Sábado, 27 de Noviembre de 2021

Otras localidades

Galletas

Esta es la razón por la que las galletas María tienen agujeros (y no tiene nada que ver con la estética)

Sí, probablemente te habrás atiborrado a galletas y nunca te hayas preguntado por la función de estos agujeros

Las galletas María tienen distintos agujeros repartidos por su cuerpo.

Las galletas María tienen distintos agujeros repartidos por su cuerpo. / Getty Images

¿Alguna vez te habías preguntado cuál es la función de los pequeños agujeritos que podemos encontrar en las galletas María o similares? Después de analizar un poco las distintas opciones que nos ofrece el mercado podrás descubrir, en cuestión de segundos, que existe un tipo de galleta concreto que cuenta con una serie de agujeritos repartidos por su superficie de una forma determinada. A pesar de que estas galletas tienen distintas formas geométricas, texturas y sabores, todas comparten una particularidad.

Una serie de agujeritos que no han sido distribuidos por la superficie por una decisión meramente estética. Pese a que su posición a lo largo de la galleta pueda llevarnos a pensar que se trata de un simple motivo decorativo, estos agujeros tienen una función concreta que termina siendo fundamental durante el horneado. Por lo tanto, se trata de un recurso empleado por las distintas compañías que provoca que esas galletas tengan tanto ese sabor como esa textura tan especial. 

Qué son los agujeros docking y para qué sirven

Los agujeros en cuestión son conocidos como agujeros docking. Son unos orificios de ventilación que permiten que el vapor escape por los mismos durante el proceso de horneado. Gracias a este sencillo truco, las distintas compañías evitan que las galletas se eleven y, al mismo tiempo, consiguen minimizar las burbujas de aire. En caso de que tratáramos de cocinar este tipo de galletas sin sus respectivos agujeros, estas no se hornearían de forma correcta. 

Según explican desde la plataforma Data on food, la masa de la galleta contiene muchas burbujas de aire. Una serie de burbujas que, a medida que se calienta el horno, comienzan a expandirse por el mismo. La máquina responsable de realizar los característicos agujeros ayuda a reducir esas burbujas de aire y permite que las galletas salgan de la fábrica planas y crujientes. En definitiva, los agujeros docker son fundamentales para que mantener el sabor original de la galleta.

¿Por qué tienen siempre la misma distribución?

A pesar de que podríamos distribuir los agujeros de cualquier forma a lo largo de la galleta para reducir las burbujas de aire, las distintas compañías emplean siempre el mismo patrón. Según recoge la publicación anteriormente citada, la cantidad y distancia de los agujeros es fundamental. Estos siempre deben colocarse correctamente a la misma distancia porque, en caso de no hacerlo, las galletas podrían resultar muy duras o demasiado blandas.

Si las galletas están muy cerca entre sí, estas se secarían y serían difíciles de masticar. En caso de que los agujeros estuvieran demasiado separados, la galleta se desintegraría y nos quedaríamos sin ella. Por lo tanto, los pequeños agujeros que podemos encontrar en las galletas María o similares, así como su distribución, son mucho más importantes de lo que parecen para mantener su sabor.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?