Sociedad

Salud Pública recomienda ahora aplazar la tercera dosis a cinco meses después de haber superado la COVID

Sanidad ha actualizado su Estrategia de Vacunación basándose en los últimso estudios disponibles

Un enfermero vacuna a un paciente. / A. Pérez Meca (EUROPA PRESS)

Madrid

Para aquellas personas adultas vacunadas con la dosis completa y que, posteriormente, se hayan contagiado, Salud Pública recomienda ahora aplazar la tercera dosis de la vacuna contra la COVID hasta cinco meses después de haber superado la infección, y no cuatro semanas, como hasta ahora.

Más información

Esa es la principal decisión acordada por la Comisión de Salud Pública, celebrada esta mañana, y que supone una actualización de la Estrategia de Vacunación.

"La evidencia actual muestra que el hecho de tener una infección por SARS-CoV-2 tras tener la pauta completa de primovacunación hace que se desarrolle una respuesta inmune más potente y más amplia en términos de neutralizar otras variantes del virus, en comparación con la respuesta inmune observada en personas que solo padecieron infección o que solo recibieron dos dosis. Además, las infecciones por Ómicron aumentan la respuesta de células de memoria a antígenos víricos diferentes a la proteína S en comparación con las infecciones tras vacunación causadas por la variante Delta, lo que implica una ampliación de la inmunidad. Por ello, en personas que recibieron la pauta completa de vacunación que luego tienen infección sintomática o asintomática por SARS-CoV-2, el intervalo entre la infección y la administración de la dosis de recuerdo será de un mínimo de 4 semanas, pero se recomienda su administración a los 5 meses tras el diagnóstico de la infección".

En el caso de los niños y niñas de entre 5 y 11 años, cuando la infección ocurra antes de la administración de la vacuna, se administrará una sola dosis a partir de las 8 semanas tras el diagnóstico de la infección. Si la infección se diagnostica después de la primera dosis, en cambio, se administrará la segunda dosis a partir de las 8 semanas tras el diagnóstico de la infección, manteniendo el intervalo de 8 semanas respecto a la primera dosis.

Cambio de criterio en base a la evidencia

Cuando, a principios de enero, el Ministerio de Sanidad decidió actualizar su estrategia de vacunación, estableció que los menores de 65 años que se hubiesen infectado de coronavirus recibirían su tercera dosis a las cuatro semanas de haber sido diagnosticados, siempre que hubiesen pasado entre tres o seis meses (dependiendo de la vacuna administrada) desde que se completó la pauta.

"En las personas con antecedente de infección sintomática o asintomática por SARS-CoV-2, con 65 y menos años de edad (con la excepción de los residentes en centros de personas mayores, los grandes dependientes y personas con condiciones de muy alto riesgo), e independientemente de la fecha de confirmación de la infección, se recomienda una sola dosis como primovacunación a las 4 semanas tras la infección", decía la Actualización 10 de Sanidad.

La mejor inmunidad posible

Pero este martes, precisamente, la secretaria de la Sociedad Española de Inmunología, Carmen Cámara, ha asegurado que la presión de las farmacéuticas ha tenido un peso importante en la aplicación de una tercera vacuna en la población: "Debemos plantearnos qué conseguimos con terceras y cuartas dosis. Hay una presión clara de las farmacéuticas"

En una entrevista en el programa Aquí Cuní de SER Catalunya, Cámara también ha dicho que las personas que han sufrido o sufren COVID con la variante ómicron y estaban vacunadas son las que tienen una mejor protección: "Tienen la mejor inmunidad posible, que es la inmunidad híbrida, que multiplica casi por 100 la de las vacunas y además te da un repertorio mucho más amplio. Quien se contagia con ómicron produce anticuerpos neutralizantes y células de memoria frente al resto de variantes, con lo cual tienen la mejor inmunidad que se puede tener hasta el momento".

ENTREVISTA Carmen Cámara ( immunòloga de l’hospital de La Paz de Madrid i secretària de la Societat Espanyola d’Immunologia)

18:05

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1643100064_652712/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

"Tiene más lógica"

Sobre este cambio de criterio, Marcos López Hoyos, presidente de la Sociedad Española de Inmunología, ha asegurado en Hora 14 que "tiene más lógica desde el punto de vista inmunitario. Es una buena decisión porque cuatro semanas nos parecía demasiado pronto". Ante la duda de si una persona ha pasado o no la COVID, ante un positivo por antígenos y no PCR, López Hoyos defiende que se toma como infección el test positivo. Señala ademmás que la inmunidad híbrida (vacuna más infección) es más potente que la vacuna y que, de cara al pasaporte de inmunización, una infección pasada debe equivaler a una vacuna.

Marcos López Hoyos: "Es una buena decisión porque cuatro semanas nos parecía demasiado pronto"

02:38

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1643118701_979_cut/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

En África, ni siquiera una dosis

Pero mientras los expertos matizan las recomendaciones sobre la dosis de refuerzo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recuerda que un 85 % de la población africana aún no ha recibido ni siquiera una dosis de vacunas anticovid.

El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha recordado esta semana que extender la vacunación a todo el mundo es vital para que este año acabe la fase aguda de la pandemia. Según sus datos, 86 países no consiguieron alcanzar la meta de un 40 % de vacunados en 2021, y 34 de ellos, en su mayoría en África y Oriente Medio, ni siquiera lograron el 10 %.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad