Sábado, 15 de Mayo de 2021

Otras localidades

Videojuegos

Animal Crossing nos ha hecho libres: el 'boom' gamer en plena pandemia del coronavirus

Mientras el mundo colapsa por la pandemia, este juego de Nintendo ha hecho a los jugadores más libres y capaces de evadir incluso la ansiedad en tiempos de COVID-19

Grupo de amigos en la playa de una isla de Animal Crossing: New Horizons.

Grupo de amigos en la playa de una isla de Animal Crossing: New Horizons. / Alba Carbajal

Imagínese vivir en una isla paradisiaca donde el dinero cae de los árboles, donde sus vecinos son animales que hablan y siempre, o casi siempre, hace sol y buen tiempo (y cuando no lo hace, al menos podrás pescar Celacantos). Cuando pasamos meses encerrados en casa y el tiempo atribulaba, Animal Crossing: New Horizons arribó al mercado de Nintendo y cautivó de una manera formidable a su público. Para muchos ha sido el ‘boom’ de la pandemia, el juego que ha vivificado y ha vencido al aburrimiento del confinamiento. Una vía de escape que llegó en el momento adecuado, y todo ello detrás de una simple pantalla.

Una copia del videojuego Animal Crossing: New Horizons en un centro comercial. / Anthony Wallace (GETTY IMAGES)

El último juego de la saga que causó sensación fue el Animal Crossing New Leaf para Nintendo 3DS en 2012. El primero, Dobutsu no Mori (Bosque de los animales) para Nintendo 64, se remonta a 2001 y no salió de las fronteras de Japón. Ahora, 19 años después, Animal Crossing: New Horizons ha roto casi todos los récords de ventas y jugadores. A tan solo 11 días de su lanzamiento, consiguió vender 11,77 millones de unidades en el mundo, convirtiéndose en el juego con mejor lanzamiento de Nintendo Switch y segundo más vendido de la consola, situándose tan solo por debajo del Mario Kart 8 Deluxe. Ha sido nombrado juego del año de Nintendo y a 31 de diciembre de 2020 ya había vendido 31,18 millones de unidades en todo el mundo. La pregunta es… ¿por qué este éxito?

"El confinamiento domiciliario supuso que muchas personas utilizaran los videojuegos como vía de escape"

Unos achacan su éxito a la fecha de lanzamiento, justo una semana después de que se decretara el estado de alarma en España y gran parte del mundo. El confinamiento domiciliario supuso que muchas personas utilizaran los videojuegos como vía de escape a la situación pandémica y Animal Crossing: New Horizons fue un paréntesis en forma de mundo paradisíaco. El juego perfecto en el momento adecuado.

Orígenes y modelo capitalista

A pesar de sus múltiples ediciones, Animal Crossing siempre se ha regido bajo unos mismos patrones. Llegas nuevo a un pueblo en el que te ofrecen una casa, tu meta va a ser siempre conseguir una casa más grande, unos muebles mejores y una apariencia más acorde. Según llegas ya aparecen las primeras deudas.

En Animal Crossing: New Horizons, nada más aterrizar, aparece Tom Nook auto proclamándose presidente y dueño del “Plan de Asentamiento en Islas Desiertas” y exigiendo una cuota por el billete de avión, el móvil que te acaba de ofrecer (de su propia compañía, por supuesto), el alojamiento, la mano de obra y las tasas. Este mapache, odiado por muchos a lo largo de la saga, tiene fama de avaro y usurero, todo un “mapache de negocios”. Algunos, incluso, comparan a Nook con Jesús Gil.

En definitiva, este juego se rige bajo un modelo de consumo capitalista, el cual propone un sistema de convivencia en un pueblo pequeño cuyas deudas enriquecen a la banca, representada en este caso por Tom Nook. Por ejemplo, cuando este nos entrega nuestra casa, nos obliga a hipotecarla y pagarla en cuotas, una hipoteca interminable a medida que se van añadiendo metros cuadrados al hogar, tal y como se haría en el mundo real.

