Jueves, 09 de Diciembre de 2021

Otras localidades

ENCUENTROS SER VALENCIA ENCUENTROS SER VALENCIA Encuentros SER con Diana Morant, ministra de Ciencia e Innovación

Mario Amorós: "Hay un hilo rojo que conecta a Pasionaria con las ministras de Unidas Podemos"

El historiador alicantino publica '¡No pasará! Biografía de Dolores Ibárruri, Pasionaria, una nueva mirada a la figura de la dirigente en lo personal y en lo político, cuando se celebra el centenario del PCE

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Pocos iconos explican tanto como la figura de Dolores Ibárruri, Pasionaria. Su vida y su obra son un reflejo del siglo XX. Mujer pobre, ama de casa, madre doliente, fundadora del Partido Comunista, creadora de uno de los grandes lemas de la lucha antifascista, como fue el ¡No pasarán!, una frase que dijo en los micrófonos de Unión Radio, ahora Cadena SER. Su vida daría para una serie de Netflix. Justo cuando se celebra el centenario del PCE, surgen dos biografías en España que viene a actualizar el mito, desconocido quizá para las nuevas generaciones, pero con muchos puntos de conexión con la actualidad. 

De hecho, ese ha sido el objetivo de ambas biografías, tal y como señala Diego Díaz, autor de Pasionaria. La vida inesperada de Dolores Ibárruri. Esta dirigente política sufrió de ese concepto tan actual como es el de las "malas madres". Envió a sus hijos a Rusia durante la guerra y después cuidó de sus nietos de la manera en que no pudo hacerlo con sus hijos. Sufrió el exilio, el desamor, el duelo, la derrota política y vivió los grandes acontecimientos del pasado siglo.

El historiador noveldense, Mario Amorós, lleva años indagando en los archivos del PCE, en los documentos personales de Ibárruri y en un sinfín de documentos más. Amorós publica ¡No pasarán! Biografía de Dolores Ibárruri Pasionaria en la que no deja un solo detalle sin analizar. "La figura de Dolores ha quedado en el pasado. Las generaciones más jóvenes no tienen un conocimiento ni siquiera mínimo de quién era Pasionaria. Igual que me doy cuenta de que es una figura que todavía conmueve a las generaciones mayores, no saben quién es los más jóvenes. De ahí la idea del libro, que se conozca lo que fue una vida increíble". 

La conexión con la política y los problemas de la sociedad de hoy es total. "Pasionaria dedicó su vida a la gran utopía del siglo veinte, el comunismo, movilizó a millones de personas. Fue una figura universal y hoy las causas y los ideales que Dolores Ibárruri abrazó, la lucha por la igualdad, por las mujeres, por la democracia por los derechos de los trabajadores sigue vigente. Su partido conmemora ahora en noviembre el centenario de su fundación y lo hace con una vicepresidenta del gobierno, Yolanda Díaz, con una gran proyección política", señala el autor.  

Si algo defendió Ibárruri, además de a la clase trabajadora fue la lucha contra el fascismo. "En este momento la figura de Dolores, simbolizada en ese No pasarán, hoy representa una consigna contra los que pregonan el odio contra los homosexuales, contra las mujeres, los menores no acompañados. Ese odio que ha vuelto a la sociedad y que pone la amenaza de una vuelta autoritaria y por eso los valores de Dolores siguen vigentes", añade.

Fue una feminista atípica. Defendió la emancipación de la mujer frente a un feminismo burgués en la época, ¿está su lucha feminista y obrera reflejada en las ministras actuales? "Quienes creemos que existe un hilo rojo en la historia, una continuidad histórica en las luchas sociales y del movimiento feminista. Entendemos que esa continuidad tiene figuras como Dolores Ibárruri, pero que esos derechos que ella hizo durante la República, hoy en el ministerio de Igualdad se hace una política consecuente con esos derechos. O cuando Yolanda Díaz insiste en la derogación de la reforma laboral del PP, o cuando en la mayor crisis del COVID organizó los ERTE para salvar a alas empresas y a los trabajadores. Hay una continuidad histórica y ese hilo rojo hoy sigue por suerte con Yolanda Díaz, con Irene Montero, con los sindicatos… que siguen luchando por la justicia social".

Amorós indaga en su papel como periodista, su activismo durante la guerra, su relación con Stalin, el episodio con Jorge Semprún. Para este autor la idea no era solo ahondar en la historia sino evocar esos vínculos del personaje con la sociedad actual. "Ella es la primera española que lee el informe secreto que Jrushchov lee en aquel congreso. Fue un momento tremendo para ella. Desde entonces nunca más volvió a citar a Stalin. En cambio, su adhesión a la figura de Lenin la mantuvo hasta el final de sus días. Incluso Dolores Ibárruri rechazó la invasión militar de Checoslovaquia", relata.

Esa mujer de luto, por los duelos que había pasado, con el pelo recogido, alta, con una voz característica recordaba a una imagen casi religiosa que conectaba con las madres de una España convulsa. Pocos líderes políticos han logrado la fuerza de Pasionaria. "Se preocupó por asuntos todavía debatidos: los salarios de las mujeres, la independencia económica, los cuidados o el derecho al aborto, pero más que en el feminismo prefería enmarcarlo en la lucha general de las mujeres comunistas. Una diferencia que parece resonar en la actual guerra cultural de la izquierda, entre las políticas llamadas materiales y las llamadas identitarias".

Su relación con Irene Falcón, amiga y compañera, que estuvo con ella en los momentos más difíciles. Su salida desde Elda al exilio, dejando a las mujeres eldenses sus enseres y libros. La muerte de su hijo Rubén después de Stalingrado, su amor por un hombre mucho más joven que ella. Las purgas dentro del partido y la vuelta a España. "Me falta España", solía decir una dirigente obrera y comunista que tenía un concepto de patria mucho más moderno que cualquier sentimiento actual. "Cuando escuchamos a la extrema derecha de intentar apropiarse de la palabra España o del sentimiento de cariño, yo recomiendo la lectura de los discursos de Dolores Ibarruri, por ejemplo, en el 71 en París dijo a todos los inmigrantes españoles esa frase de “con el recuerdo de España grabado en el alma”. Ella fue una mujer muy orgullosa de sus raíces vascas, defendió su identidad como vasca y su cariño a España".

Dice su nieta que era amante del cine y la cultura y que en Moscú trató de vivir lo mejor que pudo. Volvió a España y aquí recibió cariño. Siguió trabajando hasta que murió en su despacho del Partido Comunista. La foto de Dolores Ibárruri llegando a Barajas, ya en democracia, o esa instantánea junto a Alberti bajando las escaleras del Congreso de los Diputados son momentos clave de la Historia de España, que ejemplifican lo que ha sido y es nuestro país. En esa época a Pasionaria la adoraban y reivindicaban desde distintos sectores de la sociedad. A su noventa cumpleaños asistió Imanol Arias, estuvo Miguel Gila, Juan Diego, Paco Umbral… Una gran cantidad de intelectuales. En su funeral acudió Francisco Álvarez Cascos, del PP, fue a la capilla ardiente en la sede del Partido Comunista o Pedro Almódovar. "Fue un homenaje a Pasionaria pero también a la contribución de PCE a la democracia española".

https://twitter.com/tortondo/status/1458841762085191690?s=20

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?