Lunes, 13 de Julio de 2020

Otras localidades

El gran problema de reservar las vacaciones: el mayor miedo no lo cubre ningún seguro

¿Qué pasa si, al llegar al destino, me aplican una cuarentena por un positivo allí? ¿Y si me pongo enfermo justo antes del viaje?

Resolvemos algunas dudas con FACUA, la patronal hotelera y dos grandes compañías de seguros

El sector hotelero, resignado: "En el mejor de los casos, este verano no llegaremos a tener ni un 30% de los clientes que tuvimos en 2019"

Este verano, turismo con mascarilla para protegernos del coronavirus.

Este verano, turismo con mascarilla para protegernos del coronavirus. / GETTY

Después de un largo confinamiento y mucha tensión acumulada, las vacaciones de este año se antojan más necesarias que nunca. ¿Quién no sueña con una jornada de playa, un paseo por el campo o un buen arroz en una terraza con vistas? Si además elegimos un destino nacional, la inversión puede contribuir a reactivar la economía española. Pero aunque el número de contagios sigue bajando, la incertidumbre está afectando gravemente a las reservas.

"Cualquier previsión de ocupación es papel mojado porque, a día de hoy, el número de cancelaciones sigue siendo muy superior al de nuevas reservas", explica José María Mañaricúa, presidente de la Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo de Las Palmas (FEHT). "En el mejor de los casos, este verano no llegaremos a tener ni un 30% de los clientes que tuvimos en 2019", añade.

Los empresarios canarios –que suman una oferta de 450.000 plazas hoteleras– ya dan por perdido al menos un tercio de sus ingresos anuales (más de 4.000 millones de euros), pero confían en que el verano refuerce la imagen de Canarias como destino seguro de cara al inicio de la temporad alta, en noviembre.

Ramón Estalella, secretario general de la patronal hotelera española (CEHAT), confirma a la Cadena SER que no hay estimaciones de ocupación fiables, pero asegura que "si en julio llegamos al 20% sería un milagro" y lamenta que España esté siendo más restrictiva que competidores como Italia o Croacia.

"A nosotros nos gustaría que todo el mundo se hiciera un test antes de volar para proteger a nuestros trabajadores y garantizar que somos un destino limpio", explica Mañaricúa, quien además insisite en que, si se llegase a detectar algún positivo entre los clientes de un hotel, como pasó en Adeje a finales de febrero, no se activaría una cuarentena generalizada sino que se harían pruebas PCR en menos de 24 horas para trasladar a los infectados a un hospital, permitiendo al resto de clientes seguir disfrutando de sus vacaciones. "Ya se ha dado el caso, pero no se le ha dado tanta publicidad como al confinamiento del hotel de Adeje".

El papel de los seguros

¿Qué pasa, por ejemplo, si al llegar al destino se decreta un nuevo confinamiento y no se puede salir a la calle? ¿Y si nos ponemos enfermos justo antes de viajar? El sueño vacacional puede acabar convirtiéndose en una doble pesadilla: emocional y económica. El bajo número de reservas hoteleras, de hecho, confirma que buena parte de la sociedad española sigue siendo escéptica. Algo que los seguros de viaje podrían ayudar a revertir. Pero, ¿qué cubren exactamente?

Carlos Reolid, subdirector técnico de asistencia en viaje de Mapfre, explica que los seguros, por defecto, no cubren pandemias, así que "siendo algo excepcional, la situación se ha tratado de forma ordinaria". Es decir, que a quien ha enfermado por coronavirus se le ha cubierto como si hubiese enfermado por cualquier otra causa.

Pero la casuística potencial del COVID-19 es muy amplia. Rubén Sánchez, portavoz de FACUA, recomienda "máxima precaución" a la hora de contratar vacaciones porque "cancelar un viaje implica reclamar un dinero que quizá no nos quieran devolver y, aunque tengamos derecho, cuando se niegan hay que batallar".

Lo que no cubren los seguros

Hay que tener claro que si nos vamos de vacaciones y, estando ya en el destino, el Gobierno decreta un confinamiento que nos impide salir de la habitación del hotel o del establecimiento y, por lo tanto, disfrutar del viaje como teníamos previsto, nadie nos va a indemnizar. La hipotética cuarentena es quizá el mayor freno de los consumidores a la hora de reservar, el miedo a no poder disfrutar por factores externos a su propia salud, que es lo que siempre estaría cubierto. En eso coinciden todas las fuentes consultadas: FACUA, CEHAT, AXA y Mapfre.

"En un futuro pueden aparecer seguros que indemnicen bajo determinadas circunstancias, como ya ocurre con las coberturas de buen tiempo o de falta de nieve, para compensar de alguna forma que el objetivo de nuestro viaje no se está pudiendo cumplir. Pero actualmente no se dan por esos motivos", detalla Ignacio Gordillo, director de Hogar y Ocio de AXA.

Tampoco cubrirían un retorno anticipado si el motivo fuese solo el miedo a contagiarse. "El miedo no está cubierto", detalla Carlos Reolid. "Los seguros no cubren situaciones potenciales porque, aún estando en una ciudad donde se produzca un rebrote, podrías cogerlo o podría ser que no. No creo que haya ninguna aseguradora que cubra el miedo a contagiarte".

De la misma forma, los seguros pueden cubrir el coste de una maleta perdida y su contenido, pero nunca una indemnización que compense el tiempo que invirtamos en volver a comprar lo que hayamos perdido o, menos aún, su valor sentimental.

También quedaría exenta de la cobertura la cancelación de un viaje achacable a la compañía de transporte –sería esta quien debería asumir el coste–, cualquier percance producido a menos de 25 kilómetros del domicilio habitual o la asistencia médica cuando quedase demostrado que esta se ha producido con dolo (de forma intencional) o imprudencia manifiesta.

Lo que sí cubre un seguro de viaje

Todo depende de cada contrato, por supuesto, pero los seguros de asistencia en viaje se suelen contratar en grupo por lo que, si un miembro del grupo no pudiera viajar por una causa prevista en la póliza (enfermedad, convocatoria de examen oficial o muerte de un familiar, entre otras), la garantía cubriría a todos los miembros.

Carlos Reolidad, de Mapfre, también explica que muchos seguros incorporan la posibilidad de incluir una cláusula de "libre desistimiento" que, aunque encarece sensiblemente el producto, sí permite al beneficiario del mismo cancelar el viaje por cualquier motivo –incluido el miedo a contagiarse–, teniendo derecho a cobrar la garantía de cancelación. El único requisito sería cancelar antes del inicio del mismo.

Los seguros de asistencia en viaje suelen incluir también asistencia médica en destino y vuelta anticipada por motivos de salud o de accidente grave en el hogar. "Si hay retorno anticipado, sí hay una indemnización proporcional a los días no disfrutados, siempre en base al valor declarado de ese viaje", detalla Reolid. Si, por contra, el tratamiento de la enfermedad requiere una ampliación de la estancia, los seguros de asistencia en viaje de Mapfre cubren 10 días adicionales.

Un seguro de asistencia en viaje (que incluye asistencia médica, garantía de cancelación por un valor máximo de 1.000 euros y pérdida de equipaje) para tres personas que quieran pasar 15 días en Canarias este verano, por ejemplo, costaría en Mapfre 105 euros en total. Y con cláusula de libre desestimiento, 600 euros.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?