Internacional

El Reino Unido, acusado de "vandalismo legislativo" por las nueva ley sobre inmigrantes sin papeles

Los demandantes de asilo que crucen la frontera sin permiso pueden ser tratados como delincuentes y condenados a penas de cárcel de hasta cuatro años

Boris Johnson, primer ministro británico. / Max Mumby/Indigo (Getty Images)

Londres

El gobierno británico ha comenzado a tramitar una polémica 'Ley de Fronteras' que endurece las medidas contra los inmigrantes que entren sin papeles en el país. Los demandantes de asilo que crucen la frontera sin permiso pueden ser tratados como delincuentes y condenados a penas de cárcel de hasta cuatro años. También se proponen penas de cadena perpetua para quienes se dedican al tráfico de personas. El actual periodo de reclusión es de un máximo de 14 años.

Uso de escáneres

El nuevo sistema presentado por la ministra de Interior, Priti Patel, impone muchas más trabas para pedir el estatuto de refugiado. Estos inmigrantes en situación irregular no tendrán los mismos derechos en lo que se refiere al acceso a beneficios sociales y al reagrupamiento familiar, que los que han entrado por una vía legal. Con el estatus de "refugiado temporal" pueden además ser expulsados del país indefinidamente, incluso durante el proceso de apelación. Las pruebas a superar para regularizar la situación también serán más arduas.

El Gobierno estará pensando incluso en utilizar escáneres para determinar, a partir de los huesos, la edad del solicitante a fin de evitar que los adultos se hagan pasar por niños.

Internamiento en "países seguros"

Aún más polémica es la propuesta de enviar a los demandantes, mientras se tramita su petición, a centros de internamiento lejos del Reino Unido, en llamados "países seguros", sin que se sepa aún cuales pueden ser estos. El diario 'The Times' ha informado de conversaciones en marcha entre el ministerio del Interior británico y las autoridades de Dinamarca para compartir uno de esos centros de confinamiento en Ruanda, algo que contravendría legislación internacional acatada por el Reino Unido.

En otra de las propuestas el Gobierno británico amenaza con bloquear los visados de visitantes de países que se nieguen a cooperar y no acepten de vuelta a los rechazados.

"Vandalismo legislativo"

La nueva ley ha sido criticada por juristas que califican todo el proceso de poco realista. y advierten que contraviene la Convención de Refugiados firmada por el Reino Unido en 1951. El director de Derechos de Refugiados y Migrantes de la organización Amnistía Internacional UK considera el proyecto de "vandalismo legislativo" y una vergüenza internacional. La oposición laborista ha anunciado que votará en contra.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad