Viernes, 18 de Junio de 2021

Otras localidades

Asesinatos

Seis años de cárcel por arrojar a una mujer desde un puente en Fuenlabrada: "Desaparece, a tomar por culo"

La Audiencia de Madrid ha impuesto una condena de 6,5 años a un joven que en 2017 arrojó desde un puente de tres metros de altura a una conocida con la que había asistido a una boda

El agresor, antes de arrojar a la joven por el puente, le dijo que "pues desaparece, a tomar por culo"

Imagen del puente en la calle Móstoles de Fuenlabrada por el que fue arrojada la víctima

Imagen del puente en la calle Móstoles de Fuenlabrada por el que fue arrojada la víctima / Google Street View

Un hombre ha sido condenado a seis años y medio de prisión por arrojar a una mujer desde un puente de más de tres metros de alto en la localidad madrileña de Fuenlabrada, cayendo la víctima además por una calle transitada por coches. La sentencia, que también le obliga a indemnizar con más de 200.000 euros a su víctima, explica que la joven tuvo que ser operada varias veces después de la caída y que sigue padeciendo secuelas a día de hoy.

Los hechos, según la sentencia a la que ha tenido acceso la Cadena SER, tuvieron lugar en la localidad madrileña de Fuenlabrada en julio de 2017. Un grupo de personas volvía de madrugada de una boda cuando, por sorpresa, uno de los hombres cogió a una mujer por los hombros y la arrojó por encima de la valla del puente de la calle Móstoles, cerca del ayuntamiento, al grito de "pues desaparece, a tomar por culo". La joven cayó desde una altura de casi cuatro metros y el agresor se marchó de allí sin dar explicaciones mientras el resto de invitados de la boda intentaba socorrerla.

La caída, tras la cual la víctima quedó tendida en una carretera transitada por coches, tuvo consecuencias graves para la mujer: diversas fracturas en piernas y brazos que obligaron a la víctima a pasar varias veces por quirófano y con serias limitaciones de movilidad a día de hoy sin que, según la sentencia, se puedan descartar nuevas operaciones. El acusado fue detenido al día siguiente y además de reconocer el crimen dijo a los agentes que "no me ralléis, dejadme en paz".

La Audiencia Provincial de Madrid acaba de condenarle a seis años y medio de cárcel por un delito de asesinato en grado de tentativa con atenuantes de embriaguez y dilaciones indebidas además de la obligación de indemnizar a la víctima con más de 200.000 euros y la prohibición de acercarse a menos de medio kilómetro de ella durante una década. La sentencia todavía es recurrible ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid.

El primo de la novia

Las alegaciones de los testigos reflejadas en la sentencia revelan cómo la víctima y al agresor se conocieron esa noche en la boda. Él era el primo de la novia y, según dijo un testigo, tenía "un mal beber" pero no presentó ninguna actitud violenta hasta el momento de irse a casa: varios invitados caminaban sobre el puente de la calle Móstoles de Fuenlabrada de vuelta a casa cuando agarró a la joven por los hombros lanzándola por encima de la valla y al vacío desde casi cuatro metros de altura con coches pasando por debajo.

El acusado reconoció los hechos cuando la Policía acudió a su casa esa misma mañana: "Eexpresamente reconoció que se le había ido la cabeza y que la había lanzado desde un puente, mostrándose muy arrepentido", un arrepentimiento que reiteró durante el juicio y durante el turno de última palabra aunque su estrategia de defensa ha pasado por afirmar que no recuerda lo sucedido.

Han sido los testimonios de la víctima y de los testigos los que han llevado a su condena. Ella contó cómo todo transcurrió con normalidad hasta que "al llegar al puente se puso en frente de ella caminando de espaldas y extendiendo los brazos para impedirle el paso" y que "en ese momento notó que se ponía verbalmente agresivo" hasta que un amigo tuvo que intervenir "para que la dejara tranquila, si bien de repente le cogió de los hombros y la puso de espaldas a la barandilla, llegando ésta a la altura de su cintura, y tras decirle "vete a tomar por culo", sin darle tiempo a reaccionar y sin haber existido ningún forcejeo previo, la empujó y cayó de espaldas por el puente".

"No pudo hacer nada"

Los jueces de la Audiencia Provincial, con el magistrado Francisco Javier Teijeiro como ponente, razonan que nos encontramos ante un delito de asesinato y no de homicidio porque actuó con alevosía. "Nada pudo hacer más allá de un vano intento de sujetarse a la valla protectora para amortiguar su caída ante lo inesperado y sorpresivo del empujón que recibió", dicen los jueces, pero "lo que no puede ponerse en duda es que una caída desde una considerable altura (casi cuatro metros) sobre el pavimento de una calle es susceptible de producir tan graves heridas que de ellas se derive la muerte".

Conceden los jueces que "es posible que el propósito del acusado no fuera el directo de matar" pero "está claro que se desentendió por completo y aceptó el resultado que se produjera". Aplican además atenuantes de embriaguez por haber bebido alcohol durante la boda y de dilaciones indebidas por los retrasos del proceso pero no por reparación del año ya que sólo consignó 7.000 euros poco antes del juicio.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    • Notice: Undefined variable: lb_es_acceso_con_movil in /mnt/filerprod/html/produccion/datos/rhabladas/cadenaser/ser/templates/includes/v3.x/v3.0/include_player_permanente.html on line 118

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?