿Qué ha cambiado en La Salita últimamente?

En lo que se refiere a la estrella, La Salita está como hace tres años: ¡en la liga! Ahora hacemos una cocina mucho más reflexiva, pero tampoco puedes esperar que cuando pegas el cambio de repente te vengan tres inspectores. Es muy complicado. Puedes plantearte la vida esperando que vaya a llegar algo y, si llega, ¡de puta madre! Pero si no, sigue tu camino. No puedes condicionar tu negocio a eso...

¿De qué plato hablan tus clientes al salir del restaurante?

Últimamente comentan la menestra de verduras con fondo marino. ¡Todo verdura cruda! Cuando lo puse me flipaba, pero tenía dudas. Es complejo en cuanto a texturas y todo en general, pero la gente lo disfruta mucho.

La foto de los nuevos chefs con una estrella da que pensar: todo tíos menos Maróia Gómez (Magoga) y tú...

Yo tengo muy poca esperanza con este tema, sinceramente. Llevamos muchos años. Entiendo que mucha gente se queda a mitad de camino, pero realmente hoy se han dado 30 estrellas: la de Elena Arza también es de su padre, así que dos estrellas de chicas... ¡y 28 de chicos! Está claro que no cuotas. Pero, ¿a qué se debe?

Esa es la cuestión...

Las primeras estrellas suelen recaer en gente joven y yo siempre he dicho: 'Esperad, que falta otra generación'. Pero entre los de veintipoco ya debería haber una generación de chicas con los mismo intereses y parece que no la hay. No sé si es que son chicos que han apostado por su propio negocio, si los inversores apuestan por una figura masculina y con una figura femenina se echan atrás, si ellas no están dispuestas y se confrman con ser la sombra de alguien. Hay muchos actores que deberíamos plantear

¿Te sientes referente?

Cuando gané el programa, lo más guay que me decían era eso. Pero es que mujeres jóvenes como yo, de 40, no hay muchas: Lucía Freitas, María Gómez... Si quieren ver a mujeres capaces de triunfar a una edad más o menos temprana, no hay mucho entre lo que escoger. Referentes masculinos, en cambio, hay 100.000.

La Comunidad Valenciana sigue estando en racha...

En Alicante hay una acumulación flipante de estrellas, pero en Valencia vamos escasos. Demasiado poco en comparación con otras ciudades potentes y con turismo. Yo creo que hay nivel para alguna estrella más. Deberían repartir más unos.

¿El modelo de la alta cocina sigue siendo válido?

Hay cocineros-gestores, cocineros-empresarios y cocineros que solo cocinan. Convivien visiones diferentes y se pueden montar segundas marcas, pero cuando la gente espera lo mejor de ti a precios riículos, te tienes que estrujar los sesos y la presión es casi tan grande como la de un restaurante gastronómico.

Lucía Freitas nos contó que la maternidad le había ayudado a conseguir la estrella. ¿A ti te ha pasado algo parecido?

Nada que ver. Fui madre y lo considero una faceta más de mi vida, Me he gastado mucho dinero en que cuiden a mi hijo y lo volvería a hacer. No interrumpió mi trabajó. Parí un domingo y trabajé el miércoles. Siempre he separado mi vida personal y profesional. Saco el tiempo que puedo y siempre he pensado que prefiero que mi hijo piense que carece un poco de mí ahora a que crezca pensando que ha tenido una madre amargada porque no hacía lo que quería hacer.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?