"Creo que él estaba incómodo en el Gobierno, se ha sentido incómodo en su labor de vicepresidente y ha tomado esta decisión porque de alguna manera es una forma de aceptar tácitamente una autocrítica sobre la manera en la que ha dirigido el partido que él mismo creó", explicaba Carmena.