Martes, 30 de Noviembre de 2021

Otras localidades

Los talibanes prometen amnistía y respetar los derechos de las mujeres pero "dentro de la ley islámica"

Los insurgente aseguran que no son los mismos que hace 20 años

Uno de los portavoces de los talibán, Zabihullah Mujahid.

Uno de los portavoces de los talibán, Zabihullah Mujahid. / GETTY IMAGES

Los talibanes, en su primera rueda de prensa en Afganistán desde su toma de poder, lanzaron este martes un mensaje de reconciliación y unidad tras su rotunda victoria en el país, en una nación en la que declararon una "amnistía general", el fin de los narcóticos y donde las mujeres podrán trabajar.

"No queremos que nadie salga del país, este es su país, esta es nuestra patria común, tenemos valores comunes, religión común, nación común (...) Hay una amnistía general, por lo que no habrá hostilidades", afirmó el principal portavoz talibán, Zabihulla Mujahid, que por primera vez en décadas se mostraba en público.

Los talibán han anunciado este martes que no permitirán que Afganistán se convierta en un escenario desde el que se organicen ataques contra nadie, según ha señalado su portavoz, Zabihulá Muyahid.

"Podemos asegurarle a la comunidad internacional, incluido a Estados Unidos, que el territorio afgano no se utilizará para causar daño a nadie", ha asegurado en su primera rueda de prensa desde la toma de Kabul.

"No vamos a permitir que nuestro territorio sea utilizado contra nadie, ni contra ningún país del mundo. Por lo tanto, toda la comunidad mundial debe saber que estamos comprometidos con estas ideas para que nadie se vea perjudicado", ha enfatizado.

Los talibán dicen que no buscarán venganza

Muyahid también ha vuelto a insistir en que los talibán no buscarán venganza, sino que otorgarán una "amnistía" a aquellos ciudadanos afganos que sirvieron en las fuerzas de seguridad, o bien trabajaron para el Gobierno del presidente, Ashraf Ghani, o las delegaciones extranjeras, tal y como ha venido asegurando el grupo desde que tomaron Kabul tras una meteórica reconquista.

"Hemos perdonado a todos en beneficio de la estabilidad y la paz en Afganistán", ha asegurado Muyahid, quien también ha expresado que los talibán no quieren que nadie se vaya del país. "Nuestros combatientes, nuestra gente, todos nos aseguraremos de incluir a todos los demás bandos y facciones".

En relación a las víctimas mortales por el avance talibán de estos días, ha dejado claro que ellos no son los responsables, sino los muertos por luchar con el "enemigo".

"Nadie le hará daño. Los jóvenes que han crecido aquí no queremos que se vayan. Son nuestro mayor activo. Nadie llamará a su puerta y le preguntará para quién ha estado trabajando. Estarán a salvo. Nadie será interrogado, ni perseguido", dice.

"No somos los mismos que hace 20 años"

Durante la rueda de prensa, Muyahid también ha querido marcar distancias con los talibán de hace veinte años, asegurando que "hay una gran diferencia" después de dos décadas "de experiencia, madurez y visión"

"Nuestro país es una nación musulmana, ya sea hace veinte años o ahora, pero cuando se trata de experiencia, madurez y visión, por supuesto que hay una gran diferencia entre el nosotros ahora y el de hace veinte años. Hay una diferencia en las acciones que vamos a tomar. Este ha sido un proceso evolutivo", explica.

Muyahid ha asegurado que todo estará "más claro" cuando se forme el gobierno, momento en el que grupo insurgente decidirá qué leyes regirán Afganistán.

Libertad de prensa

En relación a la situación de mujeres y niñas, el portavoz de los talibán ha asegurado que sus derechos serán respetados, pero siempre dentro de los límites que marque la ley islámica.

Muyahid ha explicado que las mujeres serán "una parte muy activa" dentro de la sociedad afgana y que podrán estudiar y trabajar, pero siempre dentro de "los marcos del islam".

Unas premisas muy similares a las que ha utilizado para hablar de los medios de comunicación privados, que si bien serán "libres" e "independientes", no podrán actuar contra los "valores nacionales y culturales" de Afganistán.

Llegada del número dos de los talibán

El mulá Baradar Akhund, jefe de la oficina política de los insurgentes en Catar, llegó este martes a Afganistán tras declarar el fin de la guerra y la victoria talibán, en lo que supone aparentemente el primer viaje oficial de un líder talibán al país desde la caída del régimen insurgente en 2001.

El jefe de la oficina política de los insurgentes en Catar fue recibido en Kandahar por "unidades especiales de protocolo", según había adelantado un miembro de la sección de medios de los talibanes, Muhammad Jalal, mientras la misma oficina aclaró que la delegación viajará luego a Kabul.

Esta sería aparentemente la primera vez desde la caída del régimen talibán con la invasión estadounidense en 2001, que una delegación de tan alto nivel de los talibanes viaja a Afganistán, y es muy significativo que su primer destino no sea Kabul, sino la meridional Kandahar, cuna del movimiento talibán.

Continúan las evacuaciones

Los vuelos de evacuación desde el aeropuerto de Kabul bajo control militar estadounidense continuarán hasta el próximo 31 de agosto, según informó este martes el portavoz del Pentágono, John Kirby, que aseguró que se harán "de manera segura y ordenada".

Estados Unidos reanudó este lunes los vuelos militares en el aeropuerto de Kabul, tras interrumpirlos por el caos desatado en las horas anteriores por la irrupción de centenares de afganos en las pistas en un intento de encaramarse a los vuelos destinados a evacuar a estadounidenses y sus aliados.

Numerosos gobiernos participan en la repatriación de sus nacionales y de los afganos que han colaborado con ellos, tras la caída de Kabul en manos de los talibanes, con vuelos de evacuación mediante puentes aéreos a Kuwait, Doha y Dubai y algunas capitales vecinas

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, anunció en su cuenta de twitter que un segundo avión militar español A400 partió hoy con rumbo a Dubái (Emiratos Árabes Unidos) para participar en la primera fase de repatriación de los españoles y los afganos colaboradores que se encuentran en el aeropuerto de Kabul.

Los miembros de la embajada de España en Afganistán, los policías encargados de su seguridad y los otros españoles que quedaban en el país asiático permanecían en el aeropuerto de Kabul a la espera de su repatriación.

Boris Johnson dice que el reconocimiento dependerá de su respeto de los derechos humanos

El primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, mantuvo este martes una conversación con su homólogo de Pakistán, Imran Khan, en la que expresó que el reconocimiento de un nuevo Gobierno de los talibanes en Afganistán dependerá de su respeto de los derechos humanos.

"La legitimidad de cualquier futuro Gobierno talibán estará sujeta a que ellos acaten los estándares internacionales acordados sobre derechos humanos e inclusividad", trasladó Johnson a Khan, según informó un portavoz de Downing Street, su despacho oficial en Londres.

El mandatario británico indicó asimismo que "cualquier reconocimiento del nuevo Gobierno en Afganistán se producirá en un marco internacional, no unilateral".

Johnson recalcó en su conversación con el primer ministro pakistaní que el Reino Unido se compromete a "trabajar junto a sus socios internacionales para evitar un desastre humanitario" en la región.

Ambos líderes acordaron mantener un contacto "estrecho" durante los próximos días para continuar abordando la evolución de los acontecimientos en Afganistán.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?