El efectivo del juego son las ‘bayas” y van a ser la moneda de cambio para poder obtener cualquier tipo de bien o servicio; desde comprar ropa, muebles u otros utensilios hasta cambiarte el peinado en Wild World o construir puentes y rampas en New Horizons. Una experiencia de juego que navega entre el ‘arcade’ y el ‘roleplay’ a lo puramente capitalista.

Para muchos, un simple juego; para otros, un bálsamo para la ansiedad

Animal Crossing: New Horizons ofrecía un paréntesis en medio del confinamiento que muchos necesitaban. Un videojuego de progresión lenta, que no entiende de armas, ni muertes, ni enfermedades; un mundo basado en luz, vida y color. Además, este juego ofrecía una oportunidad que en aquellas fechas la realidad no nos podía permitir: la posibilidad de visitar a amigos y viajar a otros lugares.

El modo online de Nintendo Switch hacía posible viajar entre las islas de otros jugadores. Fue gracias a Twitter y otras redes sociales cómo se formó una comunidad de amantes de la saga que podían relacionarse entre ellos, organizar eventos en sus islas o simplemente desconectar. Ese punto de desconexión que a muchos les dio, literalmente, la vida.

En una encuesta realizada a 406 personas que juegan a Animal Crossing: New Horizons, el 89,6% de ellos obtuvieron el juego durante el confinamiento, aunque un 22,5% no planeaba hacerlo desde entonces. El 90,8% afirmó que efectivamente, el juego tuvo un papel importante durante el encierro en casa. Además, el 72,2% padeció algún tipo de ansiedad y, de ellos, al 67,3% el juego le ayudó a controlarla. Para aquellos que no padecían ningún tipo de ansiedad o depresión, un 90,1% afirmó que el videojuego le ha servido, de alguna manera, como vía de escape durante momentos complicados (click para acceder a los gráficos).

Con el mundo confinado, este título ha sido lo que mucha gente esperaba con ansia. Un ansia que ocultaba problemas y trastornos como la depresión, la ansiedad o los ataques de pánico. Una vía de escape materializada en un videojuego. Es el caso de Blanca Sánchez, una malagueña de 23 años a la que han diagnosticado depresión y que sufre “ansiedad nerviosa y ataques de pánico fuertes desde hace un año y medio”, por lo que debe recurrir a medicación.

"Me afectó tanto el vacío que tenía que necesitaba una vía de escape"

Blanca vivió su particular confinamiento, como cada historia: sola con sus padres, con quienes no tiene "una buena relación" y sin su novio, quien se fue a Holanda. La soledad, a veces buena, a veces mala, puede ser una buena compañía o puede consumirte el alma. Con su pareja a miles de kilómetros y confinada, toda esta situación le provocó "impaciencia y nervios, además de ser una paciente diagnosticada con ansiedad medicada". La llegada de Animal Crossing al mercado fue un bálsamo para la joven: “Ha sido un videojuego que me ha ayudado muchísimo, jugar significó pasar un buen rato, tranquilizarme y tener momentos de relax y paz mental”.

"Me afectó tanto el vacío que tenía que necesitaba una vía de escape aparte del arte, la música, el cine... En este caso Animal Crossing a mí me ha ayudado muchísimo al padecer ansiedad nerviosa, y hace un mes que me han diagnosticado depresión", explica la malagueña. "Yo digo, como persona que sufre esto, que es muy importante mantener la cabeza despejada, tenerla en algo que te haga sentir creativo y que te de ideas y no tener la cabeza apagada. No sólo a mí, sino a millones de personas que nos ha beneficiado muchísimo por el hecho de que nos ha creado un vínculo increíble", sentencia.

Tampoco está sola. Tiene una gran familia detrás y no es la de sangre. La comunidad que este juego ha creado en Twitter es, prácticamente, inabarcable. Miles y miles de seguidores copan la feed de la red social del pájaro azul intercambiando objetos, haciendo quedadas en islas o, simplemente, apoyándose con los problemas personales de cada uno. "Es una locura la de gente que he conocido, tan bellas personas de todos los lados", comenta.

