Domingo, 20 de Septiembre de 2020

Otras localidades

NBA

La NBA, en el contexto menos deportivo de la historia

El coronavirus y el conflicto racial han acaparado todos los focos en la antesala del regreso de la competición

DeMar DeRozan y Russell Westbrook, durante una manifestación para alertar de la importancia de acabar con la discriminación racial en EEUU

DeMar DeRozan y Russell Westbrook, durante una manifestación para alertar de la importancia de acabar con la discriminación racial en EEUU / Getty Images

Que la NBA regrese este jueves por la noche es algo que hace no mucho era impensable. Y no, no solo por la pandemia generada por el coronavirus. El asesinato de George Floyd a manos de la policía generó un debate dentro de la propia liga sobre si era mejor reactivar la competición o no.

De hecho, los debates sobre si este o aquel equipo son más favorito o quién apunta a llevarse el MVP de la temporada, algo que a pocos partidos de los play-offs suele estar en boca de todos, no han comenzado hasta hace pocos días.

La preocupación por la salud de todos debido al hecho de que precisamente Florida, el estado que alberga la burbuja creada por la NBA, ha sido el estado en el que más contagios por coronavirus ha habido en las últimas semanas, le han restado protagonismo a la situación deportiva. Lógicamente, todos se preocupaban más por el "¿habrá NBA?" que por el "¿quién ganará la NBA?".

Un debate que internamente en la liga ha sido importante y que ha generado bajas importantes como las de Trevor Ariza, Avery Bradley o varios jugadores de los Nets que dieron positivo, como por ejemplo Spencer Dinwiddie o DeAndre Jordan.

No obstante, mayor fue el debate que se generó por la situación racial del país. El asesinato de George Floyd a manos de la policía norteamericana provocó una ola de críticas y manifestaciones que incluso hicieron que el coronavirus pasase a un segundo plano.

El cuatro de junio la NBA anunciaba oficialmente que regresaría este 30 de julio y cuando todo parecía que estaba atado, apenas una semana después Kyrie Irving lideraba una rebelión que ponía en jaque el regreso de la competición.

El base de los Nets, con el apoyo de muchos otros jugadores de la liga, consideraba que era más importante seguir peleando por los derechos de los afroamericanos que volver a jugar. Otros, en cambio, consideraban que el regreso de la NBA podría servir como un escaparate perfecto para promover el fin del racismo en Estados Unidos.

Finalmente la NBA va a poder volver este jueves pero lo hace con muchas piedras en su mochila. Dependiendo del resultado y del apoyo y motivación que preste la liga de baloncesto a la lucha contra el racismo, se verá si era más necesario jugar qué no hacerlo, más allá de la necesidad económica que pueda existir en el entorno NBA.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?