X
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte publicidad personalizada a través del análisis de tu navegación, conforme a nuestra política de cookies

Sociedad

El informe del Gobierno sobre el impacto del coronavirus en las residencias de ancianos desgrana qué falló

La Cadena SER ha tenido acceso al documento que señala las lecciones aprendidas y las medidas adoptadas e incluye anexos de la situación comunidad por comunidad

Entre el 47 y el 50% del total de fallecidos por COVID en España durante la primera oleada eran ancianos que vivían en residencias

Un anciana residente recibe a un familiar durante la pandemia. / Marta Fernández - Europa Press - Archivo (Europa Press)

El presidente Pedro Sánchez anunció en abril la elaboración de un documento sobre el impacto del coronavirus en las residencias de ancianos y fue presentado este jueves a las comunidades autónomas. Este informe, al que ha tenido acceso la Cadena SER, analiza fundamentalmente lo que sucedió en los geriátricos durante la primera oleada de la pandemia. A lo largo de las 115 páginas del documento titulado Informe del grupo de trabajo COVID-19 y residencias se desgrana qué falló en los geriátricos, las lecciones aprendidas y las medidas adoptadas e incluye anexos de la situación comunidad por comunidad.

Las cifras que revela este informe coinciden casi con total exactitud con las que semana a semana desde el mes de marzo ofreció -y sigue ofreciendo- la SER a través de su red de emisoras. En la primera oleada, el Gobierno asegura que murieron por coronavirus 20.268 ancianos en las residencias y -como contamos en reiteradas ocasiones- prácticamente la mitad de ellos -9.904- fallecieron con síntomas compatibles pero sin que se les pudiera hacer la prueba que confirmara que tenían el virus. Esto significa que no figuran en la estadística oficial de muertos por coronavirus que publica cada día el Ministerio de Sanidad.

El informe asegura que entre el 47 y el 50% del total de fallecidos por COVID en España durante la primera oleada eran ancianos que vivían en residencias. Este patrón -algo en lo que no entra el informe- también se está repitiendo en esta segunda oleada, según el seguimiento que mantiene la SER.

El documento elaborado por el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030 asegura que hay unas 5.500 residencias en España en las que vivían 334.000 mayores hasta la llegada de la pandemia. Durante la primera ola murieron el 6,1% de los ancianos, una de las cifras más alta -si no la más- de los países de la OCDE. Esta cifra es superior a la de países como Reino Unido, Bélgica o Estados Unidos.

Según el seguimiento que mantiene la SER, en esta segunda oleada han muerto alrededor de 6.500 ancianos, que se suman a los 20.000 de la primera ola, lo que eleva al 8% la población mayor que ha perdido la vida en los geriátricos por culpa del coronavirus.

¿Qué medidas propone el informe para mejorar la situación en las residencias?

El informe insiste en la importancia de realizar pruebas periódicas, tanto a los residentes como a los trabajadores, y destaca en este capítulo el papel que pueden desempeñar los test de antígenos. Pide aislar rápidamente los brotes, articular centros intermedios de atención para sacar cuanto antes a los contagiados de las residencias, mejorar la ventilación y la desinfección de las zonas comunes.

También hace hincapié en limitar el aislamiento de los ancianos al tiempo estrictamente necesario porque los efectos de la soledad son muy negativos y hay que ponderar los riesgos que conlleva evitar un contagio. En este sentido, urge a mejorar lo máximo posible las visitas para que sean seguras. También reclama mejorar la comunicación a los residentes y especialmente a sus familias por la tremenda ansiedad que provocó en la primera ola la falta de información sobre lo que estaba con sus mayores.

El informe tampoco se olvida de los trabajadores de las residencias y el brutal impacto emocional que han sufrido. Por eso, reclama apoyo psicológico para ellos y formación en el uso de materiales de protección y distintos protocolos de actuación.