¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

¿Porqué acumulamos grasa en determinadas zonas?

Según los expertos, se debe en gran parte a motivos bioquímicos y hormonales.

En contra de la creencia popular, la eliminación de la grasa localizada mediante alimentación, ejercicio o productos cosméticos resulta imposible. Hasta el momento no hay ninguna evidencia científica sólida que nos haga pensar lo contrario. Pero sí se conocen algunas causas por las que la grasa tiende a acumularse en algunas zonas más que otras. La forma de acumular grasa varía según las personas: Unas generan más grasa en la zona del abdomen, otras en el tríceps...

Una teoría compartida por Charles Poliquin, entrenador responsable de varias medallas de oro olímpicas y récords del mundo, afirma que la acumulación de grasa en determinadas zonas se basa en parámetros bioquímicos y hormonales.

"El motivo de la acumulación de grasa en el tríceps está íntimamente relacionado con la cantidad de testosterona que se posea. Por lo tanto las mujeres, al tener una menor concentración de esta hormona, tienden a tener más grasa en el tríceps", explica Juan Ruiz, entrenador personal y experto en rendimiento deportivo.

Zona abdominal

El organismo produce hormonas anabólicas (favorecen la regeneración del tejido muscular) y catabólicas (favorecen la pérdida de masa muscular para ser utilizadas como fuentes de energía), entre estas hormonas está el cortisol. Cuando se produce una situación de alarma y estrés nuestro cerebro envía un mensaje a las glándulas adrenales (o suprarrenales, localizadas sobre la punta superior de los riñones). Estas glándulas son las encargadas de producir hormonas imprescindibles para la vida, incluyendo las sexuales y el cortisol, que ayuda a responder frente al estrés.

Los niveles altos de cortisol alteran el metabolismo y causan obesidad y acumulación de grasa en lugares problemáticos como el abdomen. "Probablemente sea la que más le interese a todo el mundo. La tendencia a acumular una mayor cantidad de grasa en el abdomen está ligada al cortisol. Esta hormona catabólica es conocida como la hormona del estrés. Por lo tanto, si durante largos periodos de tiempo nos encontramos en situaciones estresantes, acumularemos más grasa en esta zona", admite nuestro experto.

Las concentraciones de grasa en la zona de la rodilla y el tobillo "están relacionadas con la hormona del crecimiento y trastornos del sueño. Y es que, mientras dormimos, es cuando aumenta la producción de esta hormona", admite Ruiz.

Normalmente, las mujeres tienden a acumular más grasa en las piernas que los hombres. Según aclara Juan Ruíz: "Los estrógenos, la hormona femenina por excelencia, son la causa. En hombres podría significar bajos niveles de testosterona".

Cargando