X
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte publicidad personalizada a través del análisis de tu navegación, conforme a nuestra política de cookies

Política
Extrema derecha

Vox cree que hay un golpe en marcha

Vox considera un golpe institucional la delegación de funciones en la presidenta del Congreso para fijar el voto telemático y suspender los plazos de todas las iniciativas. Pide que no se apruebe la medida durante la próxima reunión de la mesa del congreso

El presidente de Vox, Santiago Abascal, ante el público en el acto central de la Asamblea General Ordinaria del partido en el Palacio de Vistalegre a 8 de marzo de 2020. / Ricardo Rubio - Europa Press (EUROPA PRESS)

Santiago Abascal, en Twitter, asegura que “limitar el control parlamentario” en tiempos de estado de alarma supone “concentrar todo el poder en Sánchez e Iglesias”. Es la misma idea expresada por la secretaria General del grupo parlamentario de Vox, Macarena Olona, que denuncia lo que cree que es un cambio de régimen, el mayor golpe de estado de la historia reciente de la democracia, el amordazamiento de la oposición, y en definitiva, el cierre del Congreso.

Y todo porque la mesa del Congreso delega en la presidenta de la cámara la calificación de los escritos, la concreción de los puntos del orden del día, así como el comienzo y el final de las votaciones telemáticas y también la suspensión de los plazos de todas las iniciativas, incluidas las de control.

Fuentes de la presidencia aseguran que la suspensión de los plazos (tanto los administrativos como los de prescripción o caducidad) es una medida que han tomado otros órganos constitucionales como el Senado y el Tribunal Constitucional.

Abascal aseguran que si finalmente la mesa del Congreso toma esa decisión, sus diputados acudirán al Constitucional y además pedirán la suspensión cautelar. Por cierto, Abascal insiste en desoír a la Organización Mundial de la Salud que ha bautizado el coronavirus como COVID-19. El líder de Vox habla del “virus de Wuhan como una coartada para llevarnos al modelo chino”.

Hace unos días, Ortega Smith tuvo que retirar un comentario en Twitter en el que, refiriéndose a su lucha contra la enfermedad, decía que sus “anticuerpos españoles luchan contra los malditos virus chinos, hasta derrotarlos”. La embajada de China, vía esa misma red social, le decía que “la libertad de expresión tiene un límite” al tiempo que le recordaba que la OMS optó por la denominación Covid-19 para evitar “referirse a cualquier ubicación geográfica, cultura, población..."