Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 17 de Enero de 2020

Otras localidades

Carlota Ferrer: "Mi relevo al frente del Festival de Otoño ha sido una decisión política unilateral"

La directora de escena desmiente en un comunicado que su "relevo" al frente del festival haya sido una decisión consensuada y denuncia la situación de "desprotección continua" y de "privación de libertad" del sector teatral "por miedo a consecuencias profesionales"

Carlota Ferrer /

El pasado jueves 5 de diciembre, la Consejería de Cultura de la Comunidad de Madrid anunciaba el "relevo" de la directora de escena Carlota Ferrer al frente del Festival de Otoño. En un comunicado, la Consejería manifestaba que se trataba de una decisión "meditada y tomada en consenso con la propia Carlota Ferrer", tras reunirse en varias ocasiones ambas partes para abordar el futuro del Festival. "Entendemos que a partir de ahora el Festival de Otoño debe tomar un nuevo rumbo", señalaban.

Este viernes, Ferrer hacía público un comunicado en el que desmiente que la decisión haya sido consensuada por ambas partes: "La decisión de terminar mi contrato antes de su finalización en diciembre del 2020 ha sido una decisión política unilateral, tomada por la Consejería de Cultura y Turismo, encabezada por Marta Rivera de la Cruz, con quien no tengo el placer de haberme reunido nunca.”

"El Viceconsejero y el Director General de Promoción Cultural de La Consejería de Cultura me comunican reiteradamente el respeto y admiración profesional como creadora que se me profesa, 'pero no encajo en el perfil que debe dirigir el nuevo rumbo del Festival de Otoño' el cual desconozco", señala Ferrer en su comunicado. Precisamente, el pasado miércoles, a preguntas de la SER, el director general de Promoción Cultural de la Comunidad de Madrid, Gonzalo Cabrera, explicaba las razones del "relevo de mutuo acuerdo" de Carlota Ferrer al frente del Festival: "El Festival de Otoño no va a seguir siendo lo que ha sido hasta ahora, estamos planteando un modelo de festival completamente diferente y la línea de Carlota Ferrer no es la que estamos planteando. Eso no quiere decir que nosotros no queramos contar con Carlota Ferrer, es una de las grandes creadoras de este país, su trabajo es muy brillante y queremos seguir contando con ella. Las formas en que lo hagamos ya las iremos adelantando".

"El dinero público se malgasta en compensaciones económicas -razón por la que los contratos se resuelven de mutuo acuerdo- o en indemnizaciones por despido improcedente y nuevas contrataciones. La precariedad perenne de las profesiones artísticas y las escasas oportunidades nos dejan en un lugar de desprotección continua y nos privan de libertad por miedo a consecuencias profesionales a terceros y personales. Y los espectadores no saben a qué atenerse", explica Ferrer.

La directora añade en su texto que le "hubiera gustado que los madrileños gozaran de la temporada que he diseñado con minuciosidad para el 2020, con la intención de velar por mis compromisos tanto con creadores nacionales e internacionales de estrenar en el Festival de otoño 2020, el desarrollo y crecimiento de la Escuela Festival de Otoño y las experiencias FO, pero la decisión estaba tomada sin vuelta atrás".

"La pena -apartando el dolor emocional y personal- es que los proyectos no puedan desarrollarse, y testar su valía en términos de calidad intelectual y artística, generar nuevos públicos, desarrollar tejidos y sinergias creativas y profesionales a futuro que, al margen de los números, es lo más importante. Los proyectos culturales requieren de tiempo para de veras provocar un impacto visible y tangible, hay valores que no se pueden cuantificar de inmediato y que sin embargo determinan la riqueza cultural, el bienestar intelectual y emocional de la sociedad y el desarrollo profesional de los artistas". explica la directora de escena.

