Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 25 de Mayo de 2020

Otras localidades

La apertura de las piscinas de las comunidades de vecinos, en el aire

Aforo máximo del 30%, cita previa y horarios por turnos son las medidas más problemáticas para los administradores de fincas, aunque reconocen que las medidas de desinfección y seguridad sanitaria son inapelables. Por su parte, los encargados del mantenimiento de la piscina advierten: para tenerlas abiertas durante el verano, hay que decidirlo ya.

La apertura de las piscinas de las comunidades de vecinos, en el aire

Óscar J.Barroso - Europa Press (EUROPA PRESS)

Con la llegada del buen tiempo y los avances en la desescalada las playas van acogiendo a los primeros afortunados que pueden disfrutar de ellas, algo que podrán empezar a hacer paulatinamente desde el lunes aquellos territorios que estén ya en la fase dos. Sin embargo, en las provincias de interior son las piscinas, municipales, privadas o comunitarias las que suelen aliviar el calor. Este verano, según advierten desde el Consejo General de Colegios de Administradores de Fincas, estas últimas –que estiman en unas 55.000-, con los requisitos establecidos en la Orden SND/414/2020 del Ministerio de Sanidad, corren el riesgo de no abrir.

Salvador Díez, presidente del Consejo General, señala que el problema no está en la regulación de los aspectos que el ministerio de Sanidad exige para la apertura de las piscinas de las urbanizaciones, sino en las medidas de control de aforo. “Nosotros, desde el punto de vista sanitario, que es lo que importa ahora, no proponemos ninguna solución, hay que acatar lo que diga la autoridad sanitaria y esto es indiscutible. Desde el punto de vista del control de las instalaciones creemos que se puede confiar en la gente, que existan autocontroles, que se deje a la responsabilidad de cada uno el control de las instalaciones” explica Díez, quien reconoce que, además de suponer un incremento del gasto en las comunidades de vecinos, que estima entre 2000 y 3000 si solo se cumplieran las exigencias sanitarias, existe un problema añadido: las juntas de vecinos, que son quienes tienen la última palabra, no se pueden reunir para tomar la decisión –ni para aprobar una nueva derrama, ni para cancelar, explica, un servicio que ya estaba presupuestado y aprobado-.

Las empresas de mantenimiento de piscinas tienen un punto de vista bastante alejado: “Lo que tenemos claro es que las piscinas se pueden abrir en verano” explica Daniel Campuzano, presidente de la empresa Aquaglass, quien subraya que, en cualquier caso, su sector se mantendrá activo porque, especialmente durante el verano, hay que mantener igualmente un cuidado tratamiento de las piscinas aunque no se abran al público. Sin embargo, señala Campuzano, estando ya a finales de mayo, el problema es más bien de tiempo. “En organizar una apertura segura de la instalación, y cumpliendo con todos los requisitos a efectos de normativa, se pueden ir tres o cuatro semanas fácilmente” advierte.

Y también los socorristas –que se exponen a perder miles de puestos de trabajo solo en Madrid- ven una salida clara. José Luis Revuelta, presidente de la Federación Madrileña de Salvamento y Socorrismo, apunta que, al final, “Es una cuestión de plantearnos si preferimos aceptar esto o no tener piscina, algo que en verano es de lo más socorrido, el poderte dar un baño en la piscina”. Y proponen que la regulación que se establezca para el uso de la piscina es la que ya se lleva a cabo en otras instalaciones comunitarias: “Es un planteamiento como cuando tienes una instalación en la que tienes que tener un horario, por ejemplo una pista de padel, que no pueden jugar 10 vecinos a la vez, si no que se regulan para pedir una hora. Al final, igual nos gustaría estar tres horas jugando al padel, pero solo podemos jugar una”, explica Revuelta.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?