Economia y negocios
Desigualdad económica

Crece la desigualdad: los diez mayores milmillonarios duplican su fortuna, pero hay 160 millones más de pobres

Coincidiendo con el Foro de Davos, Oxfam denuncia en su informe "Las Desigualdades Matan" cómo la pandemia ha incrementado las desigualdades: casi 3000 milmillonarios han aumentado su riqueza a un ritmo inédito, mientras el 99% de la población ha perdido poder adquisitivo.

Alberto Ortega (EUROPA PRESS)

La pandemia de coronavirus ha ampliado aún más las desigualdades preexistentes. Esa es la conclusión principal de “Las desigualdades matan” el informe que Oxfam ha publicado este lunes, coincidiendo con el Foro de Davos, que se reunirá entre el 17 y el 21 de este mes de forma telemática, con la intención de retomar las reuniones presenciales en Davos el próximo mes de junio.

Cada 26 horas ha surgido un nuevo milmillonario en el mundo

Así, mientras que, según las estimaciones del Banco Mundial, 160 millones de personas han caído bajo el umbral de la pobreza desde que comenzó la crisis del coronavirus, y un 99% de la población mundial ha visto mermado su poder adquisitivo, las diez personas más ricas han duplicado su fortuna, a un ritmo de ingresos de 1.300 millones de dólares diarios, por lo que ya poseen más riqueza que los 3.100 millones de personas más pobres en el mundo. De hecho, según esta misma investigación, desde marzo de 2020, cada 26 horas ha surgido un nuevo milmillonario en el mundo.

“Desde el inicio de la pandemia, los milmillonarios considerados en la lista Forbes ha visto cómo su fortuna aumentaba en 5 billones de dólares, un aumento superior al observado durante el acumulado de los últimos 14 años” explica Íñigo Macías, coautor del informe y responsable de investigación de Oxfam Intermon. Una situación que ha beneficiado especialmente a empresarios del sector farmacéutico, pero también del ámbito tecnológico, que han visto cómo sus fortunas se engrosaban desmesuradamente porque, señalan desde Oxfam, aunque las políticas puestas en marcha difieren de las aplicadas en 2008, el incremento de liquidez propiciado por las políticas desarrolladas por los bancos centrales ha tenido como resultado el “aumento desorbitado de los precios de los mercados de valores, el apogeo de las entidades no reguladas, el auge del poder monopolístico y la privatización, y la erosión de las normativas, los tipos impositivos a las personas físicas y las empresas y los derechos laborales y los salarios”, según el informe, lo que ha ampliado la brecha de la desigualdad no solo en materia económica, también de género, racial o en materia de afectación por el cambio climático.

Más de un millón de personas en España pasaron a situación de carencia material severa

Una situación que, explica Macías, también se da a pequeña escala en nuestro país. “En España, tan solo durante el primer año de pandemia, más de un millón de personas pasaron a encontrarse en situación de carencia material severa – nos referimos a personas que no pueden permitirse una comida de carne de pollo o pescado al menos cada 2 días, o que no pueden hacer frente a una factura imprevista – mientras desde el inicio de la pandemia los 23 principales milmillonarios españoles vieron crecer su fortuna un 29%” apunta.

Según los cálculos publicados por la ONG, estas desigualdades son la causa de la muerte de 21.300 personas cada día. Así, denuncian Oxfam, se estima que 5,6 millones de personas mueren cada año por la falta de acceso a servicios sanitarios en países pobres; 2,1 millones más lo hacen a causa de las hambrunas; 67.000 mujeres pierden la vida cada año a manos de su pareja o expareja o debido a la mutilación genital femenina y el impacto de la crisis climática podría llevar a terminar con la vida de 231.000 personas cada año en los países pobres, de cara a 2030. “Esta investigación refleja que luchar de manera efectiva contra estas desigualdades podía evitar la muerte de más de 21.000 personas al día o, lo que es lo mismo, una persona cada 4 segundos. Estamos considerando las muertes por diferentes desigualdades: las derivadas de la violencia de género, de las dificultades que tienen los países en vías de desarrollo para acceder a servicios de salud de calidad, por el hambre que ha aumentado mucho durante estos años de pandemia y por el cambio climático que está provocado por los países y las personas más ricas pero que se sufre más por las personas que viven los países en pobreza” señala Íñigo Macías. Situaciones que, además, ha agravado la pandemia porque, según ilustra el informe, por ejemplo, cada tres meses de confinamiento, habría 15 millones más de casos de violencia en la pareja y, respecto a las desigualdades raciales, en Brasil, la población negra tiene una probabilidad 1,5 veces mayor de morir por coronavirus que la población blanca. A todo ello se agrega, además, las dificultades de acceso a la vacuna por parte de los países de renta baja y el desigual impacto del cambio climático, y es que, según refleja el informe, “el 1 % más rico de la humanidad es responsable del doble de las emisiones que el 50 % más pobre y, según las previsiones, en 2030 la huella de carbono de los primeros multiplicará por 30 el nivel compatible con el objetivo de limitar el aumento de temperatura a 1,5°C establecido en el Acuerdo de París”.

Por ello, desde Oxfam piden a los gobiernos que graven el incremento de la riqueza, que establezcan mecanismos de redistribución de la riqueza, a través de la progresividad de la fiscalidad y el gasto público, que pongan fin a la existencia de los paraísos fiscales y a la evasión y la elusión fiscal de las grandes empresas – que suponen, estiman, una merma de ingresos públicos de 200 000 millones de dólares anuales – y que pongan en marcha una sanidad pública universal, así como una protección social universal que garantice la seguridad de ingresos a todas las personas.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad