Sábado, 04 de Diciembre de 2021

Otras localidades

Maltrato mujer

La dureza del maltrato durante el confinamiento

Gloria aguantó 34 años de maltrato psicológico de su exmarido y cuando decidió separarse, en 2019, llegó la pandemia de coronavirus y el confinamiento: se quedó sin trabajo, malvivieron en un trastero, su divorcio estaba paralizado, y había días en los que no tenían ni para comer

Gloria aguantó 34 años de maltrato psicológico de su exmarido y cuando decidió separarse, en 2019, llegó la pandemia de coronavirus y el confinamiento: se quedó sin trabajo, malvivieron en un trastero, su divorcio estaba paralizado, y había días en los que no tenían ni para comer. / CADENA SER

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Gloria aguantó 34 años de maltrato psicológico de su exmarido. Le parecía normal una relación tóxica y no se identificaba como una víctima de violencia de género. "No era un golpe, no era una paliza, era "esta comida está fría", "cómo se te ocurre hacer esto"... no podía utilizar la tarjeta, me controlaba los gastos", explica a la SER.

Gloria se sentía una esclava, anulada, y que no servía para nada. "A él le daba rabia que yo ganara más dinero con mi trabajo y tuve que rechazar empleos porque el sueldo era mayor que el suyo".

Esta mujer, en la cincuentena, no lo denunció.

Atrapada durante el confinamiento

Hace dos años, en 2019, con el apoyo de su hijo adolescente, se separó. Pero llegó la pandemia de coronavirus y el confinamiento. Se quedó sin trabajo, malvivieron en un trastero, en habitaciones, su divorcio estaba paralizado, había días en los que no tenían ni para comprar el pan y comer. Tuvo muchos problemas para que le concedieran el título habilitante que acredita la condición de víctima de la violencia de género y que permite acceder a ayudas sociales.

La sacó del infierno la terapia psicológica de la Federación de Mujeres Progresistas. Allí le abrieron los ojos y la convirtieron en una superviviente. "Estoy feliz, de verdad, mi vida ha cambiado, la vida de mi hijo ha cambiado. Han sido años muy duros, muy duros, pero las cosas van saliendo con el objetivo de estar cada día mejor".

Gloria ha conseguido un empleo y le acaban de conceder una vivienda social; un piso que para ella es un palacio simplemente porque madre e hijo tienen una habitación propia.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?