Jueves, 04 de Junio de 2020

Otras localidades

CRISIS DEL CORONAVIRUS | ECONOMÍA CRISIS DEL CORONAVIRUS | ECONOMÍA El BCE se vuelca para reactivar la economía: aumenta las compras de deuda en 600.000 millones
Coronavirus Covid-19

Blanqueo y violencia contra las mujeres explotadas: así está cambiando el crimen organizado con el COVID-19

Un informe de la Guardia Civil, al que ha tenido acceso la Cadena SER, analiza el impacto del coronavirus en las nuevas formas que puede adoptar el crimen organizado tras el cierre de las fronteras y la movilidad

La Policía Local de Sevilla efectuando un control de autobuses para que los ciudadanos respeten el estado de alarma

La Policía Local de Sevilla efectuando un control de autobuses para que los ciudadanos respeten el estado de alarma / Eduardo Briones - Europa Press (EUROPA PRESS)

Blanqueo de dinero aprovechando el estado de alarma, tráfico de drogas en barcos pesqueros desde Marruecos, mayor delincuancia social y un posible aumento de la violencia contra las víctimas de explotación sexual dentro de España. La Guardia Civil ha analizado cómo está cambiando, qué tendencias y cómo puede mutar el crimen organizado tras el impacto del COVID_19 y a raíz de las restricciones impuestas por el estado de alarma, el pasado 14 de marzo.

En un escrito del Mando de Operaciones de la Dirección Adjunta Operativa de la Guardia Civil, a fecha 30 de marzo, al que ha tenido acceso la Cadena SER, bajo el título “Incidencia de la situación actual sanitaria por el COVID-19 en la actividad del crimen organizado” los agentes judiciales expertos en inteligencia criminal analizan el impacto que puede tener el cierre de fronteras y las restricciones de movimientos, las consecuencias psicológicas de la extensión del virus y las medidas necesarias para hacer frente al escenario actual.

Según el informe, la Guardia Civil señala que con la información actual están en condiciones de asegurar que la nueva realidad “sin duda afectará en la forma de actuación de los grupos delictivos”. Este documento, reenviado a las distintas jefaturas, unidades y comandancias, describe en líneas generales cómo la actividad criminal durante este periodo se va a caracterizar por “un cambio en los modos de actuación, afectando a los grandes tráficos de bienes ilícitos, que se verán alterados por una menor demanda minorista y de consumo”; un aumento de la criminalidad a través de las Tecnologías de la Información (TIC); los delitos contra las personas, “especialmente con víctimas sensibles”; y un aumento de delitos y discursos de odio, con el fin de criminalizar a determinados colectivos.

Blanquear durante el estado de alarma

En cuanto a la delincuencia económica, en particular el blanqueo de capitales, los agentes prevén que ante “una posible menor supervisión por parte de las Unidades de Inteligencia Financiera y de las entidades bancarias, podría dar lugar a que la criminalidad organizada aprovechara la crisis actual para inyectar fondos criminales en el sector financiero o bancario internacional”.

Mayor violencia contra las mujeres

Ante lo que podría ser un escenario positivo, la dificultad de las redes de proxenetas para introducir mujeres víctimas de trata en España, los agentes prevén que el cierre de fronteras y de movimiento puedan “tener un efecto negativo en las víctimas que ya estén en España: la previsible disminución de la prostitución conllevará una reducción en los beneficios obtenidos por los explotadores, pudiendo volver su frustración en mayor violencia contra las propias víctimas”.

En cuanto a la explotación laboral, la Guardia Civil da por hecho “que se mantengan los niveles en el ámbito agrícola y ganadero”.

Barcos pesqueros con hachís

Con las fronteras cerradas y los movimientos a nivel nacional restringidos, los agentes consideran que disminuirá el tráfico a nivel minorista. En cuanto al gran tráfico, desde la Dirección de la Guardia Civil apuntan que será muy complicado que subsista el que llega desde los países productores vía redes de narcotraficantes, así que estas mismas organizaciones intentarán utilizar “los procedimientos basados en los transportes de mercancía o paquetería”. Así como “el uso de contenedores marítimos y un posible repunte del empleo de buques nodriza de travesía atlántica”.

El tráfico de hachís está siendo el que más dificultades tiene en el marco del estado de alarma, primero por los minoristas, además de las medidas de confinamiento adoptadas en Marruecos. “Ante esta situación” señala el informe, “se prevé un aumento del empleo de barcos pesqueros para el traslado de hachís desde Marruecos, así como un aumento del cultivo y tráfico de marihuana indoor a nivel nacional”.

Más robos con fuerza

Las unidades de inteligencia de la Guardia Civil consideran que la delincuencia contra el patrimonio en general puede disminuir. “Por el contrario” apuntan “es posible un incremento de la delincuencia social”. Es decir, robos con fuerza en comercios clausurados, oficinas y segundas viviendas vacías, etc. También contemplan un mayor número de robos de mercancía en ruta, asaltos a camiones que trasladen sobre todo productos de primera necesidad y material sanitario, y en los almacenes y centros logísticos donde se guarda esta mercancía. En el informe, se pide prestar además atención a “los robos en vivienda sobre los más vulnerables, particularmente personas mayores”.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?