Gastro
Coronavirus Covid-19

"Levantarte y que te vuelvan a tumbar": la impotencia de un cocinero de Huesca, obligado a volver a 'fase 2'

Iván Vilanova cuenta resignado que el teléfono de su restaurante ha vuelto a dejar de sonar

El rebrote detectado en el sur de la provincia de Huesca ha vuelto a congelar la actividad económica

La 'nueva normalidad' de Iván Vilanova. / RESTAURANTE CARMEN

Madrid

Binéfar, con algo menos de 10.000 habitantes, es la capital administrativa de la comarca de La Litera, una de las tres del sur de Huesca que han vuelto a implementar medidas de precaución equivalentes a las de la fase 2 a consecuencia de un rebrote originado, al parecer, en una empresa hostofrutícola de Zaidín. Muchos vecinos, de todas formas, culpan a los adolescentes que, en los últimos días, han celebrado fiestas sin respetar las distancias de seguridad.

Más información

"Ha sido un mazazo tremendo. Se nota en el ambiente. Todo el mundo está de mala hostia", explia Iván Vilanoca, chef del restaurante Carmen de Binéfar, referente gastronómico de la zona y reconocido por un Bib Gourmand de la Guía Michelin.

"El 90% de la economía de Binéfar se sustenta en la agricultura y la ganadería", explica. La lonja de Binéfar, de hecho, es la de referencia nacional para el ganado vacuno. Pero además de contar con dos grandes mataderos –Fribin y Litera Meat–, la comarca vive del cultivo de cereales y se beneficia de la intensa actividad frutícula que hay en otros municipios de la zona, tanto de Huesca como de Lleida.

"Convivimos permanentemente. Hay familias en las que uno trabaja en Huesca y el otro en Lleida", explica el chef. "Aquí hay una gran dependencia del público catalán y la limitación de la movilidad interprovincial se notó mucho".

La nueva normalidad de la cocina

Hace un año y medio, tras una década en Tamarite, la capital histórica de La Litera, Iván Vilanova decidió trasladar su restaurante a Binéfar. Acertó: "Siempre tienes días buenos y días malos, pero el resultado ha sido muy bueno. Binéfar tiene mucho dinamismo y recibe muchas visitas".

Las pruebas PCR realizadas en una empresa hortofrutícola del Bajo Cinca que ha registrado un brote. / GOBIERNO DE ARAGÓN

Pero en la segunda semana de marzo, todo cambió. "Se olía algo en el ambiente. Cada vez que llamaban era para cancelar una reserva. ¡Se cayó todo!", lamenta el chef. "Y lo he llevado mal. Hemos estado tres meses cerrados y, cuando estás acostumbrado a pasar 14 horas al día en el restaurante, de repente verte todo el día en casa... Lo único bueno es que he pasado mucho tiempo con mi hija".

Tras el mazazo de la crisis del coronavirus, Iván Vilanova decidió reabrir su negocio el martes pasado, disfrutando del 75% del aforo que permite la nueva normalidad y reincorponrando a tres de sus cinco trabajadores. "Hemos espaciado las mesas y ahora se está superancho en el restaurante", comenta. "La seguridad está por encima de todo. Si la gente no está cómoda, no tiene sentido".

Durante el fin de semana, de hecho, ya han notado las ganas que tenían muchos de sus clientes de reencontrarse con los platos de la carta: caracoles, ceviche... "Hemos hecho un remix de platos clásicos del restaurante. Platos que controlamos, que están ricos y que a la gente le gustan. Hay que entender en qué situación estamos. Ya llegará el momento de meter una marcha más", explica el chef.

"Hay que volverse a levantar"

Y es que, al preguntarle si ha vuelto a disfrutar de su trabajo, se muestra ambivalente: "Por un lado, sí. ¡Tenía muchas ganas de coger una sartén y volver a emplatar! Pero, por otro lado, tu cabeza solo piensa en el entorno, en si estamos aplicando bien las medidas... La obsesión es tal que no piensas en otra cosa. Además cocinas con mascarilla, te falta el aire y no puedes oler ni probar lo que estás cocinando. ¡Es horrible! Aún no me he acostumbrado".

La noticia del rebrote de Zaidín y, posteriormente, la decisión del Gobierno de Aragón de retroceder fase 2, ha sido un duro golpe. "Ayer se me caían las lágrimas", explica emocionado. "Ha sido un jarro de agua fría tremendo. Tienes la sensación de que se te vuelve a ir todo de las manos. No ves a nadie por la calle y ya no llama nadie para reservar. Somos la primera zona de toda España a la que le pasa esto. Normalidad... ¡y otra vez para atrás! Es muy duro".

El chef oscense sabe que lo que está viviendo esta semana es lo que otros muchos hosteleros van a tener que vivir en los próximos meses, pero se siente incapaz de dar un consejo. "Es que no sé ni cómo lo afrontaremos nosotros", responde. "Va a ser el pan nuestro de cada día. Hoy aquí y otro día en Mallorca, Albacete, Madrid... Pero hay que ser fuerte. Levantarte y que te vuelvan a tumbar... ¡No queda otra!".

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad