Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 10 de Abril de 2020

Otras localidades

CORONAVIRUS | ÚLTIMA HORA CORONAVIRUS | ÚLTIMA HORA Nadia Calviño, sobre la reunión del Eurogrupo: "Es un buen acuerdo que hacía falta"
Willy Toledo

Willy Toledo defiende ante el juez que sus palabras no son delito y que "no pretendía ofender a los católicos"

Visto para sentencia el juicio por el que se le acusa de ofensa a los sentimientos religiosos por cagarse en dios y en la virgen en sus redes sociales. "Es un ejercicio de libertad de expresión y hoy se me está juzgando por blasfemia"

El actor Willy Toledo, sentado en el banquillo de los acusados en el juzgado de lo Penal número 26 de Madrid.

El actor Willy Toledo, sentado en el banquillo de los acusados en el juzgado de lo Penal número 26 de Madrid. / Ricardo Rubio (Europa Press)

- ¿Escribió estas palabras con intención de ofender a alguien?

- No. Las escribí para expresar mi pensamiento político. Mi deseo era ejercer mi derecho a la libertad de expresión. Entiendo que mis palabras puedan ofender a muchos, al igual que a mí me ofenden expresiones racistas o xenófobas que se oyen en medios de comunicación. Lo que delinque son las obras, no las palabras.

El que responde es Willy Toledo; el que pregunta, su abogado: Endika Zulueta. Y las palabras a las que hace referencia pertenecen a dos publicaciones en Facebook. La primera, escrita el 12 de octubre de 2015: "Me cago en el Doce de Octubre; en la fiesta nacional; en la monarquía y sus monarcas; en el descubrimiento; en los conquistadores codiciosos y asesinos y en la virgen del Pilar". La segunda, el 15 de julio de 2017: "Yo me cago en dios y me sobra miedo pa' cagarme en el dogma de la santísima trinidad y la virginidad de la virgen".

El actor madrileño quería, en la primera publicación, "criticar la fiesta nacional y su sentido aberrante"; y en la segunda, "defender la libertad de expresión cuando me enteré del procesamiento de la procesión del Coño Insumiso". Eso ha declarado ante el juez del juzgado de lo Penal número 26 de Madrid —solo ha aceptado preguntas de su abogado— que ha dejado visto para sentencia el juicio por el que se le juzga, a raíz de esas publicaciones, de dos delitos: por ofensa a los sentimientos religiosos y otro de obstrucción a la justicia.

La Asociación Española de Abogados Cristianos ejerce la acusación popular y ha pedido al juez que le condene con 22 meses de multa: 12 por ofensa a los sentimientos religiosos y 10 por obstrucción a la justicia. Toledo fue detenido el 12 de septiembre de 2018 después de no acudir a declarar en dos ocasiones por esta causa. "¿Qué expresión política hay en cagarse en Dios? Busca vejar un dogma de fe y a todos los creyentes. Arremete contra las creencias de los cristianos. La primera vez que he escuchado pedir perdona al acusado es aquí. Queremos que a los creyentes nos dejen vivir en paz, pero la justicia debe poner fin a este tipo de actuaciones. "Los pueblos a los que no se otorga Justicia acaban tomándosela por su mano tarde o temprano. Por eso solicitamos que se nos haga Justicia", ha defendido la abogada de la acusación, Polonia Castellanos, que ha subrayado que "cuando personas conocidos hacen este tipo de comentarios, es normal que el impacto sea alto en redes sociales".

La Fiscalía ha pedido su absolución porque no encuentra que haya delito en sus comentarios, haciendo alusión al artículo 525 del Código Penal: "Los derechos fundamentales por fundamentales que sean, no son absolutos", aunque ha admitido que “tiene parte de razón la acusación popular, que considera que el actor buscaba rédito mediático al no presentarse a declarar. Sobre sus palabras, el Ministerio Público entiende que "causaron un impacto medio y limitado" y que el escaso volumen de tuits al respecto ha permitido a la Fiscalía presentar informe a favor de la absolución del acusado". Y sobre el delito de obstrucción a la justicia, la Fiscalía considera que "no existe una investigación policial prospectiva y Toledo ya fue detenido por no presentarse a declarar".

La acusación ha contado con un testigo, Raúl González, de la Asociación Musulmanes por la paz.

- Yo percibo las palabras de Toledo como ofensa a los sentimientos religiosos. No veo intencionalidad política en esas palabras —y ha añadido— Yo no he leído los tuits pero creo que esos tuits ofenden los sentimientos religiosos de la gente. No he leído ninguno de los textos de Toledo. Solo he leído que le han acusado.

A lo que la abogada de la acusación ha procedido a leerle las frases por las que acusan al actor.

- ¿Esto qué es? Han traído a un testigo que no conocía las palabras de mi acusado pero ha afirmado sentirse ofendido por ellas- se ha preguntado el abogado de Toledo en las conclusiones finales, en las que ha concluido leyendo la parábola del siervo malvado del Evangelio de San Mateo:

- Jesucristo dice a sus apóstoles que deben permitir que los pecadores les ofendan hasta 70 veces 7 y deben perdonarles hasta 70 veces 7.

Uno de los concentrados en apoyo a Willy Toledo. / Ricardo Rubio (Europa Press)

- “Se me juzga por blasfemar, un delito que hoy no existe”

Para la defensa, "estamos ante una blasfemia en todo caso, y muchas personas han sido condenadas por blasfemia en este país. Pero el último lo fue en 1988 cuando se eliminó ese delito del Código Penal. Recordemos cuando el bailarín Antonio fue condenado por blasfemia por cagarse "en los clavos de Cristo" pero fue indultado por el propio Franco. Este tipo de cosas pertenecen a la España oscura.", ha dicho el abogado ante el juez.

El juicio ha quedado así, visto para sentencia. "Esto es un delito de blasfemia al que ahora el Código Penal llama delito de ofensa contra los sentimientos religiosos y hoy un ciudadano de este país se ha sentado en el banquillo por blasfemar. Voy a seguir cagándome en la virgen como lo hago cada día cuando se me cae algo al suelo", ha dicho Toledo a la salida de los juzgados.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?