Sociedad
Menores extranjeros no acompañados

Denuncian la expulsión ilegal a Marruecos de dos de los menores protegidos por el juzgado de Ceuta

Se trata de dos de los 12 niños sobre los que que el juzgado ceutí decidió medidas cautelares para frenar su expulsión el pasado mes de agosto, 3 días después de que el Gobierno devolviera, de manera ilegal, a otros 75 , que también habían entrado en el mes de mayo

Según distintas ONG en contacto con los chavales, de 15 y 16 años, fueron expulsados por la frontera del Tarajal el pasado 28 de noviembre por parte de unos agentes de la Guardia Civil que los interceptaron intentando subir a un ferry para cruzar a la península y que los devolvieron de "manera sumaria y empapados"

Andalucía Acoge, Coordinadora de Barrios, No Name Kitchen, Maakum y Fundación Raíces han dado parte al juzgado ceutí , al Ministerio del Interior, a la Ciudad Autónoma, al fiscal de menores de Ceuta, a la Fiscalía General del Estado y al Defensor de Pueblo

Según fuentes de Interior consultadas por la SER "de momento están investigando lo sucedido"

Imagen de la entrada de miles de migrantes en El Tarajal, Ceuta, el pasado mayo / Getty Images

Madrid

“Lo que ha ocurrido es gravísimo. Una vez más, en España prevalecen las políticas de extranjería frente a las políticas de protección de la infancia. Una vez más, la condición de infancia desprotegida e invisible es la clave para que nuestros gobiernos estén en la legalidad y pongan en riesgo la vida de quienes estamos obligados a proteger” denuncia Lourdes Reyzabal, presidenta de la Fundación Raíces, una de las entidades que ejercen la defensa letrada de estos dos niños. Además, fueron las que lograron paralizar su expulsión ni extremis el pasado 16 de agosto, gracias al auto del juzgado de lo contencioso administrativo numero 1 de Ceuta.

La paralización de estas devoluciones ilegales que puso en la picota al ministro del Interior (sobre el que llovieron peticiones de dimisión y cese) y a las autoridades ceutíes, al saltarse la ley del menor, se produjo 3 días después de que el gobierno español comenzara a expulsar sin garantías a unos 80 niños que estaban tutelados por la ciudad autónoma, desde que cruzaron a mediados de mayo en las jornadas récord vividas en la Frontera del Tarajal.

Unas devoluciones sumarias que aglutinaron el más rotundo rechazo de distintos organismos de Naciones Unidas, el Defensor del Pueblo y ONG por ser contrarias a la ley y que de hecho fueron paralizadas por el juzgado ceutí, con el apoyo férreo del fiscal de menores. Pues a pesar de todo esto y de un auto judicial, los dos chavales y todas estas entidades denuncian que ha vuelto a suceder otra vez saltándose todos los resortes legales de protección de la infancia en desamparo.

“La expulsión sumaria y sin procedimiento se produjo el 28 de noviembre de 2021 por la tarde. Los menores, según relatan, estaban en el puerto de Ceuta junto a un amigo intentando subir como polizones al ferry de la compañía Trasmediterránea rumbo a la Península. Mientras nadaban intentando alcanzar el barco, fueron interceptados por una lancha de la Guardia Civil y trasladados a la comisaría de este cuerpo en el mismo puerto, donde los menores informaron sobre su nombre, apellido, edad y fecha de nacimiento, así como que se encontraban alojados en el centro de menores de Piniers y manifestaron su deseo de permanecer en España.

Más información

Durante la entrevista que mantuvieron con los agentes de la Guardia Civil "en ningún momento fueron asistidos por intérprete, abogado, ni tampoco ningún representante del área de menores de la Ciudad Autónoma” detallan las organizaciones, que han puesto en conocimiento los hechos tanto a los juzgados, la Fiscalía y las administraciones competentes.

