Miércoles, 20 de Octubre de 2021

Otras localidades

Sara Curruchich: "No podemos celebrar algo tan doloroso para los pueblos indígenas"

La cantautora guatemalteca, que inicia una gira por España, critica los discursos que describen la colonización como un proceso liberador. Curruchich presenta un nuevo disco dedicado a las mujeres indígenas, a la lucha por la memoria de los pueblos y sus territorios

Sara Curruchich en la terraza de la Cadena SER

Sara Curruchich en la terraza de la Cadena SER / Daniel de la Fuente

"Hola, mi nombre es Sara Curruchich. Soy maya kaqchikel, de Guatemala. Tengo 28 años y creo que la postura y determinación de ser mujer maya kaqchikel, va determinada a la música. Creo totalmente en el poder de la palabra, en el poder que tiene la música para la conciencia, la transformación y para poder regenerar una articulación maravillosa de todos los territorios y su gente".

Así se presenta Sara Curruchich (San Juan Comalapa, Guatemala, 28 años). Su pueblo tiene una larga tradición de arte y conocimiento, pero también una gran fuerza de resistencia y lucha. La cantautora recoge toda esa memoria en sus letras, en propuesta musical. Acaba de aterrizar en España para iniciar una gira en la que la acompañarán Amparo Sánchez o Muerdo.

A pesar de su juventud, Sara lleva años recorriendo escenarios de varios países no solo para cantar, sino también para compartir historias de lucha y resistencia. Tiene un discurso bien armado sobre el patriarcado y la lucha de las mujeres, sobre el medio ambiente y la defensa de la vida en todas sus formas, sobre los territorios y la memoria.

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Somos viento, somos Sol
y sueños multicolor
Somos este, norte
sur y oeste
Somos historia,
lienzo y canción.

'Somos' es el título de tu anterior disco. En él escuchamos a los pájaros, a los ríos, al bosque, a la montaña. Escuchamos a la tierra y los pueblos que la habitan, sus luchas, su memoria. ¿En qué momento hemos dejado de escuchar?

"En este mundo tan globalizado, en un tiempo en el que todo es muy acelerado, solo tratamos de vivir, vivir y pasar el tiempo tratando de tener una vida digna. Al ir tan acelerados, nos pasa desapercibido todo lo que nos rodea. Cuando lo que nos rodea nos hace ser quienes somos. Nosotras, desde nuestras individualidades y colectividades, no somos sin el agua, no somos sin la tierra, no somos sin las montañas. Desde la cosmovisión maya todo es una coexistencia con todo. Respetar el agua, por ejemplo, es un respeto a nuestro propio cuerpo. Tenemos que darnos ese regalo de volver a conectar con ese todo, porque nos lo merecemos. Ante un sistema capitalista, esto puede ser revolucionario. Poder reencontrarte con lo que te hace ser, con un todo".

Lo has compartido en tus redes recientemente: Guatemala es un país con desnutrición en el que se ha sustituido el maíz ancestral por productos ultraprocesados. ¿Qué importancia tienen las semillas para los territorios? La soberanía alimentaria, el no estar esclavizados también ante esa industria capitalista.

"La semilla, en muchos pueblos y territorios, es vital para nuestra vida. La semilla, además de darnos alimento, también va guardando mucha memoria. La semilla tiene memoria ancestral, memoria territorial. Es muy grave que exista este despojo de las semillas ancestrales para introducir semillas 'mejoradas': transgénicas, genéticamente alteradas. En mi pueblo hay una defensa de las semillas ancestrales, como una forma de mantener también la tradición de los pueblos, algo que no solo aporta a la tierra, sino a nuestro cuerpo y a nuestro espíritu. Estas semillas modificadas y la forma de cultivarlas está destruyendo la tierra y el paisaje, dejando campos que pierden riqueza, que llega un día que ya no puedes cultivar más en ellos".

Llegas a España en plena fiesta de la Hispanidad, nuestra fiesta nacional. ¿Tú la celebras?

"No lo celebro, no podemos celebrar algo que ha sido muy doloroso para los pueblos indígenas. Buena parte de la historia, sobre todo en América Latina, ha sido una historia mal contada desde el plano educativo. Lo que sucedió fue también un genocidio muy grande en los pueblos indígenas. En Guatemala hubo asesinatos de muchos líderes y lideresas de los pueblos. Es muy doloroso saber que muchos de los conocimientos que habían sido escritos fueron quemados por considerarse como algo satánico desde la visión cristiana. Muchos de los escritos, como los códices, desaparecieron. Nosotros dignificamos, honramos la memoria de nuestras abuelas y abuelos. Es necesario poner sobre la mesa este aspecto, dialogar, saber también cómo lo vivimos nosotras en la actualidad y en esa época".

P. Qué te parece entonces determinados discursos que hemos escuchado estos días en España, por parte de la derecha y la extrema derecha, que hablan de la colonización como un proceso de liberación de los pueblos indígenas, sometidos a tribus e imperios violentos, torturadores e incluso caníbales.

"He escuchado ese discurso por parte de una política española, no recuerdo ahora quién, que decía que, gracias a la llegada de los españoles, los pueblos indígenas fueron salvados del horror y de la esclavitud. Esto es naturalizar la violencia, no solo la que ocurrió entonces, sino la que ocurre en la actualidad contra los pueblos indígenas. Hay mucha violencia y se fomenta mucho el racismo contra los pueblos indígenas. Y el racismo conlleva a más desigualdades y a más violencia que se perpetúa. A través de la música propongo un viaje histórico para conocer esas luchas, esas resistencias. La música y la palabra a través de la música puede llamar a la conciencia de la descolonización. Interpelar a la historia, saber qué se vivió".

P. Eres mujer e indígena. ¿Qué discriminación has sufrido tú y cuál es la situación de la mujer en América latina?

"Hay una cuádruple discriminación. Por ser mujer, por ser mujer indígena, por ser mujer indígena pobre y por ser mujer indígena pobre y rural. El machismo y estas violencias como el racismo o el clasismo, atraviesan muy fuerte. Se han dado paso, se trabaja para erradicar las violencias del machismo, del patriarcado en Guatemala. Pero hay un problema grave, porque estas violencias están muy naturalizadas. La cifra de asesinatos y feminicidios es muy alta y muchas veces los sistemas, el Estado, no condena los hechos perpetuados contra las mujeres. Es doloroso que el sistema se convierta cómplice de estas mujeres. En Guatemala se criminaliza a mujeres también en las empresas, no solo de Guatemala, también extractivistas internacionales. Hay que dar más pasos, por parte de las mujeres y de muchos hombres, que se están cuestionando sus acciones y discursos. Pero se reprime mucho la participación pública y política de las mujeres".

P. ¿Qué mujeres te inspiran a ti?

"Me inspiran las mujeres de mi pueblo. Mis maestras. Con quienes he vivido, con quien ese compartido. Y otras grandes mujeres de otros pueblos y territorios que me inspiran mucho. No estamos solas en la búsqueda de esa transformación, de ese cambio que nos corresponde como derecho. Esa sonoridad es muy hermosa".

P. En el primer sencillo de tu nuevo disco, 'Mujer indígena', le cantas especialmente a las abuelas, esas grandes tejedoras de historias y de historia.

"Quería cantarle a todas las mujeres indígenas del mundo, dignificarlas y agradecer los caminos que nos han abierto a otras, como a mí. Y cantarle a las abuelas, que han sido -como todas las mujeres en general- las guardianas y transmisoras de todos los conocimientos ancestrales, de sus posturas, pensamientos e ideas. De esta amalgama de la defensa de la vida y del territorio. Cantarle a todas las mujeres ante el intento de anularnos. Muchas veces a las mujeres nos ven como objetos y no como sujetas políticas, ni sujetas de derecho, que es lo que somos como mujeres indígenas. Este disco es un posicionamiento ante este intento de anulación: aquí estamos las mujeres indígenas, somos guardianas, seguimos reafirmándonos, caminando, haciendo resistencia, trayendo la fuerza y el espíritu de esas abuelas que a lo mejor ya no vemos, pero que nos siguen acompañando".

P. ¿Es un posicionamiento político el cantar también en kaqchikel?

"Por supuesto que sí. El idioma enriquece, no debe dividir. Si divide, es porque el discurso tiene raíces racistas. Muchas veces me han dicho que no hable en mi lengua, que es un atraso, que cante en español, inglés o alemán. Está bien aprender otros idiomas, pero muchas personas de los pueblos indígenas no quieren enseñar a los niños el idioma, porque no quieren que pasen o vivan lo mismo que vivimos nosotros. De las vivencias de muchas generaciones anteriores a nosotroas se veían muy agredidas al hablar nuestro idioma. Ese rechazo es consecuencia del racismo instaurado en los territorios. Es importante cuestionar estas acciones y discursos, que se tienen desde nuestros entornos. Me sorprendió mucho cuando vine una vez a Barcelona. Los carteles estaban en catalán y eso me parece muy hermoso. La palabra te lleva a conocer la historia, el camino, todo de un pueblo y comunidad. Es una riqueza muy grande de la que todos y todas deberíamos tomar una responsabilidad hacia su resguardo. Reconocer nuestro pasado para reconocer nuestro presente".

El nuevo disco de Sara Curruchich, 'Mujer indígena', se publica el 22 de octubre. El 14 estará en el Festival Ceremonia de Murcia, el 22 en el Escenario Aliatar de Granada y el 26 en Madrid, en la sala Búho Real.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    • Notice: Undefined variable: lb_es_acceso_con_movil in /mnt/filerprod/html/produccion/datos/rhabladas/cadenaser/ser/templates/includes/v3.x/v3.0/include_player_permanente.html on line 118

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?