Otro caso similar es el de Aroa Álvarez, una joven asturiana residente en Portugal a la que el juego le supuso una forma de evadir su mente frente al duelo en el que se debatía en su día a día. Aroa perdió a su hija Marta hace poco más de un año y el confinamiento fue una etapa psicológicamente dura, su isla de Animal Crossing se convirtió en su pequeño oasis de paz mental. “Literalmente evadía mi mente de esos pensamientos que me machacaban y torturaban tanto. La música, los sonidos… Todo me ayudaba a calmarme”, explica Aroa. Decidió decorar su isla en base a sus recuerdos, un pequeño paraíso personal llamado Ataraxia. Cada rincón cuenta con símbolos que representan a Marta, todo un homenaje que le ayudó a conectar aún más con ella.

Aroa junto a su pareja Daniel en una de las zonas de Ataraxia dedicada a su hija Marta. / Aroa Álvarez

Gracias al lanzamiento de este título, la joven asturiana ha vivido momentos dignos de recordar: “Lo mejor y más bonito que viví en este juego fue cuando, tras una semana de dudas y bloqueos mentales sobre si volver a intentar ser mamá o no, me fui a visitar islas del sueño (islas de otros jugadores) y di con una que se llamaba Vega. En esa isla estaba la insulana que curiosamente de llamaba Marta y que tenía como saludo ‘Sé feliz’. Lloré tanto y me sentí tan liberada al ver eso, que sentí que Marta realmente me estaba diciendo a mí que continuase y volviese a intentarlo. Desde ese día estoy en búsqueda de embarazo de nuevo”, cuenta llena de emoción.

¿Qué papel juega la medicina en esto? La depresión, usualmente, rechaza los tratamientos médicos y, muchas veces, deriva en la prolongación del paciente. El doctor Regine Galanti, también autor del libro ‘Alivio de la ansiedad para adolescentes’, en una entrevista a Newsweek mencionó que “en mitad de una crisis, encontrar algo que disfrutas es realmente muy importante”. Enrolarse en una actividad que te evade, lo llama una “distracción positiva”.

"Recurrir a un juego como Animal Crossing puede ser una excelente manera de reprimir los síntomas de la ansiedad"

Además, el doctor Galanti también señaló que “el ciclo constante y pesado de noticias relacionado con la propagación del coronavirus tiene potencial para desencadenar en ansiedad”. Para evitarlo: jugar. “Está bien. Es una gran idea mantenerse alejado de las noticias o limitar su consumo, por lo que recurrir a un juego como Animal Crossing puede ser una excelente manera de reprimir los síntomas de la ansiedad. Es completamente saludable intentar escapar ahora mismo”, sentenció.

Desde mítines políticos hasta manifestaciones feministas, una realidad más allá de la pantalla

No es ninguna sorpresa que Animal Crossing: New Horizons ofrece múltiples posibilidades a sus jugadores, muchas que incluso no estaban previstas por sus propios creadores. Cuando el mundo se vio obligado a encerrarse en casa, el videojuego de Nintendo ofreció una nueva vía para realizar aquellos eventos que en aquel momento no eran posibles de forma presencial.

En el mes de abril, surgieron en Hong Kong manifestaciones dentro del propio juego. Los usuarios crearon diseños personalizados con pancartas y se reunieron en islas creadas para acoger pequeñas manifestaciones en línea y subir capturas con sus mensajes. En el caso de Hong Kong, pretendían criticar el proyecto de ley de extradición China presentado por el gobierno de Carrie Lam.

Estas no han sido las únicas reivindicaciones a las que el videojuego ha dado cabida. En mayo de 2020, un grupo de jugadores mexicanas hicieron uso del título para reivindicar un feminicidio. Se trata del caso de Diana Carolina Raygoza Montes, una joven de 21 años estudiante de Derecho en la Universidad Autónoma de Nayarit asesinada en su propio domicilio. La iniciativa de estas jugadoras consistía en reivindicar con pancartas diseñadas en el juego la injusticia por la muerte de Diana. Consideraron que, debido al COVID-19, no era el mejor momento para salir a la calle, pero eso no les quitó las ganas de hacerse oír. Su mensaje acabó viralizándose y recibieron un gran apoyo en redes sociales.

Algunas organizaciones se han unido a esta iniciativa de manifestarse vía online. Es el caso de PETA (Personas por el Trato Ético de los Animales), quienes han encontrado en el videojuego una forma de comprometerse con la libertad de los animales marinos. La protesta, organizada en TikTok, cuenta ya con más de dos millones de reproducciones y en ella podemos ver a algunos miembros de la asociación frente al museo del juego exigiendo la libertad de los animales. No es la primera vez que PETA utiliza Animal Crossing para su causa, poco después del lanzamiento del juego publicaron una guía explicativa de como disfrutar del título sin cazar bichos ni peces. Ambas publicaciones se difundieron por Twitter y los usuarios reaccionaron desde el humor ante una situación tan inusual.

De manifestaciones animalistas a mítines políticos, los servidores de Animal Crossing: New Horizons han acogido eventos que los creadores del juego nunca se hubieran esperado. El actual presidente de Estados Unidos, Joe Biden, lanzó una campaña electoral en Animal Crossing en la que sus seguidores podían descargarse diseños y carteles de apoyo a su candidatura. Según señaló su director de asociaciones digitales para la campaña, Christian Tom, eso suponía una nueva y creativa forma de innovar y encontrarse con los votantes. La isla el presidente, llamada Biden HQ, contiene múltiples espacios que van desde puestos de helados y estaciones de trenes en miniatura, hasta carteles y merchandising exclusivo de campaña. Incluso el propio Biden pasea por la isla para que sus visitantes puedan realizarse selfies virtuales con él. Una nueva forma de interactuar que ha convertido el mundo ficcional en un universo cada vez más cerca de la realidad.

De viaje por el mundo con Animal Crossing: desde Ciudad de México hasta Tokio, pasando por Nueva York

Cada isla es un mundo o, mejor dicho, una ciudad o lugar distinto. Jugadores de todo el mundo recrean sus orígenes o lugares idílicos. México, Tokio, Nueva York… Da igual, las posibilidades son casi tan infinitas como los jugadores. ¿Por qué hablar un videojuego si también os lo podemos enseñar? El primer destino, Ciudad de México, en el país de las mil maravillas.

Cadena SER

Japón, de obligada aparición

Y es que es la cuna de los ‘gamers’, de la industria de los videojuegos, la casa de Nintendo, y, como no, de Animal Crossing. La ciudad nipona luce, en este caso, extremadamente ‘kawaii’.

Isla de Animal Crossing: New Horizons inspirada en Japón. / Alba Carbajal

Y hasta la Gran Manzana

Pasear por las calles de Nueva York, hacerse fotos junto a la Estatua de la Libertad o disfrutar de unas vistas increíbles, ¡sin moverse de casa!

Isla de Animal Crossing: New Horizons inspirada en New York. / Alba Carbajal

La imaginación de los jugadores vuela alto y las creaciones que han realizado durante estos meses han servido para crear pequeños paraísos digitales en medio de un caos mundial.

Un juego marcado por la pandemia, muchos jugadores marcados por un juego. Nintendo ofreció una vía de escape en el momento adecuado y muchos han aprovechado este oasis de paz para calmar su ansiedad. Animal Crossing: New Horizons vino pisando fuerte y ha conseguido dejar huella.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    • Notice: Undefined variable: lb_es_acceso_con_movil in /mnt/filerprod/html/produccion/datos/rhabladas/cadenaser/ser/templates/includes/v3.x/v3.0/include_player_permanente.html on line 118

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?