Sociedad

"Me contagié haciendo lo que amo": el último mensaje de un médico que falleció tras infectarse de COVID

Lucas Augusto escribió una carta de despedida antes de fallecer tras contagiarse tratando a un paciente

Lucas Augusto / Twitter

Madrid

Lucas Augusto Pires, neurocirujano brasileño de 32 años, falleció el pasado 8 de agosto tras contagiarse de COVID-19 mientras trabajaba en el hospital. Sin patologías previas y a pesar de tener todo el cuidado del mundo, el joven sanitario no pudo superar los efectos del virus y terminó muriendo tras ingresar en la UCI. 

Mientras le trasladaban a cuidados intensivos, el médico escribió y compartió una carta de despedida en redes sociales el pasado 27 de julio que se volvió viral. En ella, Lucas Augusto confesó no arrepentirse de haberse contagiado mientras hacía lo que más le gustaba: cuidando de sus pacientes.

"Estoy yendo en este momento a la UCI debido al empeoramiento de mi cuadro por COVID-19. Estaré incomunicado, pero desde ya agradezco a los amigos por sus oraciones", empezó el sanitario el texto publicado en su Facebook. "Me contagié haciendo lo que amo, cuidando de mis pacientes con amor y dedicación. Lo haría de nuevo", añadió. 

A pesar de tener todo listo para mudarse a Estados Unidos junto a su mujer y sus dos hijas pequeñas con tan solo meses de vida, Lucas decidió tener precaución y esperar a superar el COVID, pero nunca pudo trasladarse junto a su familia. Fue en un hospital de Ivaiporã donde contrajo el virus tras estar en contacto con uno de sus pacientes que era positivo. 

"Estábamos seguros de que no tendría complicaciones. Tenía solo 32 años, no tenía antecedentes, solo un poco de sobrepeso, pero no era obeso. Poco a poco la situación empeoró", contó su hermana. "Lucas era una persona increíble, la persona más inteligente que he conocido. Vivía mucho, tenía prisa por todo. Su vida fue muy feliz, hizo que todos se sintieran muy orgullosos. Incluso con miedo, no negó la fe. Creyó en Dios hasta el final", añadió.

La hermana del sanitario aseguró que no fueron a verle "ni cuando nació su hija menor". "Estaba en primera línea, se cuidaba a sí mismo. Fue muy triste ver a mi padre enterrar a su hijo el domingo del Día del Padre", dijo su hermana a 'G1'.

Lucas, un ejemplo como médico

Lucas Pires, natal de Río de Janeiro, se mudó a Cataguases, Minas Gerais, de joven. Estudió en una escuela pública y su familia destacó su inteligencia desde joven. Para estudiar la carrera eligió la Universidad Federal de Paraná (UFPR) para estudiar medicina.

Ya trabajando, el sanitario perteneció al equipo de médicos que intervino en la operación de Maria Ysabelle y Maria Ysadora, las gemelas que nacieron con la cabeza pegada. "Obtuvo una pasantía de dos años en Florida, donde aprendería técnicas que nadie conoce aquí en Brasil. Iba a mejorar mucho. Sería muy bueno para él y para sus pacientes cuando regresara", dijo su hermana.

"Creo que Lucas dejó un ejemplo, él como médico. En primer lugar, tenemos que hablar de la importancia de los profesionales sanitarios en este momento. Están honrando su juramento, dedicándose a salvar vidas y arriesgando sus propias vidas para salvar a otros. Lucas es un ejemplo", dijo Lucas Paulino, amigo desde la infancia del sanitario que tristemente falleció el pasado año. 

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad