Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 31 de Marzo de 2020

Otras localidades

Ciencia

La información que no puede ser pirateada

Ocho gobiernos del mundo utilizan ya la "criptografía cuántica" para evitar que sus comunicaciones diplomáticas y transacciones económicas puedan ser pirateadas. Los tres científicos que han creado esta revolucionar técnica han recibido el premio Fundación BBVA "Fronteras del conocimiento" en su categoría de Ciencias Básicas.

Teléfono móvil

Teléfono móvil / EUROPA PRESS - Archivo (EUROPA PRESS)

Seguro que muchos se acuerdan de la famosa máquina "Enigma" que utilizaba, durante la Segunda Guerra Mundial, la Alemania Nazi para encriptar los mensajes que enviaban a sus aviones y barcos.

Pues ahora, Alan Turing, el científico británico que logró descifrar esta máquina “diabólica”, lo tendría mucho más complicado, porque la física cuántica ya se está aplicando, por ejemplo, para dotar de un “código” imposible de piratear en transacciones económicas y comunicaciones diplomáticas que están realizando países como Estados Unidos o China.

De hecho, en estos momentos, al menos, ocho gobiernos y otros tantos bancos y grandes compañías ya están utilizando la tecnología cuántica para evitar que sus mensajes diplomáticos o sus envíos de dinero pueden ser pirateados.

Y con este objetivo, usan la llamada "criptografía cuántica", un sistema que utiliza las propiedades de esta nueva forma de física que impide que los mensajes puedan ser copiados, porque, cuando alguien los intercepta, simplemente, estos datos se "borran". Y uno de los padres de este invento casi de ciencia ficción es el científico de Estados Unidos, Charles Bennet, que hoy nos desvelaba esta nueva tecnología que impide piratear información secreta y de alto interés.

Aplicación médica

Pero la física cuántica no sólo se puede aplicar en blindar las comunicaciones o los envíos de dinero. En un plazo relativamente breve, los nuevos ordenadores cuánticos ya permitirán crear mejores fármacos, por ejemplo, contra los famosos coronavirus.

En un plazo de cinco a diez años, los científicos ya podrán usar ordenadores cuánticos “para simular, con mayor precisión y detalle, las reacciones químicas que ocurren, por ejemplo, en el interior del cuerpo humano”, como nos acaba de explicar Peter Shor, que trabaja en el prestigioso MIT, el Instituto de Tecnología de Massachussets.

Esto permitirá crear mejores fármacos y, además, desarrollarlos de forma más rápida y esto es muy importante, por ejemplo, en el caso de nuevos antivirales que pueden tratar enfermedades como la del coronavirus de Wuhan.

El físico Charles Bennett, el informático Gilles Brassard y el matemático Peter Shor han recibido el Premio de la Fundación BBVA "Fronteras del Conocimiento" en su categoría de Ciencias Básicas "por inventar y desarrollar la criptografía cuántica, porque permite codificar y transmitir mensajes usando las leyes de la física cuántica de manera que impide la escucha de terceros" según el acta del jurado.

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?