Sábado, 28 de Noviembre de 2020

Otras localidades

La Luna

La NASA confirma que hay agua en la Luna y que podría ser utilizada por los astronautas

Según los datos enviados por una sonda de la NASA, la superficie lunar alberga unos 38.000 kilómetros cuadrados de zonas que siempre están a la sombra y que podrían se capaces de conservar agua en forma de hielo, según acaba de anunciar la Agencia Espacial de Estados Unidos

La luna llena de abril, también conocida como luna rosa, captada el 7 de abril desde Nijmegen.

La luna llena de abril, también conocida como luna rosa, captada el 7 de abril desde Nijmegen. / Getty Images

La NASA ha presentado este lunes dos nuevos descubrimientos que confirman la presencia de agua en la Luna. El primero de ellos se ha realizado con el observatorio SOFÍA, que está instalado en un avión 747, y que ha detectado en un cráter de la Luna la prueba "inequívoca" de la presencia de agua molecular, es decir la famosa fórmula química del H20.

Mientras tanto el otro estudio sugiere que puede haber agua congelada en el 0,1% de la superficie de la Luna (aproximadamente unos 40.000 kilómetros cuadrados), porque existen miles de zonas con sombra permanente que pueden ahora albergar depósitos ocultos de agua congelada, de los que un 40 % están en el sur de nuestro satélite.

Hace dos años ya se habían detectado signos de hidratación en la superficie lunar, particularmente alrededor del polo Sur, que posiblemente correspondían a la presencia de agua, pero el método empleado no podía diferenciar si se trataba de agua molecular (H2O) o de hidroxiles (radicales llamados OH).

Los investigadores estiman que la abundancia en las altas latitudes meridionales es de 100 a 400 gramos de H2O por tonelada de regolito, el material del que está formado la superficie lunar.

Pequeños parches de hielo 

Los depósitos ocultos de agua congelada podrían ser mucho más comunes en la superficie de la Luna, según una nueva investigación dirigida por la Universidad de Colorado Boulder, en Estados Unidos y que usa los datos que ha enviado a la Tierra una sonda de la NASA: "El Orbitador de Reconocimiento Lunar". Además, en algunos casos, estos pequeños parches de hielo pueden existir en sombras permanentes que no superen el tamaño de una moneda pequeña.

"Si puedes imaginarte parado en la superficie de la luna cerca de uno de sus polos, verías sombras por todas partes", explica Paul Hayne, experto del Laboratorio de Física Atmosférica y Espacial en la Universidad de Colorado Boulder. Pues bien, "muchas de esas pequeñas sombras podrían estar llenas de hielo".

En un estudio que publica este lunes en la revista 'Nature Astronomy', Hayne y sus colegas han explorado estas zonas lunares llamadas "trampas frías", porque están en un estado de oscuridad eterna, porque no han recibido ni un rayo del sol en miles de millones de años.

Basándose en datos detallados del 'Lunar Reconnaissance Orbiter' de la NASA, estos investigadores estiman que la luna podría albergar aproximadamente 15.000 millas cuadradas de sombras permanentes en varias formas y tamaños, depósitos que también podrían ser capaces de conservar agua a través del hielo. "Si estamos en lo cierto, el agua será más accesible para beber, para combustible de cohetes, y para todo lo que la NASA pueda necesitar agua", asegura con evidente satisfacción el profesor Hayne.

Cráter

A modo de ejemplo, estos investigadores proponen una visita al cráter Shackleton que está situado cerca del polo sur de la Luna. Este enorme cráter de impacto alcanza varias millas de profundidad y se extiende alrededor de 13 millas de ancho. Debido a la posición de la Luna en relación con el sol, gran parte del interior del cráter está permanentemente en sombra, una falta total de luz solar directa que hace que las temperaturas en el interior oscila alrededor de los menos 184 grados centígrados. "Las temperaturas son tan bajas en las trampas frías que el hielo se comportaría como una roca", dice Hayne. "Si el agua entra allí, no se irá a ninguna parte durante mil millones de años".

Según los cálculos de este equipo de científicos, los polos norte y sur de la Luna podrían contener una gran cantidad de protuberancias capaces de albergar sombras permanentes, muchas de ellas de solo un centímetro de ancho. Estimaciones anteriores fijaban el área de las trampas frías en la luna en alrededor de 7.000 millas cuadradas, aproximadamente la mitad de lo que habían predicho Hayne y sus colegas.

Minería de agua

Sin embargo, este equipo de científicos no puede probar que estas sombras realmente contengan bolsas de hielo, porque la única forma de demostrarlo sería ir allí en persona o con vehículos de exploración y ponerse a excavar. Pero, según la NASA, los resultados son "prometedores", y las misiones futuras podrían arrojar aún más luz sobre los posibles recursos hídricos de la luna. De hecho, este equipo ya está liderando un proyecto de la NASA llamado 'Lunar Compact Infrared Imaging System', que tomará imágenes panorámicas sensibles al calor de la superficie de la luna cerca de su polo sur en 2022.

Si los hallazgos de este equipo se confirman, es posible que los astronautas no necesiten adentrarse en estas sombras oscuras y profundas, sino que podrían caminar y encontrar uno que tenga un metro de ancho y que probablemente albergue hielo.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?