Sociedad

Ana Obregón recuerda sus últimos Reyes Magos con su hijo: "Les pedí que salvaran su vida del cáncer. Ni caso"

La actriz ha recordado a su hijo Álex Lequio, fallecido de cáncer el pasado 2020, y ha explicado que ya no escribe cartas, algo que hacían juntos, tras lo ocurrido

Ana Obregón recuerda los Reyes Magos con su hijo.

Madrid

Ana Obregón no está pasando un buen momento, y es que desde que su hijo, Álex Lequio, falleciera de cáncer el pasado 2020, la actriz no ha vuelto a ser la misma. De hecho, para este jueves en el que la ilusión ha llegado a muchas casas con la llegada de los Reyes Magos, a actriz ha querido revelar por redes sociales cómo fue su último 6 de enero con su hijo, mostrando una imagen de ese momento, y explicando lo desencantada que está con este día tras lo ocurrido.

"Tu primera y última noche de Reyes. Creo que no voy a pedirles nada, porque ya no tengo nada que pedir para mí. Ustedes saben que cada año tenía un ritual con mi niño y les escribíamos cartas con nuestros deseos que espero recibieran", comienza a escribir.

Ana Obregón cuenta cómo vive ahora los Reyes Magos

Ana Obregón, entristecida, prosigue explicando que ha encontrado la que ella mandó hace dos años: "La carta en la que les pedía que salvaran la vida a mi hijo del cáncer porque era la persona más buena, luchadora, especial, generosa y divertida del universo. Porque era la persona que más me quería y la persona que yo quería más del mundo". "Ni caso me hicisteis", lamenta.

"Por eso, Majestades, este año les pido regalar salud a todos los que hayan sido buenos. Y para mí, si es posible, que me sigan dando fuerzas para seguir perdonándome cada día la vida", concluye.

Se perdió las Campanadas y ya ha dado negativo

No están siendo unas Navidades fáciles para ella. La presentadora dio positivo en coronavirus justo antes de la Nochevieja y no pudo presentar las Campanadas junto a Anne Igartiburu. Sin embargo, ya ha confirmado que al fin ha dado negativo.

"¡Por fin he dado negativo en Covid! Esta variante, para mí, ha sido como un catarro muy fuerte, ni siquiera fiebre, ni tos", anunciaba. "Estar estos 10 días de las navidades más tristes de mi vida en casa sola sin poder ver a nadie ha sido una prueba más que me ha puesto la vida. Ni siquiera he podido ver a mi padre que, por cierto, se contagió y a sus 95 años no tiene ni un síntoma. Esto me demuestra la importancia de las vacunas, que ojalá pudieran llegar a todas partes del mundo porque sería la única forma de acabar con esta pandemia", añadía, confirmando que no ha pasado unas semanas como hubiera deseado.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad