Sábado, 08 de Agosto de 2020

Otras localidades

Una investigadora española resuelve un problema matemático abierto hace 20 años

Tras cinco años de "lucha" ha recibido un reconocimiento por haber resuelto este problema teórico

María Cumplido, investigadora en matemáticas

María Cumplido, investigadora en matemáticas / Fundación BBVA

Se llama María Cumplido y ha sido la encargada de solucionar un problema matemático que llevaba 20 años sin resolver. La joven cordobesa de 28 años –investigadora en la Universidad de Edimburgo (Escocia)– ha centrado su tesis en los grupos de trenzas y los grupos Artin y por ello ha sido galardonada con el Premio de Matemáticas Vicent Cáseles de la Real Sociedad Matemática Española y la Fundación BBVA 2020. Tras cinco años de "lucha" ha recibido un reconocimiento por haber resuelto este problema teórico que presentó en Rennes (Francia), donde ha desarrollado su trabajo.

Según ha revelado María en la sección Materia de El País ha asegurado que empezó a investigar estos elementos porque le parecían "bonitos" y por ello sentía intriga e interés. La investigadora ha admitido que estos descubrimientos podrían tener aplicaciones futuras en criptografía, dispositios cuánticos y seguridad. Las trenzas son objetos matemáticos que describen el movimiento de puntos en un mismo plano, sin que estos se toquen. Este movimiento puede ser utilizado para mezclar cuerdas, por eso reciben el nombre de "trenza". Por su parte, los grupos de Artin son misteriosos, pero de las trenzas se tiene más información porque se pueden definir usando la geometría o el álgebra. "Queda todavía muchísimo por descubrir. Las propiedades de estos grupos no se conocen con precisión y por eso quiero seguir en esto e intentar orientarme a grupos que no he analizado”, ha explicado Cumplido.

María Cumplido ha destacado que "nunca" tuvo la intención de encontrar la solución a este problema pero que sería "fantástico" que "si lo que descubro puede servir dentro de 50". "Los teoremas y algoritmos que se utilizan hoy para nuestros dispositivos fueron descubiertos hace decenas de años. Estoy segura de que los matemáticos de entonces empezaron a buscar y pensar porque ese problema o misterio les parecía interesante en sí mismo".

Asimismo, la investigadora que empezó a estudiar en la Universidad de Sevilla ha subrayado que echa de menos su tierra, Andalucía, pero ha señalado que es en Europa donde le ofrecen mejores puestos (ha estado en Francia y Escocia): "Me he ido, no porque quisiera, sino porque me daban oportunidades y condiciones que en mi país no me ofrecían". Fue con 13 años cuando empezó su interés por las matemáticas ya que le "aburrían las actividades de las niñas", algo que sus compañeras usaban para hacerle el vacío. "Estoy convencida de que, si en vez de ser una chica, hubiese sido un chico, no habría pasado por lo mismo –ha dicho– Se acepta más de un hombre que sea un empollón que de una mujer. Está muy estigmatizado". "Hacen creer a los niños que el cerebro de las mujeres es distinto al de los hombres y que ellas no pueden tener el mismo nivel de matemáticas. Por lo tanto, desde los cinco años, no se creen capaces. Si hemos conseguido estar donde estamos es gracias a hombres que han creído en nosotras. Mi director de tesis me repetía sin cesar cuando lloraba que, por supuesto, valía y mucho".

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?