Jueves, 02 de Julio de 2020

Otras localidades

Telefonía móvil multimedia

Un mes con el Realme 5i: cuatro cámaras y una gran batería por menos de 200 euros

Las cámaras, la batería y el precio, sus puntos fuertes

Así es el Realme 5i.

Así es el Realme 5i. / Realme

Si estás buscando un teléfono móvil por menos de 200 euros, el Realme 5i es una opción muy interesante a tener en cuenta. ¿Por qué? Básicamente porque te ofrece las coberturas básicas de un usuario medio a un precio envidiable: una buena pantalla, una buena cámara y, sobre todo, una batería potente que aguante sin problema hasta el final del día. Todo ello por 159 euros, tal y como indica la compañía en su página web. Esta es nuestra experiencia con el teléfono móvil tras un mes de uso.

Nada más sacarlo de la caja, nos encontramos con un teléfono móvil de corte moderno que, a pesar de que cuenta con un cuerpo de plástico, pesa bastante (195 gramos). Un precio a pagar por una batería sobre la que hablaremos más adelante. A primera vista, el Realme 5i destaca por un panel LCD de 6,5 pulgadas en la parte delantera, por sus cuatro cámaras traseras en la parte posterior y por un lector de huellas trasero que, a la hora de la verdad, resulta bastante eficaz.

Un teléfono que se desenvuelve con soltura en tu día a día

Tras encender el teléfono móvil por primera vez nos encontramos con un dispositivo que dispone de una pantalla LCD de 6,5 pulgadas, relación de aspecto 20:9 y una resolución de 1.600 por 720 píxeles. A pesar de que no destaca por sus características, el Realme 5i cuenta con un brillo y nitidez lo suficientemente aceptables como para satisfacer las necesidades del usuario medio.

Después de configurar el teléfono móvil, y comenzar a cacharrear con él, nos encontramos con un dispositivo que va bastante fluido si lo comparamos con el resto de smartphones de su gama. Todo ello gracias a un procesador Snapdragon 665 con 4 GB de memoria RAM y 64 GB de almacenamiento ampliables que nos permitirán llevar a cabo las necesidades básicas del teléfono móvil con soltura. A pesar de que sufrirá cuando le pidamos lo mejor de sí, principalmente en algunos juegos, se desenvuelve fenomenal en el día a día teniendo en cuenta que es un móvil de gama de entrada

Cuatro cámaras sencillas y una inteligencia artificial que se ocupa del resto

El teléfono móvil destaca por cuatro lentes capitaneadas por una principal de 12 megapíxeles. Entre el resto de cámaras nos encontramos con un gran angular de 8 megapíxeles, una lente bokeh de dos y una cuarta para fotografía macro que nos permite sacar fotografías a cuatro centímetros de distancia. A pesar de que las lentes no sean las mejores del mundo, la inteligencia artificial incorporada al teléfono móvil le ayuda a sacar fotografías decentes.

Una inteligencia artificial que no es capaz de sacarle un mayor partido al resto de lentes del teléfono que, a pesar de que tratan de reflejar la realidad lo mejor posible, no están a la altura del sensor principal. Sobre todo el macro, ya que no es capaz de fotografiar con demasiada nitidez aquellos objetos situados a cuatro centímetros de distancia.

Su gran baza: la autonomía

Decíamos que el Realme 5i pesaba bastante para ser un teléfono móvil con cuerpo de plástico. Sin embargo, este detalle se le perdona porque parte del hándicap proviene de su mayor baza: la batería de 5.000 miliamperios. A pesar de que el teléfono móvil no dispone de carga rápida, podremos pasarnos hasta dos días sin cargarlo sin ningún problema.

Algo que también es posible gracias a la eficiencia del procesador y a una resolución de pantalla que nos permitirá sacar el máximo rendimiento a la batería. En las pruebas realizadas durante el último mes, hemos podido disfrutar de hasta nueve horas de pantalla haciendo un uso intensivo del teléfono móvil. Al ponerlo a cargar tras dos días de uso, el teléfono necesitaba hora y media para cargar al 50% y tres horas para realizar una carga completa.

Sus grandes inconvenientes: no tiene USB-C ni NFC

El teléfono móvil también tiene sus inconvenientes. Entre ellos que carece de USB-C. Mientras que la gran mayoría de teléfonos móviles que han salido al mercado durante estos últimos meses disponen de este tipo de conector, el Realme 5i se queda en un Micro USB que ha perdido la batalla y está condenado a la desaparición. También destaca la falta del NFC, una tecnología clave para la época en la que vivimos puesto que nos permite pagar desde nuestro teléfono móvil, por ejemplo.

Entre el resto de inconvenientes también chirría el exceso de bloatware (aplicaciones preinstaladas) desde que encendemos el teléfono por primera vez. El Realme 5i incorpora algunas aplicaciones que nos resultan de poca utilidad. De hecho, y a pesar de que la mayoría de ellas son fáciles de eliminar, hay algunas que nos lo pondrán algo más difícil.

Conclusión

El Realme 5i es una buena opción para todas aquellas personas que estén buscando un teléfono móvil sencillo a buen precio. La gran batería y sus cuatro cámaras se convierten en las principales bazas de un teléfono móvil que, a pesar de que no cuenta con tecnología NFC o USB-C, puede ser de largo recorrido. Todo ello por 159 euros, precio con el que ha llegado al mercado.

 

 

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?