La exdirectora del Festival de Otoño añade que ha "compartido con La Consejería mi proyecto 2020 para velar por el desarrollo de la programación que ya tenía apalabrada y ser de ayuda en el traspaso y lo que se pueda necesitar, teniendo previsto reunirnos".

 

texto íntegro del comunicado de carlota ferrer

El Festival de Otoño es el festival internacional mas importante de la Comunidad de Madrid, y muy importante a nivel nacional, para mi ha sido dirigirlo un privilegio y una responsabilidad. La decisión de terminar mi contrato antes de su finalización en diciembre del 2020, ha sido una decisión política unilateral, tomada por la Consejería de Cultura y Turismo, encabezada por Marta Rivera de la Cruz, con quién no tengo el placer de haberme reunido nunca.” El Viceconsejero y el Director General de Promoción Cultural de La Consejería de Cultura me comunican reiteradamente el respeto y admiración profesional como creadora que se me profesa, “pero no encajo en el perfil que debe dirigir el nuevo rumbo del Festival de Otoño”, el cual desconozco.

Me hubiera gustado que los madrileños gozaran de la temporada que he diseñado con minuciosidad para el 2020, con la intención de velar por mis compromisos tanto con creadores nacionales e internacionales de estrenar en el Festival de otoño 2020, el desarrollo y crecimiento de la Escuela Festival de Otoño y las experiencias FO, pero la decisión estaba tomada sin vuelta atrás.

Esta edición, ha gozado de un alto índice de ocupación y todos los números tanto de espectadores como de euros recaudados han crecido respecto años anteriores, con el mismo presupuesto y habiendo bajado el precio de las entradas.

La pena (apartando el dolor emocional y personal) es que los proyectos no puedan desarrollarse, y testar su valía en términos de calidad intelectual y artística, generar nuevos públicos, desarrollar tejidos y sinergias creativas y profesionales a futuro, que al margen de los números, es lo más importante. Los proyectos culturales requieren de tiempo para de veras provocar un impacto visible y tangible, hay valores que no se pueden cuantificar de inmediato y que sin embargo determinan la riqueza cultural, el bienestar intelectual y emocional de la sociedad y el desarrollo profesional de los artistas.

El dinero público se malgasta en compensaciones económicas (razón, por la que los contratos se resuelven de mutuo acuerdo) o en indemnizaciones por despido improcedente y nuevas contrataciones. La precariedad perenne de las profesiones artísticas y las escasas oportunidades, nos dejan en un lugar de desprotección continua, y nos privan de libertad por miedo a consecuencias profesionales a terceros y personales. Y los espectadores no saben a que atenerse.

He compartido con La Consejería mi proyecto 2020 para velar por el desarrollo de la programación que ya tenía apalabrada y ser de ayuda en el traspaso y lo que se pueda necesitar, teniendo previsto reunirnos.

El Festival de Otoño ha sido una fuente de inspiración como creadora y como ser humano, desde que los 17 años he sido espectadora incondicional. El Festival me invitó a soñar y me insufló el interés de desarrollar mi formación en Madrid y en el extranjero, dio alas a mi creatividad y potenció mi actitud crítica con el arte y la condición humana. Estoy muy feliz y orgullosa de haber podido llevar acabo la trigésimo séptima edición del Festival de Otoño: ha sido un Festival donde el humanismo, a todos los niveles ha ocupado el primer plano.

El público y las compañías nos han dejado un gran número de demostraciones de amor y gratitud, que sin duda guardaré para siempre.

Me quedo con lo bueno, que es mucho, ha sido una experiencia inolvidable para mí. Muy importante a nivel profesional. Un Festival que sin la profesionalidad y la confianza incondicional del todo el equipo del Festival de Otoño, nunca podría haber llegado a tan buen puerto. Estoy muy agradecida a todas las instituciones y teatros que han confiado en mi y han colaborado generosa y amorosamente con el Festival abriendo sus puertas para todos los madrileños que del Festival han disfrutado.

Nos vemos muy pronto en los teatros.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?