“Los dos guardias civiles les cogieron de las manos y les forzaron a salir empapados por una puerta para entregarles a los policías marroquíes”

“Al terminar con la entrevista, los menores, empapados y con la ropa mojada, fueron subidos a un coche de la Guardia Civil y, acompañados de dos agentes, fueron llevados hasta el puesto fronterizo del Tarajal. Cuando los chicos se dieron cuenta de que estaban en la frontera, imploraron llorando a los agentes que no les expulsaran a Marruecos, que eran menores y querían quedarse en España. Una vez en la frontera, los dos guardias civiles les cogieron de las manos y les forzaron a salir por una puerta para entregarles a los policías marroquíes” detallan las asociaciones, que han entregado al juzgado varios audios de los menores explicando desde Marruecos todo lo sucedido, poniendo énfasis en la “mala actitud de los guardias civiles, que los trataron con desprecio, que los engañaron y no los llevaron al centro” afirman estas fuentes.

Interior asegura que lo “están investigando”

Desde el Gobierno de momento no son capaces de explicar este “grave episodio” que describen los niños en contacto con las ONG. Según fuentes de Interior consultadas por la SER “están investigando lo sucedido “y en las próximas horas ampliarán su versión de los hechos. Desde la Delegación del Gobierno en Ceuta tampoco dan explicaciones por el momento.

“De nuevo, nuestros gobiernos incumplen el procedimiento establecido en la legislación española para la repatriación de menores extranjeros. Supone una intolerable vulneración de los derechos de estos niños recogidos en el ordenamiento jurídico interno y en todos los tratados y convenciones internacionales suscritas por España” denuncia la presidenta de Raíces, una de las entidades más veteranas y prestigiosas a nivel internacional en la defensa de los derechos de la infancia migrante.

“Los dos menores de edad entraron en Ceuta, sin la protección de ningún adulto, cruzando la frontera del Tarajal en mayo de 2021 cuando el Reino de Marruecos abrió la frontera. Al estar en situación de desamparo, fueron acogidos por el área de infancia de la Ciudad Autónoma de Ceuta, siendo alojados primero en naves industriales en el Polígono Industrial del Tarajal y después en el Polideportivo Municipal de Santa Amelia, donde residieron hasta el comienzo de las repatriaciones sin garantías el 13 de agosto” detallan estas organizaciones.

De los 1.100 que se quedaron tutelados en mayo quedan menos de 500 en los centros de la ciudad autónoma

Después de permanecer en esos centros acabaron saliendo de ellos por miedo a que se reactivaran las expulsiones y como otros muchos intentarían cruzar a la península. De hecho , de los mas de 1100 menores registrados por la ciudad autónoma tras cruzar en mayo y que permanecían bajo su protección , quedan menos de 500 bajo su tutela , el resto “ se ha ido ya a la península”.

Estos dos lo intentaron el pasado 28 de noviembre según el testimonio de los propios chavales , en contacto permanente con esas ONG y colectivos sociales de la Ciudad desde que cruzaron en mayo a Ceuta. A raíz del intento de expulsión del que fueron víctimas en el mes de agosto , y que paralizó el juzgado ceutí después de que pasaran muchas horas en una furgoneta delante del edificio judicial , estos y otros chavales perdieron la confianza en las instituciones españolas , se escaparon del polideportivo, y desde entonces temen ser devueltos a Marruecos a pesar de que ninguno de los ha pedido su retorno voluntario.

“Desacato al juzgado”

“Es que además, en este caso concreto, se trataría de un grave desacato a la orden judicial dictada por el juzgado contencioso administrativo número 1 de Ceuta en agosto , que de manera expresa prohíbe llevar a cabo cualquier acción encaminada a la repatriación de estos menores” resalta Lourdes Reyzabal. Se trata, explica, de un incumplimiento “flagrante” de ese auto judicial del juzgado ceutí que el 21 de agosto paralizó mediante medidas cautelares la expulsión de una docena de chicos, entre ellos estos dos, y que supuso el freno de facto del resto de expulsiones que había programado el Ministerio del Interior en colaboración con la Ciudad Autónoma, “el procedimiento judicial sigue su curso, en tanto no exista una resolución sobre el fondo de la controversia la medida cautelar sigue en vigor y debe ser escrupulosamente respetada” afirma Reyzabal.

Las ONG han enviado escrito oficial a la Fiscalía, al juzgado, al Ministerio del Interior o al Defensor del Pueblo (cuyas fuentes confirman la recepción de la queja) con la descripción del los hechos que han hecho los chavales , adjuntando sus testimonios recogidos vía telefónica , exigiendo que se investigue lo sucedido y que se repare esta vulneración de sus derechos.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad