Lunes, 29 de Noviembre de 2021

Otras localidades

Erupción La Palma

"Tenemos miedo de que la lava arrase nuestra casa": nerviosismo y angustia entre los desalojados de La Palma

La SER ha recogido el testimonio de varios vecinos de La Palma que cuentan cómo están viviendo la situación tras la erupción del volcán

Una columna de humo en la isla de La Palma

Una columna de humo en la isla de La Palma / Javier Rodríguez

Lejos de calmarse, el volcán de la isla de La Palma ha entrado en una nueva fase más explosiva y siguen produciéndose evacuaciones por riesgo para la población. Una población preocupada, hastiada de la situación, todavía en shock porque muchas de esas personas han perdido su vivienda, sus enseres; parte de su vida. A pesar de que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció este viernes que el Ejecutivo trabaja junto al Cabildo de La Palma y el gobierno canario en un "plan especial para la reconstrucción de La Palma", el miedo y la incertidumbre son y serán, hasta que todo termine, los sentimientos más generalizados de los vecinos.

Como ejemplo de ello, el testimonio de Miriam y sus hijas, que han vivido en primera persona toda la cronología de la explosión del volcán, ahora barre las cenizas del tejado de su hogar como recomendación ante los avisos de derrumbes: "Estamos mal, estamos fuera de casa, conozco gente que lo ha perdido todo. De hecho, teníamos dos casas por la zona. La primera creemos que escapó por la última foto que hemos visto. Tenemos miedo de que baje hasta aquí. Tengo dos niñas de 5 y 8 años y recomiendan que no respiren aquí por el ambiente y las cenizas. Las niñas se están empezando a asustar", explica en un tono angustiado.

"Oí gritos como: '¡Explotó el volcán!'"

Vera, su hija, también da su testimonio. Un testimonio más inocente, pero realista de lo vivido en el que cuenta cómo vivió el despertar del volcán y cómo lo está viviendo ahora que aún sigue activo: "Estoy un poco nerviosa, yo estaba en casa de mi padre cuando empezó todo. Yo estaba en el cuarto y oí gritos como: ‘¡Explotó el volcán!’ Fui corriendo y lo vi. Una de mis profesoras me dijo que estuviéramos tranquilos por el volcán y eso me da tranquilidad. Cuando oigo que ruge es como si saludara y yo le digo: ‘Hola y adiós volcán’".

La niña relata cómo este momento se le quedará marcado de por vida: "Han evacuado a mi mejor amiga. Antes de que pasara todo esto me imaginaba los volcanes distintos. Quiero que se acabe ya. Me dijeron que recordaré este momento toda mi vida y lo tengo guardado en la cabeza", concluye.

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Víctor limpia las cenizas del volcán

Victor es un trabajador de la empresa Vicalac, encargada de limpiar las cenizas de los techos de la zona evacuada. Unas cenizas que, más que cenizas, son "capas de arena de 10 centímetros", relata. "Todo está hecho un desastre", añade el hombre que se encuentra ayudando en las labores.

"El problema está en que cuando se moja por las noches con el rocío, agarra mucho peso y esto no se sabe cuánto va a durar y llevamos seis días y mira cómo están las cosas, cuando llevemos 20 días hará falta ayuda porque requiere de mucha mano de obra", comenta en relación a la situación. Aunque por el momento, matiza, "la organización de los ayuntamientos está siendo buena" y que "son problemas por todos los lados".

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

"Dormimos dos noches en los vehículos"

Otro vecino que ya ha vivido la erupción del Teneguía relata que los daños de este volcán están siendo tremendos: "Vamos a echarle de comer a las gallinas, que tengo 10. Estoy bien, es el segundo volcán que sufro. Cuando nació el volcán no sentí ningún temblor esta vez, pero los daños de este están siendo más grandes. Nosotros dormimos dos noches en los vehículos y la tercera noche mi hermana se fue y nos ofreció ir, pero después nos dejaron ya entrar en casa", comenta.

Nieves, vecina de La Laguna, vive con consternación todo lo ocurrido y asegura que "no se puede vivir así". "No se puede dormir, ya no solo por el ruido de las erupciones, sino también porque estamos pendientes de si eso puede venir para aquí o no puede venir", argumenta la vecina de La Laguna. "Nosotros estamos en el límite de la zona evacuada, la próxima vez que vengan a sacar gente nos toca a nosotros. Lo estamos viviendo nerviosos, y cuando esto se calme habrá gente enferma porque esto es demasiado. Mucha presión, mucha angustia, ya no solo en lo de uno sino también en lo ajeno. Esto acaba con la isla de La Palma, ¿dónde vamos a vivir aquí? No se puede", relata con miedo ante lo que aún está por venir.

La agricultura generaba múltiples puestos de trabajo, ante la erupción las tierras se han visto afectadas y pasarán años hasta que se pueda volver a cultivar en ellas. Uno de los hijos de Nieves está viviendo estas consecuencias en primera persona. "Uno de mis hijos trabajaba en la agricultura y ya no va a haber nada. ¿De qué vivimos cuando lo que tenemos aquí es eso? De momento podemos decir que estamos y vamos a ver hasta cuándo. Esto sigue, no se queda aquí…", cuenta Nieves preocupada.

La incertidumbre y la desinformación son unos de los principales factores que potencian la angustia de los ciudadanos de La Palma. "Uno espera información como ciudadano y nadie se ha enterado de nada, es todo un sinvivir y además tenemos familia desperdigada y no sabemos por dónde se puede ir y por dónde no", explica Nieves. "Lo importante es que nos informen a nosotros de por dónde va y por dónde no. No tenemos información de por dónde va el volcán ni nada más allá de lo que vemos en televisión", concluye como denuncia ante la falta de información.

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

En una antigua venta de la isla, las conversaciones fluyen, las historias cotidianas de los vecinos se comparten y esto es muchas veces lo más valioso, las conversaciones al pie de esta ventita de casi 60 años. Tras el mostrador, Miguel, dueño de la tienda. "Esta venta fue puesta el año que yo nací y tengo 58 años. Aquí creemos que por aquí no va a llegar la lava. Estamos asustados, detrás del mostrador se escuchan muchas historias", explica Miguel.

"Ahora mismo salía un cliente que tenía dos casitas justo debajo del volcán y se las llevó la lava. Tiene dos perritos, se los llevó con él a un apartamento que tiene en El Paso. La gente lo está sufriendo muchísimo", cuenta Miguel tras escuchar la historia de uno de sus clientes. "Cuando ocurrió lo del Teneguía yo tenía 8 años y me impactó tanto que es como si lo estuviera viendo ahora mismo, se me quedó la imagen grabada. Y este volcán ha sido peor. Lo mejor es que llegue al mar, sino hará más destrozos", menciona el dueño de la venta. "Ahora que ha salido la nueva boca y va con más fluidez, ahora llegará abajo rápido", concluye Miguel con esperanza.

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?